lunes, 12 de noviembre de 2012

Elecciones FETri 2012: ¡VOTA!

No me voy a extender mucho explicando el por qué de la importancia de votar, pero como en cualquier proceso que se quiera democrático es necesario que haya cierta pluraridad, que no se "arreglen" mayorías absolutas porque el sistema electoral es deficiente y que se cuide de todos y, sobre todo, del crecimiento del deporte que tanto queremos.

Intentemos que esto no se repita


Yo no me presentaré, creo que es mejor que gente que pueda dedicarle más tiempo lo haga. Me presenté como deportista en 2008:

Así me presenté:
http://clementealonso.blogspot.com.es/2008/10/elecciones-fetri-2008.html

Y esto fue lo que pasó:
 http://clementealonso.blogspot.com.es/2008/10/re-elecciones-2008-instrucciones-para.html

Así pues, para que no nos manejen de esta forma, ES IMPRESCINDIBLE DAR VALOR AL VOTO POR CORREO. Os animo a que solicitéis el voto por correo; Jaime Menéndez de Luarca nos explica muy bien cómo aquí:

http://www.triluarca.es/2012/11/05/786/

Como alternativa a los actuales dirigentes, cuya principal preocupación es perpetuarse y mantenerse en el poder, siendo el triatlón, cuando menos, algo secundario, hay una iniciativa por el futuro del triatlón que aboga por un cambio en el que todos estemos representados y no se tomen decisiones de espaldas a los intereses de todos. Os invito a leer su blog y tener información de primera mano para ayudar al cambio y crecimiento de nuestro deporte y evitar el caciquismo. Somos muchos los que apoyamos dicha iniciativa como podréis leer en el post inicial.

http://iftri.wordpress.com/

Sin más, un saludo y gracias en particular a los que queréis un mejor futuro para  nuestro deporte.

domingo, 14 de octubre de 2012

Kona 2012. Un mal día, lesionado: DNF

Supongo que venir lesionado a la prueba de larga distancia en triatlón con más nivel del mundo no es la mejor idea, pero una vez que has sacrificado todo el año para clasificarte y estás en fechas en las que no puedes dejar de entrenar, lo único que te queda es hacer malabarismos con el entrenamiento y desear que la base de todo el año te sustente. No ha sido así, pasada la natación, en la que me he sentido muy cómodo, nada más montarme en la bici, he sabido que iba a ser un día de esos en los que odias la bici, un día de esos en los que "no vas ni para atrás". Hay veces que empiezo mal y me voy entonando, pero no ha sido el caso hoy y ha tocado luchar contra el viento, las malas sensaciones y la falta de fuerza durante casi 5h. No voy a decir que no me apetecía retirarme ya en la bici, ha sido un suplicio constante, sin referencias y totalmente solitaria, pero qué menos que intentarlo corriendo. Más de 6 semanas con problemas en el tendón de aquiles, haciendo encaje de bolillos, corriendo en el agua, elíptica, alguna carrera a 4'30 (más imposible), pero una maratón, 42Km, no son ninguna broma, y no se puede venir con los deberes a medio hacer. No ha dejado de dolerme en ningún momento y, al contrario que en Menorca, donde me dejó correr, el dolor iba a más. En el Km 24 aproximadamente, viendo que no remontaba y que me arriesgaba a una lesión seria, he decidido, muy disgustado (aún lo estoy), retirarme. No creo que me compensara pegarme medio año lesionado por un puesto que ya hice aquí hace tres años con muchísimos problemas. Tengo una cuenta pendiente con la isla.

Ahora mismo, salvo para unos cuantos que puedan haberse jugado todo a una carta sin resultado, sea o no por mala suerte, es difícil ponerse en la piel de uno. Todo el año enfocado a esto, sin hacer lo que realmente me apetecía hacer, para lesionarme de manera un tanto estúpida a la hora de la verdad y fastidiar la preparación (la "triste" bici que he hecho hoy la achaco a un mal día, pero bien pudiera ser consecuencia de una preparación que se ha visto condicionada y perjudicada por la lesión). Lamentarse no sirve de nada y esta "mala leche" que se empeña en invadirle a uno dará paso a un periodo de reflexión, a un aprendizaje y, tras un descanso y rehabilitación del tendón necesarios, una vuelta al camino, al trabajo y al compromiso. Sigo mejorando (aunque hoy no se viera) y sigo aprendiendo, por lo que puedo seguir mejorando. El año que viene me prepararé para darme a mí mismo la revancha.

