martes, 17 de diciembre de 2013

Me gusta lo que no me gusta



Esta cita, sobre otra cita, sacada del "Salón de pasos perdidos" de Trapiello, me gusta mucho:

“ << En el fondo, querido lector, yo no sé lo que soy: ¿bueno, malo, inteligente, tonto? Lo que sí sé perfectamente es lo que me causa pena y lo que me causa alegría, lo que deseo y lo que odio>>. A alguien que confesase esto mismo hoy día se le cerrarían todas las puertas. Estamos demasiado acostumbrados a los matones de celuloide, a esa clase de perdedores que en algún momento de la película se lo han hecho con la más guapa. Esa frase la ha dicho alguien que ni siquiera se pudo acercar en toda su vida a una mujer hermosa, porque con preguntas como esa, las mujeres salen corriendo. La escribió hace ciento cincuenta años y el que la suscriba hoy va listo, aunque no tuviera, como él, los dientes podridos”


Es simple, hay cosas que nos gustan y cosas que no. Es difícil definirse uno mismo con palabras, pero es fácil decir qué nos gusta y qué no nos gusta. Quizá no tan fácil ya es saber por qué nos gustan o nos disgustan las cosas. Para resumir y simplificar, dejando de lado cualquier teoría psicológica y yéndonos un poco a "lo nuestro", podríamos decir que de las cosas que nos gustan obtenemos habitualmente un refuerzo positivo y de las que no un refuerzo negativo (tengan el origen que tengan esos refuerzos).

El fondista en general, el triatleta en particular, es un ser optimista. Si fuera pesimista habría escogido algo más fácil de hacer, algo que requiera menos trabajo, algo en lo que menos cosas pueden ir mal. Así pues, nos estemos quejando todo el día o no, somos optimistas. Sin embargo, aunque seamos optimistas, hoy nos vamos a centrar en lo que no nos gusta y por qué no nos gusta.


Creo que a poco que lo pensemos y para no aumentar innecesariamente la longitud de este post, en lo referente al deporte, por norma general no nos gustan las cosas que se nos dan mal, ya sea por experiencias pasadas negativas, ya sea por que nuestro talento natural estuvo o está orientado hacia otros quehaceres (ningún optimista debería pensar que no tiene algún talento, independientemente de que otros lo tengan en mayor grado). Se produce un extraño círculo vicioso muy fácil de entender:
Como se me da mal => No me gusta
Como no me gusta => no lo hago/practico/entreno (o lo hago sin motivación, casi lo mismo)
Como no lo entreno => no lo mejoro (incluso empeoro)
Como no lo mejoro => se me seguirá dando mal (o peor)
Como se me sigue dando mal (o peor)=> encima mi actitud y confianza empeoran
Como se junta todos esto => me gusta menos aún, cada vez lo hago menos, cada vez se me da peor (o "más peor")

Evidentemente nadie podrá quitarnos el mérito de habernos autodestruído, deportivamente hablando, sin ayuda de nadie.

Mi enfoque es éste: Si no te gusta, es que probablemente se te dé mal. Si quieres mejorar, hay que aprovechar el talento innato, la fortaleza propia (es con lo que puedes atacar) y minimizar pérdidas fortaleciendo las debilidades (por donde te pueden atacar). Por tanto si crees que puedes mejorar (y un optimista jámas pensaría otra cosa) es probable que donde más margen de mejora tengas sea en lo que no te gusta porque de manera inconsciente llevas tiempo dejándolo de lado (ya sea por no hacerlo, ya sea por ejecutarlo sin convicción), y donde menos puedes mejorar será en lo que te gusta por los opuestos mismos motivos. Aquí dejo esta idea ahora que empieza la temporada, por si alguien quiere replantearse como encara sus entrenamientos y/o sus escaqueos: a mí, que en alto rendimiento las mejoras son muy difíciles y pequeñas, me encanta mejorar, luego, si lo pienso un poco, tampoco tanto, me gusta lo que no me gusta. 








9 comentarios:

Josh Ricart dijo...

Y justamente si dedicas tiempo a lo que no te gusta, mejoras en ese ese sector o ese aspecto y de rebote te hará mejorar el lo que te gusta sin dedicar tanto tiemo

Josh Ricart dijo...

Y uno se da cuenta que siendo mal en todo y justito en algo, dedicàndole más tiempo a lo que no gusta , mejorará las prestaciones en lo que es malo y encima mejorará en lo que a era justito invirtiendo menos tiempo que antes, Encontrará el equilibrio.

Josh Ricart dijo...

Y uno se da cuenta que siendo mal en todo y justito en algo, dedicàndole más tiempo a lo que no gusta , mejorará las prestaciones en lo que es malo y encima mejorará en lo que a era justito invirtiendo menos tiempo que antes, Encontrará el equilibrio.

Josh Ricart dijo...

Y uno se da cuenta que siendo mal en todo y justito en algo, dedicàndole más tiempo a lo que no gusta , mejorará las prestaciones en lo que es malo y encima mejorará en lo que a era justito invirtiendo menos tiempo que antes, Encontrará el equilibrio

Anónimo dijo...

Discrepo ;-). Uno se va haciendo mayor para hacer cosas que no gustan.
El deporte y el entreno están para disfrutar.

Juanfran.

edecast dijo...

Vale, te lo compro ,porque tienes razón en un 95%, pero ¿Qué pasa con ese 5% que lo hemos intentado, que hemos dedicado tiempo y esfuerzo, y energías, con optimismo, y con esperanza del "sí", y una tras otra es que "no".. y "no"? (y "requeteno").
Vale, luego vuelvo a ir a la piscina, a insistir, a por mi ración de "no"...

tonicendon dijo...

Qué gran verdad Clemente, cuantas veces lo he intentado y cuantas veces he fracasado, pero seguiré intentándolo.

Anónimo dijo...

Hola, te sigo en la revista triatlon y ahora en este blog. respecto tu última publicación en el blog, no puedo estar más de acuerdo, el camino te lleva a donde te dirijes, si lo acortas, te puedes caer por el risco....
Estoy en un proceso similar al tuyo, y empiezo a ver la luz, despúes de 14 años lesionado y muchas dificultades inherentes a mi mismo para realizar este deporte. Bueno un saludo y efectivamente la excelencia no es cuantas veces ganas a los demás sino cuanto sabes y cuanto has sacrificado para ganarte a ti mismo.

Juan Hernández Bartolomé

Clemente Alonso McKernan dijo...

Gracias por los comentarios y perdón por la tardanza(?) en contestar, he tenido algún problema con blogger.

Josh, agree :)

Juanfran, aquí nos dedicamos o preocupamos más del rendimiento, no del enfoque lúdico del deporte, así que más que discrepar, hablamos de cosas distintas.

Edecast, si no te quedan cosas distintas que hacer (lo dudo), estudia la relación inversión/beneficio y reajusta los entrenos (metiendo el enfoque lúdico de Juanfran también en la ecuación)

Capitán, hay que clavar más la bandera al mástil, a lo Churruca :)

Juan, 14años, uf, el camino te habrá hecho fortísimo. Ánimo!!

Un saludo a todos y gracias otra vez