jueves, 18 de febrero de 2010

Será que yo lo quiero todo

Sabida es la influencia que ejercen en mí los cambios estacionales. Estos días nublados le dejan a uno desubicado. Si estuviera en una ciudad que no conozco me perdería, seguro. Pero no es la cuestión geográfica la que me llama la atención. Tom Waits tiene un disco que se titula “Rain Dogs”, hace referencia a cómo se desorientan los perros callejeros los días de lluvia, en los que el agua se lleva los olores y con ellos el mapa olfativo de su ciudad canina. Y aunque estoy algo perro para entrenar a ratos con estos días grises de lluvia y barro y tengo una nariz que hace imaginar un olfato superlativo, yo me noto desubicado de otra manera.

Entro en facebook (maldito invento) a curiosear, miro fotos de amigos cuando me pregunto qué han hecho todos estos años en los que no nos hemos visto. Construyo para ellos una vida imaginaria (por inventada y por basarse en imágenes) en la que parece que siempre sonríen y están con sus amigos, en la que parece que siempre viajan a sitios exóticos y disfrutan de los placeres y los días, en la que parece que han creado una familia y han desarrollado su carrera con mayor o menor éxito, con mayor o menor satisfacción, donde parece que tienen la vida resuelta. Está bien si sirve para que recordemos sólo lo bueno; mientras, yo tengo la sensación de vagabundear, que me gusta, pero sólo a ratos.


Ayer bromeaba mencionando a Proust y ahora que lo pienso sigo estancado, por tercera vez en mitad del camino de Swan, es decir, que no he encontrado ni la catorceava parte (que sí, que es una fracción) del tiempo perdido. Tengo un cariño especial por Proust totalmente injustificado en base a lo que de él he leído (me refiero a lo que él ha escrito, no lo que de él se ha escrito). Pero recordando el título y volviendo a lo que me rondaba la cabeza en el párrafo anterior: ¿qué he estado haciendo yo todos estos años?, ¿que pasó con mi tiempo perdido?, ¿por qué no he leído tantos y tantos libros cuyo afán por leer fue intenso pero efímero?

Todo el mundo ha llevado una vida que imagino yo casi idílica en base a esas fotografías sonrientes, en base a esos recuerdos dorados... en base a unos segundos seleccionados al lado del inmeso tiempo desconocido. Está bien, me gusta creer que la gente está contenta con su vida. También lo estoy yo con la mía, ha sido lo que yo he hecho de ella, y con 31 años puedo decir que he hecho siempre lo que me ha dado la gana. Sin embargo, estos días, en los que tan sólo doblo a pie y me paso la mitad de las horas del día esperando a la siguiente sesión, contento por la concentración y el sacrificio que exige preparar una maratón, pienso que podía haber hecho más, que podría haber sido más. Desde que acabé la carrera me hubiera dado tiempo a hacer otra sin problemas, y no creo que hubiera rendido deportivamente menos (quizá al revés). No me hubiera llenado más tener otra carrera, la verdad es que no tengo en muy buen concepto la universidad española (menos aún el resto de la educación española que hace que muchos no distingan entre “acer” y “hechar”), pero al menos tendría la sensación de que he aprovechado el poco tiempo que tenemos, con tantísimo que hay por hacer y experimentar, y no me sentiría un tanto decepcionado conmigo mismo, a pesar de que son elección propia, tardes futiles como ésta.

Por tanto, ¿qué he hecho yo con mi vida? Supongo que he sido razonable en tener cierta indulgencia conmigo mismo, hubo años muy duros estudiando en los ratos en los que no entrenaba (yo no hice deporte mientras estudiaba, fue al revés), durmiendo muy poco demasiados días. No he leído todo lo que me hubiera gustado, pero quizá aprendí algo más de la gente de tú a tú. Quizá entrenar como lo hago yo, me ha dejado a temporadas demasiado cansado como para atender a estas necesidades vitales que parece que tengo. Quizá, pero qué le vamos a hacer, supongo que pienso que todo puede ser mejor, será que yo lo quiero todo.