Gracias a todos los que me habéis apoyado (aunque algunas expectativas fueran excesivas), que nadie piense que no sirve de motivación o que pasa desapercibido porque no puedo contestar cada mensaje uno por uno. Gracias en particular a Nayra, Michael y Nuria por hacer el esfuerzo economico de venir hasta aquí conmigo y el aún mayor esfuerzo de aguantarme. Gracias también a mis patrocinadores, intentaré volver al nivel que estas marcas tienen para corresponder a tan necesaria y valiosa ayuda. Enhorabuena a los que si pudieron terminar hoy y a los que lo intentaron hasta que no pudo ser, en particular a Eneko Llanos y Alejandro Santamaría, que tuvieron también un día poco afortunado y que tendrán que volver a por lo que merecen en esta isla. Un saludo a todos y gracias otra vez.

jueves, 9 de agosto de 2012

Unas cuestas en Sierra Nevada

Os dejo aquí un vídeo de un entrenamiento de cuestas que estoy haciendo en altura no sin antes disculparme por el audio.



Un saludo

lunes, 2 de julio de 2012

"Tú salta" (y 2)


Hablamos el otro día sobre la anécdota de Arturo Ortiz, dejándola temporalmente aparcada. Ésta anécdota la suelo contar a menudo a mis deportistas cuando hablamos de técnica. Hay veces que hay un detalle concreto del gesto técnico que podemos mejorar. Quizá estamos nadando y estamos intentando mejorar el agarre y hacemos ejercicios de remadas, o de sensibilidad intentando hacerlo con "el codo alto"; otras veces sencillamente intentamos mejorar ligeramente la patada (cada uno de acuerdo a su nivel, antes de que ningún talibán entre a saco a darme lecciones sobre la patada y el triatlón: no es el día, incluso para los sabihondos -para estos, para los apasionados del entrenamiento, entre los que me incluyo, y para curiosos en general, tengo otra anécdota para más adelante), o trabajamos "tandas largas" de AEM buscando economizar en fatiga la carrera a pie, o entramos a valorar si hay una pierna más débil que otra que afecte a la pedalada... etc. Nos metemos a veces en tales berenjenales, que nos olvidamos de lo que estamos haciendo y los arboles no nos dejan ver el bosque. No creo que sea necesario entrar en el terreno de la neurología para decir que cualquier modificación del gesto técnico ha de entrar en el ejercicio de manera fluída y que, por mucho que el objetivo sea mejorar algo en concreto, lo que hay que hacer es nadar, o pedalear, o correr ("tú, salta") y cuanto más fluído sea esto mejor. A modo de "pseudoaxioma" diremos que es muy difícil que el sistema nervioso integre algo contra lo que está luchando.

 
Esto que hemos visto ahora era la conclusión evidente que quedaba en el aire en el anterior post, pero creo que podemos ir un poco más allá. A menudo, generalmente deportistas que ya tienen un nivel dado y, sobre todo, aquellos que han pasado esa etapa inicial de mejora rápida y saben que su mejora pasa por cuidar más los pequeños detalles, cuantos más mejor, me consultan dudas, se obsesionan, se obcecan, pierden la perspectiva y el gusto por el deporte (y evidentemente el aspecto lúdico del mismo, de disfrutarlo). Estas dudas son de todo tipo y, analizadas con calma, pueden suponer pequeños frentes de mejora, pero veo que a menudo se convierten en un piedra en el zapato que no les deja avanzar, sobre todo porque a veces lo que evidencian es inseguridad para con el trabajo realizado y acumulado o, casi más a menudo, para con las capacidades propias.



Algunos de los que entrenan conmigo saben que llega un punto, en esto que estamos tratando, que me pongo en plan tajante y, si me vienen con "pijadas" de si no estaría bien probar tal cosa, cambiar aquella otra, comprar tal "gadget" o hacer los entrenos de ritmo con la luna llena o ponerle unas velas a Sta Bárbara cuando ni siquiera están cubriendo los básicos bien, les digo que se dejen de historias, que entrenen (que naden, que pedaleen, que corran, que trabajen la fuerza...), que coman bien y que duerman decentemente: es todo lo que necesitan. Una vez que cubras esos tres pilares básicos y no falles con ellos, plantéate si quieres enriquecerlos con detalles extras, otros tipos de trabajo, para mejorar algo el resultado; aquí entramos ya en alto rendimiento, donde un 1% es un valor muy grande y donde no a todo el mundo le compensa entrar a sacrificarse aún más.



"Tú, salta". Cuida lo que puedas el detalle, pero recuerda que haces triatlón: nadar, bici y correr. La inseguridad nos hace buscarle las vueltas a todo, dándole importancia excesiva a cosas que hay que explotar cuando lo básico se hace ya muy bien. Sin embargo, generalmente, cuando las cosas van mal es que uno de los tres pilares básicos falla y estamos buscando soluciones donde no radica el problema. Otras veces, a menudo, es fácil obsesionarnos con tonterías (incluyo al "Clemente del pasado" y al que a veces se despista), olvidando lo que de verdad cuenta; cuando me vuelvo a ver en éstas me digo: "¿Estás comiendo bien? ¿Estás durmiendo bien? Pues déjate de tonterías y entrena, ENTRENA". Hay que creer en el trabajo, es lo que cuenta, es lo que nos queda.



Como indican las fotos, entrenar, entrenar, entrenar, comer bien y dormir (si es de otra forma, mejor).

