jueves, 28 de octubre de 2010

N.

Debería escribir algo que acabara con estos meses de olvido y silencio. Algo que explicara el curso errático de esta pasada temporada. Algo que agradeciera la ayuda recibida, todo ese esfuerzo desinteresado. Algo que alabara el trabajo de pupilos que lo han hecho bien, porque se han esforzado y eso ya basta , y que le hacen a uno sentirse válido. Algo que hable de los asuntos por los que, mientras entrena mi cuerpo, divaga mi alma, cuando parece, por el hecho de divagar, que la tengo; tantas pensamientos perdidos, desvanecidos, en tantas horas solo y en silencio. Debería, pero si yo hiciera siempre lo que se espera, si yo perdiera ese pequeño reducto rebelde que subsiste sin domesticar en mí, ya no sería yo y, por lo tanto, no lo voy a hacer. Lo dejaré para otro día, otro mes, otro año... siguiendo el también errático curso de este blog. 

Por eso hoy, por unas horas o por unos meses como la anterior entrada, hablaré de N. sin que ella se entere, porque esto que voy a decir es secreto, debe quedar entre nosotros.


Así pues, para empezar, decir N. se levanta con mucha energía por las mañanas temprano, tanto que a mí, que soy de naturaleza nocturna, me desborda. N. me despierta algunas mañanas cuando va a trabajar: su temprana vitalidad no es compatible con el cansado silencio que necesito, pero yo vuelvo a dormir, al menos, por una hora más. Por la noche, N. me quita las sábanas mientras dormimos, tanto que tengo que encender la luz para encontrarlas y poder taparme algo para poder dormir otra vez. N. habla por teléfono mucho más que yo, que no aguanto bien más de 6 ó 7 minutos por llamada, y hay veces que me canso de hablar sin ver a la persona con la que hablo. N. es una persona sensible, cosa que hace que deba tener cuidado a veces con mis hoscas maneras, con mis silencios distraídos, con mi manera de expresarme, con mi habilidad para la digresión, con mis observaciones irrelevantes sobre detalles absurdos. N. puede hablar poco o nada muchas veces (escucha y piensa, cosa infrecuente hoy en día) y, en ocasiones, presa de un ímpetu repentino, puede lanzarse a hablar de una manera en la que no me resulta fácil participar o dejar de prestar atención, al mismo tiempo, a otras cosas (son cosas de una inquietud -mental, observadora- que me asalta a veces sin que me dé cuenta).


Sin embargo, N., no puede evitar que se note que se alegra sinceramente cuando me ve. No puede evitar tener buen sentido del humor para todas esas tonterías que hago justo antes de decir “¿A que eso no te lo esperabas”? No puede evitar que yo me sienta a menudo querido hasta conmoverme. No puede evitar que me parezca enternecedor la empatía con la que siente las cosas que me ocurren, todas esas invisibles minucias que ya no recuerdo ni siquiera cuando ella aún las siente. No puede evitar, N., ser paciente y comprensiva con todas esas rarezas mías, hasta el punto de hacerme sentir casi culpable o, al menos, muy agradecido.

Y, por ejemplo, cuando duerme por la noche, antes o después de haberme robado las sábanas, buscando calor le paso el brazo por encima y, ella, sin dejar de dormir profundamente, me coge la mano y la guarda entre las suyas como si fuera su posesión más preciada, como si estuviera realmente en ese momento soñando con ella, sólo con sostenerla, sinceramente, como siempre que se sueña, entonces yo, que no soy muy dado a manifestaciones públicas de afecto, yo, que no puedo deshacerme fácilmente de esta polvorienta austeridad de la meseta, de esta pose fría, de esta máscara, yo, que no creo ser muy sensiblero, ni tan siquiera, si acaso, muy sensible, yo, que en ocasiones (si no siempre), tengo un ridículo sentido de la vergüenza, yo, que pienso que el tiempo pasa y que muchas cosas se acaban, yo, que, si lo pienso fría y racionalmente (como sólo las máquinas “piensan”), no creo mucho en el ser humano ni en esa idea absurda que llamamos amor (esa idea contraria a la posibilidad evolutiva del ser humano -el egoísmo-), yo (sí, todo ese “yo”), siento que las subordinadas anteriores, todas esas ideas cínicas quizá, son humo o nada, y, sí, yo (aunque evidentemente éstas son cosas que nunca digo), no se sabe si tan sólo por unos segundos (pues por prudencia partiremos de la premisa de que casi todo es efímero), siento, quizá engañado, que no puedo quererla más.

38 comentarios:

Talin dijo...

Por haberte quitado la polvorienta austeridad de la meseta y porque no quiero que se entre "N",... no te paso la factura del oculista. Casi me dejo los ojos leyendo.
Un abrazo

Clemente Alonso McKernan dijo...

que nadie se engañe, sigo siendo el mismo borde, serio, distante e insensible mesetario sin sentido del humor de siempre

Clemente Alonso McKernan dijo...