Al menos me consuela, creo, que he estado fijándome en las cosas, intentando aprender, aunque haya olvidado a ratos que tener los dones de la voluntad y de la acción no es algo para elegidos, si no algo que podemos elegir. Podemos elegir eso o, por ejemplo -una tendencia que tengo cuando estoy muy cansado de entrenar- seguir viendo la tele sólo porque está lloviendo (aunque ponerse a ver llover y perderse en uno mismo fuera mucho más productivo).

Ahora me voy a entrenar, pero cualquier día de estos me pongo con Proust, que ya que no encuentro mi tiempo perdido, a ver ("haber" que se escribe ahora) si encuentro el suyo.

30 comentarios:

Daniel dijo...

Creo que a la mayoría nos pasa lo que a tí en estos días grises, buscamos explicaciones a aquéllo que no nos preguntan pero querríamos conocer, al porqué del devenir de nuestras vidas... Y más este invierno, tal y como está yendo.

Y respecto a la confianza que te inspira la Universidad española, estoy contigo, y aún más si te fijas en el resto de centros...

Un saludo.

Daniel dijo...

Creo que a la mayoría nos pasa lo que a tí en estos días grises, buscamos explicaciones a aquéllo que no nos preguntan pero querríamos conocer, al porqué del devenir de nuestras vidas... Y más este invierno, tal y como está yendo.

Y respecto a la confianza que te inspira la Universidad española, estoy contigo, y aún más si te fijas en el resto de centros...

Un saludo.

ser13gio dijo...

¡De vuelta al mundo bloguero!

Yo siempre digo que el 99% de nuestras vidas son insulsas, por mucho que nos vendan la moto algunos; y esos que tienen una vida tan trepidante, casi seguro que hacen aguas en otros órdenes. Trabajo, obligaciones, convencionalismos, comer/cagar/dormir (que lleva mucho), etc. ahí se nos va casi toda la vida. Pero... ¡ay de ese uno por ciento! Depende de nosotros que lo hagamos interesante, bonito, memorable o pausado. O todo junto, a la vez y revuelto.

Creo que también soy bastante dueño de mi vida, y me cuestiono lo que me he dejado por el camino por mis acciones e inacciones; cómo viven otros; y, sobre todo, cómo me gustaría vivir. El pasado no me interesa mucho, y como tengo una memoria nefasta, pues menos; lo que hagan otros, me resbala bastante, y si me comparo salgo perdiendo casi siempre, hasta que veo las cosas en su conjunto y ya me alegra más.

Pero el futuro... Lo hacemos nosotros con nuestras manitas. A veces poco a poco, otras veces una decisión supone un gran cambio. Y tampoco pienso demasiado en el futuro porque es agobiante, ya irá viniendo.

Otra conclusión a la que he llegado tras sesudos pensamientos es que nunca podré leer todo lo que quiero, ni viajar donde me apetece ni comprender todo lo que me rodea. Una vez aceptado esto, pues me quemo un poco menos...
s

davidiego dijo...

son los que llenan su vida los que echan de menos un poquito más, el vacío es infinito, y a los que llevan vidas inanes no se dan cuenta cuando cargan un poquito más.

Xocas dijo...

Una entrada valiente. Muy abierta. Supongo que estos pensamientos que te ocupan tienen algo de lugar común. Sí, es un pena, pero me parece que quien más, quien menos, de los que dedican un tiempo a reflexionar acaban cuestionándose el empleo de su tiempo y la forma en que llenan su vida. Por mi parte, hace tiempo, no mucho, que me di cuenta de que no todo era como yo esperaba y, sin embargo, todavía no sé como arreglarlo (y en caso de saberlo, desconozco si tendría agallas suficientes para acometer las acciones). Pero también es engañoso creer que puedes dar con alternativas más llenas porque, si pienso en mi hace doce o quince años, estoy más o menos donde quería y ahora descubro que quizás no ha sido lo mejor (o sí, no he probado otras opciones).
En resumen, no hay como salir a correr, apretar el paso y vaciar la cabeza de vez en cuando. Después vuelta a empezar.