Salud y buenos Km
























sábado, 16 de junio de 2012

Anécdotas: "Tú, ¡salta!" (1)

La cafetería de la Blume solía ser a finales de los 90 un sitio ideal para la tertulia, el chascarrillo y la anécdota. Ha pasado mucho tiempo y se me han olvidado muchas de ellas, pero no estaría mal que unos cuantos nos sentáramos un día a recordarlas. Un buen equipo inicial podría estar formado, por ejemplo, por Xavi Llobet, Fernando Cabellos, Luismi Martín Berlanas, Roberto "la cabrita" Gomez, etc. Daría para un (muy censurable) libro, para unas cuantas sentadas y para muchas más risas. La cafetería de la Blume actual no es lo que era y pocos paran por allí hoy, al menos las últimas veces que he pasado por allí a ver a los pocos amigos que quedan de otra época ya.

Para mucho de nosotros, ésta es la Blume de verdad.
La anécdota de hoy es de Arturo Ortiz. De él, por algún motivo, siempre recuerdo la manera en que en una ocasión expresó su admiración por Juantorena. Si no me equivoco, Arturo sigue teniendo el récord de España de salto de altura. La de hoy es de las anécdotas que más cuento porque es de las más ilustrativas para deportistas que están en un punto más o menos avanzando de su evolución deportiva y que se obcecan con detalles secundarios, no dándole valor en su justa medida. He intentado localizarle para pedirle permiso para contarla y para que me confirme que la memoria no me falla demasiado, pues fácilmente pueden haber pasado 15 años desde que la oí. Si llega a sus oídos/ojos este post, que se sienta libre de corregirme en cuanto considere necesario, yo le agradezco de antemano robarle la historia.


Aquel día en la cafetería, "as usual", quedabamos los cuatro rezagados, los que estabamos de charla hasta última hora, hasta el "me tengo que ir a entrenar, que es tarde", sentados allí desde la hora de la comida. Arturo Ortiz, que al tener beca de externo hacía bastantes sobremesas por allí, nos contó sobre una concentración que hizo con su entrenador en Tenerife tiempo atrás.


Para dicha concentración uno de los objetivos principales era mejorar la técnica. Probaron de todo, cada día quizá una cosa nueva. Grabaron con video, plataformas dinamométricas, ejercicios de técnica, hicieron variaciones, "haz esto", "haz lo otro", etc. Vamos, tal y como nos lo contó yo me imaginaba que hasta debieron probar con el rodillo ventral y el salto de tijera. No importa lo que probaran, cada día que pasaba Arturo saltaba peor. Probaban y probaban cosas sin resultado: cada vez peor.



Fueron pasando los días de concentración con esa tónica, de mal en peor. Ya al final de la concentración, en un aparte, el entrenador le dijo a Arturo Ortiz: "Bien, ¿ves todo lo que hemos hecho aquí? Pues olvídalo... tú, salta, simplemente ¡SALTA!"... y, sencillamente, como Arturo nos dijo aquel día para terminar de contar la anécdota: "Empecé a saltar, a saltar, a saltar y... récord de España".

Hasta aquí cuento hoy, seguiremos con esto. Os dejo un video del gran Holm saltando 2m10 a tijera.


viernes, 8 de junio de 2012

Cambio de planes

Finalmente, no participaré en Pescara. He estado enfermo y no he conseguido recuperarme a tiempo. Ya tenía el viaje organizado (hasta mi hermano iba a vernir a ver la prueba), pero incluso apurando hasta última hora no he conseguido recuperarme. Les deseo toda la suerte a mis compañeros del Peperoncino Team para el domingo. Espero poder recuperarm pronto para poder llegar en forma al IM Frankfurt, donde espero poder compensar al equipo por esta carrera a la que no puedo ir.

DNS :(


Al final, por esto y la distribución del calendario de 70.3 llegaré a otro IM sin poder competir un medio antes. Si engancho estas dos semanas de carga en condiciones aún me da tiempo a llegar medianamente en condiciones para sacar los puntos que necesito para clasificarme para Kona, que me está resultando muy complicado cuadrar dos IM en la primera mitad del año (recuperar del primero, entrenar, competir algo antes -eso ya sin ponerme enfermo- y hacer puesta a punto para el segundo... Uff), a ver cómo terminamos esta primera parte de la temporada :).