Talin, corregido creo, andaba retocando el diseño aún cuando lo leiste, no me has dado tiempo ni a revisar lo escrito. Disculpa

el chulo dijo...

Estoy gilipollas. He pretendido leerte mientras como con amigos ...
Incompatible ( como escribes tan a menudo).
Luego te leeré con calma .

CARLOS E. dijo...

Gracias por volver, crack! Te echaba de menos y no te conozco en persona. Tiene cojones la cosa.

davidiego dijo...

qué haríamos sin las N y las A...

debe ser que el clima tropical te ablanda el alma, pero yo creo que las subordinadas han decidido migrar a tierras más ásperas, y desnudo de ellas te dejas ser tú.
(pero sólo los que saben mirar te ven, los demás, como el traje nuevo del emperador, te veran como un orco descastado)

me gustaría que me lo hubiesen escrito a mi. ;)

Atalanta dijo...

¡¡¡Hoooombreee......!!! El Sr. Mc Kernan, supongo. Te leo esta noche.

ser13gio dijo...

Si hay que esperar otra vez tanto tiempo para leer algo así, se espera.

Magnífico.
s

RAQUEL dijo...

Que ganitas tenia de que escribieras de nuevo,y a merecido la pena esperar ,que bonito ,que suerte tiene N ,un abrazo grande y otro para ella ,quizá el destino nos vuelva a reunir en Kona,,,,

misstake dijo...

¿Y esta cosa rara de escribir cosas bonitas a letras mayúsculas con puntito?
Espero que lo tuyo y las letras mayúsculas no tenga cura.
Por cierto, besos para la letra N. y para la letra C., de la A.

Sunio dijo...

Eah!
Aquí envidiando a N. Excepto por el momento del brazo encima mientras duerme..... :)
Se que se merece las líneas y al tosco mesetario.
Disfrutad los dos!

Esto no seran los efectos del bocadillo que te vi comerte ayer, no?

Un abrazo.

tonicendon dijo...

Me alegra que vuelvas a escribir después de tanto tiempo.

misspink dijo...

A este Clemen me lo han cambiado!!!! Dice Mario con asombro en los ojos...
A mí me encanta tu escrito, qué valentía! Y si yo fuese N... Se me saltarían las lágrimas.
Clemen, es bonito sentirte cercano... La meseta no te olvida.

Xocas dijo...

Magnífico texto. Se lo voy a dar a leer a C., porque habitamos algunos lugares comunes.

edecast dijo...

Yo de esto de escribir no tengo ni p. idea. Me las pasaba canutas para aprobar todo lo que tuviera muchas letras en la época de estudiante. Pero desde este bajo peldaño creo, opino, que pudieras cambiar las zapatillas por una pluma (o un teclado qwerty profesional) con los mismos excelentes resultados que te acompañan con las zapatillas.

Atalanta dijo...

Anoche precisamente le decia a A. que no sabía si publicar un texto sobre ella, que quizá me parecía demasiado personal, que no sabía si realmente tendría interés. Complicado estar a la altura de letras tan bellas y llenas de fuerza. Me alegra verte a gusto. No seas melón y escribe más a menudo.

Furacán dijo...

Anda, parece un post del otro doc jejeje pero cambiando la N por una A claro.
Muy bonito,con sentimiento pero sin ser empalagoso. Me hubiera gustado poder escribir algo así a otra N. que yo me sé jeje pero bueno...
Me alegro mucho por vosotros. 1 + 1 a veces es más que 2.

TRIJUAN40 dijo...

Muy bonito Clemente.
Un saludo.

Santa dijo...

Qué bonito madreeee!!!Vaya sorpresa!! La verdad que esas dos letras hacen muy buena pareja. :D

No hay mejor doping que ser feliz.

Un abrazo!

Ferran dijo...

Como es imposible mejorar, sobretodo, lo dicho por Sergio le mando a ud un abrazo afectuoso.

io dijo...

Recuerda, después de este post con final explosivo, se debe encontrar el hueco para el "viaje grava".

Ya era hora que escribieras.

Un abrazo y gracias!!

Michael dijo...

C. 27 años siendo tu hermano y hoy si que me has dejado... acojonado!!
Aunque no me sorprende! un dia en Franfurt cn N. y se ve que es muy grande. Eneeeeeeeeeeeeeeeerrrrrr
besos y abrazos!!

Anónimo dijo...

Grande.

Suerte!!!

Tri12 dijo...

Ya era hora de volver a leerte. Es una pena que no escribas más a menudo.

Cristo Socorro Artiles dijo...

Que bonito, Me alegro! Un abrazo para los dos!!

Anónimo dijo...

Como dice "er tito pako",bonita entrada maestro!!!jeje...No conozco a N,pero es una afortunada teniendo cerca a alguien que la quiere tanto.
Algunos,quizas demasiado sensibles,siempre hemos visto algo detrás de ese borde,serio y distante mesetario..por eso eres uno de los mejores compañeros que he tenido en la blume."Pero bueno!!eso lo he pensado o lo he dicho en voz alta..":D..que nadie se entere..señor burns..!!!jajaja
Marina

Popi dijo...