Xocas dijo...

Ese comentario de DD es genial. ¡Este chico vale!

Paulita dijo...

Ayer mismo les decía a un grupo de mujeres (son la mayoría, lo siento, sin igualdad) cuidadoras de personas (en la mayor parte de los casos, son sus propios hijos) con discapacidad intelectual y psíquica, que para fijarse una meta debían descomponerla en otros pasos más sencillos, en objetivos al alcance, para evitar la frustración de una exagerada autoexigencia.. (lo explican los manuales) y luego, la meta..: el cielo (esto ya fue de mi cosecha propia). No se si me volví loca en ese momento o si fue mi entusiasmo al ver sus caras durante todo el curso, al ver sus ojos pidiéndome a gritos respuestas, el que me liberó y me dio tanta fuerza como para creer que "podemos"..; pero me lo creí y así se lo dije a todas, bien alto, públicamente. El cielo en sus casos, es un funcionamiento en sociedad (una sociedad discapacitada, para estos menesteres al menos) normalizado. Y me di cuenta: ya he caminado parte del trayecto, mi vida sigue y yo sigo intentándolo.
Pararse a reflexionar en algún punto del camino es tan necesario..., claro, la meta es tan alta....


Que gusto leerte plimo;)**

Ronin dijo...

Grandes palabras, cargadas de pura sinceridad.. Como comentan casi todos, es un sentimiento general..
Aunque realmente no creo que sea así.. no en el grado en que tu lo sientes..no con la misma fuerza e intensidad con la q yo lo siento..los q tienen "días grises", sienten el vacio al estar consigo mismos un instante en la eternidad.. cuando el sol vuelve trae la alegria de nuevo y todo lo vivido cae en el olvido.. el verdadero problema, el q siento yo y al parecer sientes tú, no pasa cuando sale el sol..por que en el fondo disfrutas de tu propia compañia y buscas momentos de vacio para descubrirte..y muchas veces descubres cosas que hacen tambalear tus creencias de tal manera que ya nada vuelve a ser igual..nada te llena al 100%.. nada tiene el valor que antes tenia.. pero aún así seguimos empeñados en encontrar la magia que presentimos debe existir en la vida..
Quizá sea así o quizá no.. pero de cualquier modo..gracias por tus pensamientos.
un saludo

io dijo...

"Nacemos una vez, pues no es posible nacer dos veces, y no es posible vivir eternamente; pero tú, no siendo dueño de tu futuro, intentas postergar tu felicidad. De este modo, la vida se consume en una espera inútil, y la muerte nos sorprende sin haber podido disfrutar de la tranquilidad."
-EPICURO-

Siempre se mira atrás, cuanto más pasa el tiempo, más se hace. Cuanto más se hace, más cosas, quizás, se cambiarian o como mínimo, se alterarían mínimamente.

Y, pensando y pensando, recuerdo que una vez, no se donde, escuché que la vida de un conde del año 1400 y pico, (aprox.), era el equivalente a la de un preso de una carcel mexicana. Y digo, o pienso, que no estamos tan mal. Que las cosas, quizás no hayan seguido un rumbo recto, variaciones las hay, y espero que las hayan.

Facebook... bueno, al menos, has descrito a personas que de algún modo vuelan, y disfrutan, (o aparentan disfrutar), de placeres terrenales, de lugares insólitos, alejados y únicos. Al menos, no dejan de ser un ánimo y un buen referente. (Me incluyo en esas fotos, ya que me he sentido aludido, para bien, claro).

Facebook, plagado de fotos de personas, borrachas, en diferentes salas de fiesta...
Y de nuevo digo, o pienso, que no estamos tan mal...

Un saludo y un abrazo tío.

Furacán dijo...