Salud y buenos entrenos

lunes, 4 de junio de 2012

Algunos ejercicios de técnica de carrera

Poco que añadir a lo que se comenta en el vídeo, ya hemos hablado con anterioridad sobre la importancia de acortar la duración del CEA (ciclo de estiramiento-acortamiento) en la carrera. Aquí una serie de ejericios muy simples, que no todo es machacar "como salvajes" (aparte, siendo prácticos y mirando el crono, es muy rentable). Además es divertido aprender cosas nuevas y hacer calentamientos variados. Animo a todos a probar, aunque sea por espacio de 2-3 semanas, 2-3 veces por semana para los escépticos, con estos ejercicios (hay otros muchos en la red, algunos muy interesantes si se tienen unas vallas a mano) para comprobar si merece la pena o no. ¡Salud!


lunes, 28 de mayo de 2012

Falta en Zarautz. Pescara


 Le he estado dando muchas vueltas. El verme obligado a correr dos IM en la primera mitad de la temporada para intentar conseguir la clasificiación para Hawai'i cercena un poco la libertad a la hora de escoger el resto de pruebas del calentario. Sólo he hecho una carrera, IM SAf, no pudo ir mejor en lo que se refiere al resultado. El resto de los puntos que me faltan quiero sacarlos en el IM de Frankfurt, donde hay muchos más puntos, pero tambien una competencia más dura, y yo, como la inmensa mayoría, puedo tener día flojo por mucho que trabaje para evitarlo: esta racha dulce no durará para siempre, lo importante, a pesar de días malos, es intentar mantener la tendencia.


A mí me resulta difícil cuadrar un segundo IM en apenas 11 semanas, recuperando del primero y preparando en condiciones el segundo. Por tanto, correr en Zarautz, para muchos de nosotros casi una obligación, se complicaba. Finalmente, enrolado en las filas del equipo italiano Peperoncino, correré en Pescara y me será imposible defender la txapela que tuve la suerte de ganar el año pasado. Faltar en Zarautz no es lo que quería, pero lo prudente es intentar sacar unos puntos extra en un 70.3 de la franquicia Ironman y, con lo que me lleva a mí recuperar y preparar un nuevo IM en tan poco tiempo, me era imposible correr en otro sitio para obtener unos puntos y poder estar allí.

Por tanto, iré a Pescara, como parte de la preparación, algo corto de forma, pues, con tan poco tiempo, está todo orientado a Frankfurt. Intentaremos pillar algo de ritmo y ver qué carencias hay para trabajarlas en las 4 semanas que quedan hasta el Ironman. 

Hace poco estuve de espectador en el IM de Lanzarote y fue un experiencia que recomiendo casi tanto como la de hacer un IM alguna vez en la vida. Ir a ver Zarautz, con el ambientazo que se respira allí siempre tiene que ser una experiencia increible que recomiendo a cualquiera que no tenga un compromiso previo contraído para el sábado día 9 de junio. Así pues, a ver si alguno que lea esto puede de mi parte pegar unas voces (hacerse oír con ese público fantástico es algo más difícil) a Eneko y el resto de participantes en Zarautz, merece la pena.

Os dejo aquí el video de promoción de Zarautz 2012. Yo espero no faltar el año que viene. Un saludo



lunes, 23 de abril de 2012

Port Elisabeth. Actitud y dudas.

Ayer, mientras iba enfadado en la bici, durante el IM de Sudáfrica, iba pensando en publicar este post en caliente, cuanto antes mejor, nada de autoindulgencia. Después, gracias al buen resultado final, que lo edulcora todo y disipa el mal sabor inicial, me he ido ablandando y no creo que sea capaz de escribir el post en los términos tan duros con los que lo hubiera hecho si hubiera podido escribirlo sobre la bici. Veremos en qué queda.


Soy algo dejado, los que me conocen lo saben. No miro listas de inscritos en las carreras que hago (pues digo que yo vay a hacer la mía) y, la verdad, aparte de una impresión general, no suelo estudiarme los perfiles de los circuitos. Dicho esto, como para haberme preocupado de mirar el parte del tiempo en Port Elisabeth antes de salir de viaje. El tema es que, aconsejado por unos cuantos de los que habían estado aquí en Port Elisabeth, decidí venir con lenticular Hed detrás y una Hed Stinger 90 delante, unas ruedas estupendas que tenía ganas de probar en competición, y lo hice sin encomendarme ni Dios ni al diablo, esto es, sin mirar la previsión meteorológica, y, teniéndola (ahí el delito), dejé en casa una Stinger de 50 delantera que me hubiera sacado del principal apuro.

Ya en Port Elisabeth, los partes meteorológicos cada vez iban a peor, de tal manera que se hablaba incluso de suspender parte de la prueba (había hasta versiones en las que los pro nadaríamos 1900m y los grupos de edad nada), y yo tuve que empezar a moverme a ver si conseguía una rueda delantera diferente, porque, con mi peso, no las tenía todas conmigo con el viento racheado de 45nudos previsto (unos 80Km/h). Con la gente de Hed, hiperprofesional e hipereficientes siempre que les he tenido que pedir ayuda, estuvimos mirando posibles soluciones, pero no hubo tiempo material para hacer nada y las escasas ruedas "locales" estaban muy cotizadas y con dueño temporal para el domingo. Así, con las últimas previsiones que decían que el viento empezaría molestar sólo a partir de las 12 me dije (y ésta era la opinión generalizada) que seguramente los pro no tedríamos problema para terminar la bici, si acaso algo peor en la última de las 3 vueltas.