:)

Isma dijo...

Simplemente brutal, Clemente!!! Esta entrada jamás la enseñaré a mi "N" porque pensaría que soy un insensible de mi..da!, jajaja....

Clemente Alonso McKernan dijo...

Hola a todos y gracias, tras tanto tiempo, por los comentarios.

Chulo, no leas con gente, no sea que te dé por reir como en yoga.

Carlos, seguro que no tardaremos mucho en coincidir

David, veniros para acá otra vez y te escribo unas cuantas

Ser13gio, a ver si empiezo a bloguear algo más que lo tengo abandonado (internet sólo desde el móvil, no muy apto para comentar)

Raquel, siempre comentamos N y yo la suerte que tuvimos con la gente en Kona.

A., es que sois un puntito, por no decir un puntazo.

Sunio, pues no caerán (siempre que nos los ganemos)

Capitán, el fin de semana participé en una regata de clase crucero (ri3), me parece que estoy algo enganchado, ahora tengo en mente intentar llevar un barquito "laser" yo solo.

MissPink, soy el mismo de siempre y sigo sin decir todo lo que pienso ;P.

Xocas, ya nos contarás qué tal.

Edecast, se agradece, pero déjese usted de historias

Atalanta, es posible que nos veamos a finales de diciembre. Mientras te sigo por el blog.

Furacán, ya quisiera yo parecerme a DD.

TriJuan, gracias.

Santa, pues este año no me valió de mucho para los IM

Ferrán, anoche me acordé de ti, echaron un docu cojonudo de grafiteros.

Io, se hará lo que se pueda. Por cierto, estoy ya con lo tuyo, dame un par de dias.

Michael, está bien que mi staff técnico congenie

Anonimo Gracias

Tri12 Gracias

Cristo, a ver si nos vemos más. MTB?

Marina, a ver cuando te pasas por aqui!

Popi, estás por miróbriga a finales de diciembre?

Isma, gracias, esto es sólo un alarde ("dime de qué chuleas y te diré de que careces"), así que sin pasarse, que yo muy sensible no soy.

Un saludo a todos

MIGUEL A. ROLDAN MARIN dijo...

Yo tengo una "M" en mi vida... saludos y suerte para este año... ojalá puedas escribir más a menudo. Gente como tu son necesarios en el mundo bloggero

Ishtar dijo...

Vaya, eso de robar sábanas por la noche debe ser cosa del cromosoma XX ;-)).

A la mierda todo el rollo de las mariposas en el estómago, las palabras melosas con ojos de cordero degollado, las rosas rojas y demás historias de enamoramientos (que, oye, están muy bien también, que alguna otra vez que puse algo parecido, hubo gente que se sintió herida y tampoco quiero eso), que cuando sientes que todo encaja, es lo más maravilloso que se puede vivir en este mundo. No sé si eso se llama amor o ni siquiera se puede escribir con palabras, pero es un regalo y hace que todo en la vida, aunque sean cosas oscuras a priori, tenga luz.

Besicos a C y a N!

Ishtar dijo...

Vaya, eso de robar sábanas por la noche debe ser cosa del cromosoma XX ;-)).

A la mierda todo el rollo de las mariposas en el estómago, las palabras melosas con ojos de cordero degollado, las rosas rojas y demás historias de enamoramientos (que, oye, están muy bien también, que alguna otra vez que puse algo parecido, hubo gente que se sintió herida y tampoco quiero eso), que cuando sientes que todo encaja, es lo más maravilloso que se puede vivir en este mundo. No sé si eso se llama amor o ni siquiera se puede escribir con palabras, pero es un regalo y hace que todo en la vida, aunque sean cosas oscuras a priori, tenga luz.

Besicos a C y a N!

Clemente Alonso McKernan dijo...

Gracias Miguel Angel, tampoco es eso, el mundo bloguero es muy variado y, por suerte, muy libre.

Ishtar, yo creo que son lugares comunes, cada uno le ponemos un nombre y le echamos la cantidad de azúcar que nos parece, ;P.

Salud!

Isadora dijo...

Precioso, Mckernan.
Tu sentimiento al desnudo.
Enhorabuena por lo que tienes.
Enhorabuena a los dos.
:)

Carlos Gil dijo...

Genial post. Como eres tú.

Carlos Gil dijo...

genial post. Como todo tú.

Ricardo Hernández dijo...

Ey Clemente!

No sabia que tenias un blog! La verdad es que te lo curras! Espero que estes disfrutando ahi en canarias, mientras yo me congelo en madrid jejeje

Ya nos veremos por algun tri! Te sigo por aqui. Un saludo y cuidate!

el chulo dijo...

bueno chulo, acabo de leerlo... es lo que tiene que tu escribas de tarde en tarde, que yo puedo tomarme muchas pausas y leerte antes de que escribas otro post ;-)
No te lo habia dicho pero si en el mismo dia ves Harry el sucio y despues El gran Torino, si te pones a escribir, salen cosas como esta.
Saludos,