Pues lo que nos queda a otros... Yo si imagino tu vida por lo que veo también sacaría una impresión similar a la que tú cuentas sobre otros.
A mi si me dicen a los 22 (que fue cuando acabé la carrera) que 10 años después iba estar así... sin vida, sin curro, peleando contra un aparato burocrático que acaba con la paciencia de cualquiera... no sé que hubiera hecho.
Pero la verdad es que tampoco se puede decir que me arrepienta de demasiadas cosas. He cometido errores, cierto, pero si no los cometiera no sé si tendría otra forma de aprender.
Hace unos 3 años empecé casi de cero en todo tras llevar uno de los palos más gordos de mi vida, supongo que forma parte del juego, pero no dejo de pensar a veces en que me encantaría que me devolvieran el tiempo perdido.
Y es que el problema está en que estoy viendo que necesitaría unas cuantas vidas más para hacer todo lo que quiero, lo malo de tener tantas inquietudes (y no he leido a Proust...aún).

Ferroman dijo...

Joer Clemen tu no podrías vivir en el norte !!

inma dijo...

Buen título quizás es eso que no nos conformamos, o queremos siempre más, que a veces sientes que has perdido el tiempo, en ese tiempo seguramente estarías centrado en otras cosas, en otras inquietudes. La vida de los demás bueno.. lo importante es que sean felices..
Y lo mas importante es la tuya haz un balance seguro que es muy positivo. Quizás la cuestión es que si volvieramos atrás sabiendo lo que ahora sabemos aprovecharíamos más el tiempo. Pq nos damos cuenta que este no vuelve, me encanta la franqueza de tus palabras y todos lo pensamos. Y todo no se puede tener VIVE EL AQUI Y AHORA, cierto es que el TIEMPO NO ACOMPAÑA pero en ti esta TU SOL, EL SOL QUE TE HACE SALIR A ENTRENAR, EL SOL QUE TE HACE REFLEXIONAR, EL SOL QUE TE DA LA VIDA. COMO A TODOS.

Inma

Encantada He entrado a tu blog desde el de Ramón.

Clemente Alonso McKernan dijo...

Hola a todos y gracias por los comentarios.

Daniel, a ver si arregláis lo de la piscina, la clase dirigente en este país, hasta en las universidades, da verdadero asco.

S. lo d c/c/d lo has puesto en orden inverso al tiempo que te lleva, no? (de no ser así te diagnóstico ya como comedor compulsivo con diarrea e insomnio). Coñas aparte, a mi si me interesa el pasado. El presente en términos matemáticos tiende a cero, es mas futuro que otra cosa y mi pasado es lo que yo soy, soy mis recuerdos y mi vida experimentada, que son lo que condiciona esa fracción de segundo que es el presente. Eso sí, totalmente de acuerdo con el último párrafo.

Ay, DD, calla, que tú tienes parte de culpa, enseñándome todos los libros que comprasteis en el viaje ;P.

Xocas, ¿estás donde pensabas hace 15 años? Me sorprende, la vida da tantas vueltas. Yo ya no me veo en ningún sitio de ninguna manera.

Ay, plima, que bien que hay gente que le da humanidad a los manuales. En cuanto a la sociedad... yo creo poco, pero, ay plima, lo que diga el paaapa (son patriarcales las sociedades gitanas, ¿no? :P.)

Pues sí, Ronin, pero a mi si hay cosas que me llenan al 100%, pero por un rato y luego, a veces, se me olvida.

io, eso seguro, no estamos mal. Por eso digo que quiza yo lo quiera todo, puro inconformismo (esa característica tan humana)

Furacán, yo creo que hay otros furacanes en otras dimensiones paralelas y entre todos los Furacanes del universo (o de los universos, qué sé yo), toda esa inquietud cósmica, abarcais todo lo abarcable. De otros no sé, pero de ti: ¡seguro!

Ferromán, si viviera en el norte me pasaría los dias soleados o sería un Shopenauerito tranquilo.