Total, al final, toda la noche sin parar de llover, pero no de esas lluvias que calman el viento, si no esas otras con rachas que, incluso con paraguas, te mojan "en horizontal". Salí de casa de mis anfitriones aquí en Port Elisabeth, la amable familia Clarke (a los que estoy muy agradecido por hacerme sentir como en casa) y cuando llegué a los 5' a boxes, andando y con un impermeable, ya estaba totalmente calado hasta los huesos. El viento estaba peor que en todos los días previos a la hora que se suponía que iba a estar mejor en todo el día. La lluvia parecía como la que se ve en esas películas malas en las que se nota que hay alguien con una mangera tirando desde un lado de la cámara. A partir de aquí es donde quiero contar lo que me interesa más del día de ayer, lo que realmente me va a ser más productivo.

Ganar una prueba de franquicia IM está muy bien, tiene mucha repercusión y era una espina que se me había quedado clavada el año pasado en Zurich donde creo que podía haber intentado pelear por el triunfo si no hubiera pinchado. Está bien el éxito como recompensa al trabajo y está bien ir teniendo algunos puntos para intentar clasificarme para Kona. No hay que dejar de disfrutarlo, reafirmarse y valorarlo. Pero no es de mi gusto darme unas "autopalmadas" en la espalda (y menos públicamente) cuando hay cosas de base que no fueron bien. En aquel momento, justo antes de cerrar boxes, bajo el diluvio, con un tumulto y un desorden propios de lo que se ve cuando levantas una piedra que tapa un hormiguero, comencé a estar dominado por una actitud muy negativa en la que veía claramente que no terminaría la prueba en esas condiciones (que iban a ir a peor) y a cuestionar cualquier posibilidad no ya de ganar (cosa que no entraba en mis cábalas), sino de rendir conforme a mi nivel. Empecé a pensar en que había sido un error alterar el calendario y mis inviernos tranquilos por el tema Rankin KPR para Kona, a pensar que con frío yo no suelo responder bien, a plantearme si compensaba arriesgarse a una caída y fastidiar el resto del año cuando parece que el año pasado en la preparación encontré la senda buena...

Esta foto es de otro año, que conste :)
En fin, estaba en el peor estado mental que se puede tener, no ya para alguien que pretende hacer Top5, sino para cualquiera que quiere dar lo mejor de sí mismo, y lo peor es que conozco de sobra cómo se dan todos estos mecanismos en la cabeza y aún así caí victima de ellos. Todo el mundo tiene miedo y sufre la presión del reto, la diferencia es que unos, los buenos, se crecen y otros se achican. Yo en la más pura tradición "hispano-senequista" simplemente acepté con estoicismo lo que hubiera de venir. Me dije, "ya estás aquí, sólo se sale tirando p'alante". No es que esté mal, es una salida intermedia, pero últimamente estoy cada vez más convencido de que la cabeza es la que marca principalmente la diferencia, y no me refiero sólo a un nivel consciente en cuanto al valor de la voluntad (que es mucho el que tiene), sino, sobre todo, aun nivel subconsciente, donde nuestro cerebro primitivo se encarga de velar por nuestra integridad, allí donde nosotros no sabemos o no queremos, y la manera más sencilla de no rendir es permitirnos a nosotros mismos creer intimamente que no vamos a poder o que estamos limitados de cualquier manera. Ir a hacer bulto como esa carne de cañón del frente que iba a morir anónimamente en las antiguas batallas llegados a la melée del "¡Viva la muerte!" no es mucho mejor que achicarse y salir por la puerta falsa (de esto último sales vivo siempre). A mí me fue bien ayer si nos fijamos sólo en el resultado, iba corto de bici, pero lo suficientemente bien preparado, pero si vuelvo a alguna carrera con esta actitud, será mejor que deje de entrenar con la dureza y exigencia con la que actualmente lo hago: no le hago justicia a un trabajo tan entregado.

Finalmente, pude tenerme sobre la bici a pesar de unos buenos sustos en los que agradecía estar en el extrajero para jurar en hebreo a mis anchas, dentro de lo malo, ir con lenticular detrás fue probablemente mejor que si hubiera llevado 90 detrás, pues hacía del viento lateral racheado una "sacudida" algo más global, no sólo algo que afectará más a la rueda delantera, más peligroso esto último. Durante los primeros 90Km pude constatar que íbamos todos más o menos con los mismos problemas, aunque sólo Bocherer llevaba delante 80, los demás iban con 60 de perfil. Durante los 180Km de la bici mi único objetivo fue no caerme y, en esa actitud incorrecta que digo que tomé, mi idea era continuar hasta que me cayera, y ahí, de ocurrir, retirarme, ya que hubiera sido la constatación de que yo, con mi peso y habilidad, no era capaz de controlar la bici en ese vendaval. El verdadero mérito para la multitud de Age Groupers que tuvo que luchar contra un viento mucho más rebelde en las siguientes horas, muchos de los cuales, además, tuvieron que correr de noche bajo la lluvia. Mi rendimiento en bici no puedo valorarlo, iba más pendiente de no caerme que de darle estopa; visto lo visto, no debió ser malo. (Por cierto, las ruedas con viento favorable zumbaban que daba gusto ójala salgan unas imágenes que grabaron del helicóptero en las que iba con el 53x11 a todo trapo; así que algo de partido al viento sí que le saque con ellas :D)

El resto de la carrera fue, como se sabe, ponerse a ver quién aguantaba el mejor ritmo hasta el final. Yo salí un poco a lo loco en los primeros 15Km, pero me sentía cómodo, sabía que llegaba bien a pie y tengo mucho entreno a esos ritmos. Tocó pelear un poco para mantener la diferencia, pues Viennot ya corrió muy bien en Zurich y Aigroz hizo Top10 en Kona'11 y no era para relajarse, pero no sufrí hasta el extremo de Calella el año pasado. Estoy contento, aunque esto parezca una queja. Creo que es importante tomar nota de todo, no sólo de lo bueno, antes que limitarse a sonreir forzadamente para las fotos y pensar "Ole mis...". Creo además que esto es algo que nos pasa o ha pasado a muchos, por eso lo cuento públicamente. Como he dicho, yo, contento, no sólo gané la prueba si no que sigo encontrando cosas de mí mismo, incluso algunas que ya creía resueltas como ésta, que puedo mejorar con la corrección irrefutable de una gran victoria (esto es, a mí mismo, un "¡zas, en toda la boca!").


Cuando alguien estos días por aquí me pregunta si esperaba ganar, le respondo que no esperaba ni terminar, no tanto por fingir o mostrar humildad ni solidaridad con aquellos que tuvieron que pelear con un viento aún más fuerte (cosa admirable), sino porque, aparte de estar diciendo la pura verdad, quiero que no se me olvide lo que pensaba antes de la carrera asociado a que al final, encima, la gané, como ejemplo de que esas actitudes y dudas son del todo equivocadas, y me gustaría que esto pudiera servir de ayuda al que sufra estos pequeños "achaques" del ánimo de vez en cuando: ¿has entrenado? Pues está hecho, sal a darlo todo sin reservas, es algo que te debes.


PS: De verdad, muchísimas gracias por tantísimos mensajes de apoyo entre ayer y hoy, son tantos que me resulta imposible contestarlos por ahora, así que postpongo todos. Tanto apoyo me ha emocionado y los que conocen esta aparente frialdad emocional mía de la meseta saben que eso no es poco: 
MUCHAS GRACIAS

jueves, 5 de abril de 2012

Entrenamiento: Pliometría

Siguiendo con la línea de entrenamiento iniciada el año pasado continuaré a partir de ahora con vídeos de entrenamientos y curiosidades. He decidido no publicar entradas de entrenamiento, pues aparte de que prepararlo medianamente bien lleva mucho tiempo y seguramente éste no sea el mejor marco (y yo prefiero no hacer cosas a medias), entiendo que no ayudo a quien realmente quiero ayudar, al "triatleta de a pie".

Con el post de hoy seguimos con la fuerza, esta vez con el trabajo de pliometría, uno de los cambios que introduje el año pasado en mi entrenamiento que, junto con el de fuerza en gimnasio, el de potencia aeróbica máxima en bici (PAM) y (¡sobre todo!) entrenar algo menos (léase "no sobreentrenar"), realmente marcaron diferencia con respecto a otros años.

Como digo en el vídeo se trata de una cosa muy sencilla y "de andar por casa", pero, aún así, si alguien se anima, que empiece haciendo muy poquito, y vaya subiendo lentamente, afianzando etapas.

Sin más, espero que os sea de ayuda. Un saludo


PS: Sé que tardo en contestar a los comentarios, pero, al final, acabo haciéndolo: disculpas anticipadas y paciencia (o suscripción a los comentarios de la entrada ;D).

viernes, 9 de marzo de 2012

Las Canteras

Bonito vídeo de Gino Maccanti. Uno que tiene la suerte de vivir aquí anima a todos a conocer no sólo Las Canteras, sino toda Gran Canaria. Un saludo (un abrazo para los más cariñosos).


PS. Raro que no se me vea corriendo o nandando por ahí...

martes, 14 de febrero de 2012

ANÉCDOTAS: "Te crees tú que no puedes, pero puedes, ¿eh, león?"

Juan Carlos Higuero entró en la Blume un año más tarde que yo. Lo recuerdo bien porque la gente con personalidad se hace notar sin querer. El León de la Blume siempre ha sido un "personaje", en el buen sentido de la palabra (entiéndase "toda una personalidad"). No voy a entrar a describirle en detalle, pues es un atleta muy conocido y carismático, pero sí voy a contar un par de anécdotas suyas de hace ya unos cuantos años (hablaré de memoria, luego se agradecerán apuntes y correcciones si hicieran falta) y, seguramente, me iré luego por las ramas o, mejor, daré la entrada para el que quiera se vaya por las ramas y saque sus conclusiones. 