Inma, ¿Ramón es el Gran Doval? Yo con el Sol no soy tanto de pensar, la verdad, me gusta estar fuera, es de las cosas buenas del país donde vivimos (que las hay!!). Por cierto, Daniel, io y tú habéis sido incorporadas a mi blogroll, espero que no os importe.

Gracias por esos comentarios tan elaborados, Salud!

MENDI dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada, realmente buena...

Comulgo contigo en dos apreciaciones que has realizado: que el sistema educativo de este pais (especialmente a nivel universitario) es muy deficiente, y que con toda seguridad, es más interesante ver llover que plantarte delante de la tele.

Un abrazo

edecast dijo...

Mi perspectiva desde los 42. Valoro mucho mas el tiempo para mi, sin más, sin grandes pretensiones, se me pasó el afán por aprender muchas cosas, aunque siempre es gratificante conocer. Ya no me importa leer mucho o poco (nada mas bien). Me preocupa sobre todo la salud, cosas en las que antes no pensaba, me preocupa poder tener tiempo para tener tiempo, y en su caso no hacer nada, o nada de lo que los primates superiores reconocen como "elevado"... Tiempo para pequeñas cosas, o grandes cosas desde mi mirador, familia, etc. 
Es decir, que si queremos tener razones para pensar que pudimos hacer más siempre las habrá, pero también pudimos hacer menos e incluso ser igual de felices, incluso con estos menos. La felicidad no está en mas o menos (I think)
Como siempre interesantes pensamientos y reflexiones

João Pedro Glória dijo...

Hola,
Nada mejor que un dia gris para una retrospectiva de nuestras vidas.

En el proximo dia 28 Marzo organizo en colaboración con un afamado Clube de Lisboa (Ginasio Club Português desde 1875)http://www.gcp.pt/ un Triatlón Indoor.
Este Clube esta en el barrio onde vivió Fernando Pessoa y esta su casa Museo.
Para los interesados en introspección, nada mejor que un fin de semana Pessoaniano con visita por Lisboa antigua y un Triatlón Indoor!
Para un grupo se puede arreglar una serie propria.

Las reglas y demas informaciones estan en portugués pero tengo plazer en aclarar dudas.

http://www.gcp.pt/index.jsp;jsessionid=0DACA2DF75C3ACF1C56DD674841D825C?section=events&id=239&page=main
Abrazo

João

Ishtar dijo...

Clemen, anda, que con 31 años tienes "una jartá" de tiempo conseguir cosas o hacer cosas o para lo que quieras!. Cualquiera que te lea... parece que estás en los noventaytantos ;-)).

Yo tengo una teoría sobre la felicidad, pero es demasiado cruda, demasiado dura, para ponerla aquí... luego la gente se piensa que no tengo sentimientos, cuando lo que pasa es que el pragmatismo gana por goleada a la sensiblería en esta cabecita mía (y eso no está socialmente aceptado en absoluto, pero yo estoy más que contenta con ello :-)).

En fin, que esto da para hablar largo y tendido... y el blogspot no da para tanto jeje.

Besicos y ánimo, que ya falta poco para que vuelva el sol y el calorcito!! (o eso espero, porque vaya tela de invierno madrileño que estamos teniendo... esto deja mustio a cualquiera)

Ramón Doval dijo...

Haber si no hechas tanto la vista atrás que contanto, que as echo en tampoco tiempo, ablas como mi aguela, pipiolo¡

trichulo dijo...

chulo, me alegra volver a leerte.
entiendo tu entrada pero solo se me ocurre decirte eso de que en todos los lados se cuecen habas. lo que por fuera parece bonito por dentro , ya sabes, a veces no es tan bonito.
del facebook paso , de tom waitts no.
saludos,
el ch.

Clemente Alonso McKernan dijo...

Hola otra vez y gracias por los comentarios.

Mendi, la universidad la llevan políticos, no docentes; no sé si tendrá que ver.