Gran campeón y gran persona, siempre accesible y amable con los aficionados.
 Recuerdo bien el primer día que hablé con Juan Carlos Higuero. Al poco de entrar él en la Blume, me crucé con él por el recibidor de la residencia. Me dijo: "Clemente Alonso... Tú tienes nombre de campeón". Yo no le conocía mucho, pero le atajé diciendo "Anda, Higuero, no me vaciles". Se puso algo más serio y me dijo, "No, no, hazme caso, que yo de estas cosas sé". "Venga, venga...", así lo dejé estar y quedó enterrado en mi memoria como una anécdota más, nunca más volvió a salir el tema. Nueve años después, en mi último año en la residencia, estábamos cenando unos cuantos de distintos deportes y empezamos a hablar sobre los nombres de algunos ciclistas vascos que eran muy sonoros. Que si Mikel Zarrabeitia, que si Lander Euba, etc. Higuero estaba a mi izquierda y me acerqué un poco y le dije "Jo, Lander Euba, ese tiene nombre de campeón, ¿verdad?" y seguí comiendo como si nada. Higuero asintió por inercia "Sí, sí...", siguió masticando y un segundo después, súbitamente, se inclinó hacia mi lado y, como si yo hubiera intentado "pillarle", me dijo "¡Como tú, como tú, que me acuerdo, eh!". Así pues conozco a Juan Carlos Higuero, no en profundidad, pero sí desde hace mucho. Con los años él sí ha sido un Campeón y yo sigo casi igual de flipado con esto, que no es poco, con los años que han pasado, y sigo con mi nombre de abuelo, a lo sumo, si consigo aguantar, de abuelo campeón.

Poco después de aquello ocurrió la historieta que realmente quiero contar. El Campeonato de España Promesa de Cross de 1999 se celebró en Torremolinos. Los 3 principales favoritos eran Juan Carlos Higuero, Jesús España y Miguel Angel Pinto, un gran atleta y amigo mío de Salamanca. Dio comienzo la carrera y, siguiendo un guión más o menos esperado, a falta de un par de Km quedaban ya los favoritos en cabeza. El podium se iba a repartir entre los 3 candidatos a priori para la victoria. A falta de 1500 en una ligera subida de entre 500 y 700m que acababa donde habían instalado unos inflables publicitarios, España y Pinto vieron como atacaba Juan Carlos Higuero con una seguridad y una fuerza sorprendentes para los 1500m que quedaban. Miguel Angel Pinto, cuando vio aquello, a tanto para el fin, decidió que aquel ritmo era una locura y no saltó a por él.

Jesús España. Una pena no haber encontrado ua buena foto de perfil: da gusto verle correr.
Así pues en torno a 700m más tarde, llegando ya Higuero casi a la altura de los inflables oyó a dos chicas animarle diciendo "¡Vamos Higuero, que te quedan 600m!". "¿¡Pero qué dices!?" pensó extrañado y, en aquel momento, tras ver al fondo la meta, fue cuando nuestro protagonista se dio cuenta de que lo que él había pensado que era el arco de meta no era otra cosa que publicidad inflable, situada en un emplazamiento bien visible, a unos 700m de meta.

La suerte estaba echada, tras un ataque así, levantar el pie para intentar tener otro "punch" al final no tenía sentido, la única salida era intentar rentabilizar la considerable ventaja hasta meta. Así pues tiró para delante y, según él mismo contaba, fue perdiendo paulatinamente su capacidad atlética, presa de esas concentraciones de lactato que sólo los grandes mediofondistas como él son capaces de alcanzar. Empezó a correr cada vez más lento, más pesado y por detrás "olieron la sangre". Higuero siguió luchando y empezó a llevar una carrera rígida, forzada e insegura. A medida que se acercaba a la línea de meta, ni tan siquiera podía ya doblar las rodillas e iba corriendo casi con las piernas tiesas como palos de escoba. A unos 15 metros de meta se le nublo la vista y el resto de la historia la tienen que contar otros ya.
Miguel Angel Pinto, dorsal 182, Mundial Junior Marrakech. Creo recordar que entró primer europeo.
Miguel Angel Pinto, atleta de grandísimo potencial (si hubiera dado continuidad al trabajo hecho y la calidad que tenía...), venía por detrás con unos metros de ventaja sobre Jesús España. Encarando la meta vio como, aparte de la alterada mecánica de carrera de Higuero, éste se acercaba al final tambaleándose para acabar desmayándose justo encima de la línea de meta, donde cayó boca abajo, medio cuerpo pasó la línea y el otro medio, donde estaba el chip, quedó por detrás. Pinto, con la inercia que traía de la persecución fue el primero que pasó íntegramente la meta y consta como ganador de aquella carrera, aunque en la entrega de premios quería que Higuero fuera nombrado vencedor (esto, aparte de mostrar la nobleza y deportividad de Pinto, es lo de menos, sobre todo si consideramos lo que iba a ser el inmenso palmarés de nuestro protagonista en años posteriores).

A esta entrada en meta sí nos tiene más acostumbrados.
 La historia, contada así puede quedar reducida a una simple anécdota, graciosa, donde un atleta que iba a ganar se desamayó encima de la línea de meta, sin más. Juan Carlos Higuero, cuando contaba la historia, la remataba, como sorprendiéndose, diciendo: "La cabeza, eh, te crees tú que no puedes, pero puedes, ¿eh, león?"; había llegado muchísimo más lejos de lo que había esperado al descubrir dónde estaba la meta de verdad . La calidad genética de estos campeones es indiscutible, pero lo que marca la diferencia, no sólo en competición, sino entrenamiento tras entrenamiento, forzando un plus de mejora a cada estímulo, un extra de exigencia y de ambición en cada serie, unos centímetros de más a cada zancada, es, sin duda alguna, la cabeza. Ya hemos dicho alguna vez (y no nos cansamos de repetirlo) que la cabeza siempre está sobre el cuerpo.

miércoles, 1 de febrero de 2012

Artículos de la revista Triatlón: Tramposos.

Publicaré en este blog, de vez en cuando, los artículos que han ido saliendo en la revista Triatlón, por si alguien, que en su momento no pudo leerlos, pudiera estar interesado.

Siempre he pensado que los deportes de fondo son una metáfora perfecta de la vida. No se trata de ganar carreras, se trata de considerar llegar a tus metas en la vida a través del esfuerzo, del sacrificio, de la constancia, de levantarse tras caer. Cuando me comentan que “fulanito” ha dejado los estudios para entrenar, no es que lo apruebe ni que me parezca la mejor idea. Íntimamente pienso que si ha tenido o tiene los arrestos para mantener una disciplina espartana mañana y tarde, 7 días a la semana, 11 meses al año, para romper sus límites, para resurgir tras cada fracaso (trabajando esa tolerancia a la frustración tan útil para la vida), para conocer sus limitaciones, entrenarlas y sacar partido a sus virtudes, etc. Muy mal no le va a ir cuando “ingrese en la vida real”: sabrá arreglárselas.

En parte, el deporte es eso, y es un activo muy valioso que nos da unas herramientas excelentes para el resto de aspectos de la vida. Todo eso sin hablar de la salud, de los innumerables beneficios que tiene la práctica del deporte por sí mismo y por los buenos hábitos que ayuda a adquirir; sin hablar de la dimensión social del deporte. Resumiendo, al deporte, como forma de vida o como parte de la vida cotidiana, sólo le veo ventajas.


Aparte de lo que es justo, me preocupa qué valores puede transmitir el deporte

Ya he expresado públicamente más de una vez que en este país no se lucha contra el dopaje como es debido. No creo necesario ahondar en esto con ejemplos como el de Bezabeh. La opinión que se tiene fuera de nuestras fronteras sobre la tolerancia con el dopaje está justificada, nos guste o no, a raíz de lo (poco) que las autoridades hacen contra el doping. No digo con esto que nosotros como deportistas (y en general, todos como españoles) nos merezcamos esa opinión, aunque nos toque cargar con ella.

Un cuerpo que ha sido dopado mantiene una ventaja ilícita sobre los demás aun cuando ya no esté siendo dopado (pues ha podido entrenar de una manera que, de forma natural hubiera sido imposible, produciendo unas adaptaciones estructurales no naturales que siempre persistirán en el individuo), sin embargo, aun cuando lo justo sería que nadie participara con una ventaja ilícita, se entiende que todo el mundo tiene derecho a una segunda oportunidad, que en mi opinión ésta podría ser a los cuatro años en vez de a los dos.

Lo que es indudable es que hay que perseguir la trampa y castigarla. No tiene ningún sentido que nuestro deporte termine convirtiéndose en el purgatorio temporal de aquellos tramposos que no aceptaban ni cumplían su sanción, en un ejemplo sangrante de impunidad.

Recientemente la FETri ha tomado medidas para que deportistas sancionados por dopaje en otros deportes no puedan competir en el nuestro. Me parece una medida acertadísima, con la que además, como colectivo, damos ejemplo. Por eso medidas como ésta me parece que están en el camino adecuado (aunque sea un camino en el que quedan más cosas por hacer).

Para mí el tema del dopaje tiene que ver más con la ética que con la salud, con esos valores que debe tener el deporte. O sea, se trata de una cuestión de principios. Es importante que el deporte siga enseñando a trabajar por lo que queremos, que nos enseñe a mejorar nuestras debilidades, a aceptar nuestras pequeñas decepciones, a relacionarnos con los demás de igual a igual con lo que la naturaleza y nuestro trabajo nos ha dado, a ver que la trampa o los atajos no tienen cabida, que no todo vale.

Publicado en en número 2 de la revista Triatlón (website www.eltriatleta.es)