Edecast, de acuerdo, pero hay grados, estoy convencido no haber aprovechado el tiempo. De todas formas, parece éste un lugar común. Estar a ratos sin hacer nada, para la mayoría de nosotros, es invertir en uno mismo, que ya es mucho.

Joao, Pessoa hubiera sido un fenómeno trabajando técnica, seguro, es importante saber fijarse en uno mismo

Ishtar, a mi lo de ser pragmatico me parece muy bien mientras se respete la ética; el problema es que el "hay que ser prácticos" es una excusa recurrente de muchas conductas maquiavélicas (que,dicho sea de paso, doy por hecho que no es tu caso).

Ramón, haber si tienes bista, que antes de p siempre va n, hace tienpo que eso es vien savido.

Chulo, ya, por eso las llamo vidas imaginarias y menciono todo ese inmenso tiempo desconocido que es la vida de verdad. Con Tom Waits me pasa que sólo me gusta lo de antes.

Jorge dijo...

La vida está llena de espacios completos y espacios vacíos. La felicidad no está en completar los huecos (cuantos más mejor) sino en poder abstraerte y observar el global de cada poro de tu piel. Y los días de lluvia para esto son los mejores, los que mas te alejan de tí, y te llenan la cabeza de sueños cumplidos, sueños pasados, y sueños perdidos. Ese momento es mágico.

Cubrir un espacio más, no te asegura ni ser más feliz, ni más infeliz, simplemente crea un sueño cumplido más y un sueño perdido menos. Y con las siguientes gotas de lluvia volverás a pensar en ello.

Nacho Cembellín dijo...

Si, debe ser el tiempo. Llevo días con una idea similar, tan sólo, quizás por la edad, mi analisis se centra en los últimos diez años, diez años en los que mi vida a navegado por oceanos a veces tempestuosos y que si bien en su momento quise contener hoy recuerdo con cariño y aprendizaje.
Ya lo dijo Fernando Fernan Gomez, no nos engañemos, la vida no es como una película, nadie vive tan intensamente como los personajes del Padrino que en tres horas nos resumen lo más notable de su existencia. La vida, la de todos, es un conjunto de tiempo con largas horas desaprovechas y con pinceladas de anecdotas que da, más o menos, sentido a nuestra existencia. El arte de cada uno está en cómo disfruta de esas pinceladas y de lo objetivo q se sea, a la hora de recordarlas. Pero sobretodo, la audacia está en no dejar de buscar, casi enfermizamente, aquello que te hace saltar como un resorte de tu amalgama de tiempo perdido ;-)

Atalanta dijo...

Cada persona afronta la vida de una forma distinta y personal. Supongo que todos tenemos nuestros sueños, nuestros planes. Creo que era John Lennon el que decía que la vida era algo que nos sucedía mientras hacíamos planes. Cierta desazón no creo que sea mala, pienso incluso que puede ser síntoma de buena salud. No se puede ser continuamente feliz. Las imágenes o el concepto de facebook o de los blogs son un buen tema para una entrada. La intimidad ya no existe y nadie puede ya sustraerse al influjo -que unos señores terroristas en busca y captura se dediquen a colgar sus fotos en el facebook es como cosa de la muchachada-. En nuestras palabras y fotos hay mucho de nosotros pero creo que siempre tenemos claro la imagen que queremos proyectar. Nunca enseñas el trasfondo real.
La búsqueda continua de "algo", la inútil vuelta al pasado, el pensamiento circular es algo inherente a algunas personas y no se puede evitar, no lo quiero evitar.
Como tú, tengo a Proust pendiente y no me conformo con no leerlo. Sé que un día, ¿por qué no este año? lo conoceré y seguro que me aporta mucho. Si hay algo que echo de menos es tiempo pare leer. Tengo una pila de libros pendientes que no para de crecer y ya torna inabarcable. Sin embargo, yo sigo considerando que puedo con ellos, que los iré acabando uno a uno porque tengo hambre de ellos. El día que acepte que es imposible, que mi vida acabará sin leer a Grossman o a Thompson, sí que estaré bien jodido porque o bien estaré muerto, o bien ya no seré yo. ¿Y si en este párrafo no hubiera hablado de libros o de autores sino de cualquier otra cosa que te motive en la vida? Tú eres Clemente, élite humanista, un grado. Irás encontrando los caminos y la mejor forma de emplear tu tiempo y conseguir lo que realmente buscas -quizá ni siquiera lo sepas, quizá no lo sepa nadie-.
Me ha gustado la entrada porque la he sentido muy cercana, como mucho de lo que escribes. Un comienzo con la hermosa imagen de "Rain Dogs" no podía ser malo. Nunca le he dedicado una entrada a Waits, otra de las vacas sagradas, porque estoy esperando a verlo en directo. Una de las mejores entradas que he leído fue una crítica de Joserra de uno de sus conciertos.
Escribe más "clementianas", jodío.

Ishtar dijo...

jajaja, ¡¡qué va!!, nada maquiavélico :-)). La cosa es que creo que todo es más simple de lo que nosotros mismos nos empeñamos en hacer. Pienso que si has decidido algo con la cabeza (ojo, digo con la cabeza, no con el corazón, como dice la mayoría y las películas se empeñan en hacernos creer), seguro que será bueno. No será perfecto, nada lo es, ¿pero acaso importa?. No hay nada perfecto, así que buscar la perfección no solo es que sea imposible, es que es dañino para nosotros, porque hace que nos centremos en lo que pudo haber sido y no en lo que es y podrá ser. Vamos, que yo, antes que pensar en lo que no he hecho, prefiero pensar en lo que sí hice y, lo que es más importante, en lo que hago y quiero hacer :-).

Ya ves que no hay nada malo en ello, pero aunque a mi me parece que es algo sencillo, no debe serlo porque la mayoría de la gente no actúa ni piensa en consecuencia y, es más, casi ven como algo frío el que no le estés dando vueltas todo el día a lo deprimente que es esto, o lo otro, o qué pena de mí y qué vida más triste. A mí tristeza me parece otras cosas, la gente enferma, la gente que no tiene nada,... todos los que leemos esto somos unos privilegiados, aunque nos pasen pequeñas cosillas, así que lamentarse más de lo estrictamente necesario me parece de una injusticia terrible.

Pero en fin, ya paro, que ya me has hecho hablar más de la cuenta ;-)·

Besitos y mira hacia delante y piensa en lo que quieres hacer y harás, basándote en lo que eres, que es mucho más gratificante (básicamente porque está en tus manos, no en el de las hipótesis :-))

Isadora dijo...

Necesitamos cosas emocionantes, que nos llenen no sólo "el físico" sino también "el alma".

O quizá la cuestión radique en que las que nos colman realmente sean aquellas que nos llenan físico y alma a la vez.

Esas son difíciles.

(Ah! Voy a apropiarme de algo tuyo. Quedas avisado).
:P

Marián dijo...

Ayayay... Clemen, hay cosas que no se pueden decir en los blogs. Me lo guardo para un café mañanero en el Metro.

Popi dijo...

Me lo he leído dos veces antes de decir nada.
Así que elije: 20 Nature o una mirada perdida al mar, con el calor del sol en la jeta. Tú mismo me lo dijiste...

Rachel dijo...

Me ha gustado esta entrada,ya se que voy con retraso pero no tengo mucho tiempo,a veces, para comentar.
También la forma en que lo has escrito de la que subyace un ligero tono de melancolía y reflexión,así es como yo lo he percibido.
ES posible que también me posea a veces la sensación de no haber aprovechado el tiempo todo lo que me hubiera gustado pero si bien es cierto que en ocasiones es todo lo contrario, me hayo envuelta en tal vorágine que necesito parar e ir más despacio.
La misma percepción sobre cantidad de libros que ansío,planifico y prometo leer y caen en el olvido inmersos en la rutina y las obligaciones.
El bien más preciado, el tiempo libre,ahora que podemos.
Buen post,saludos y suerte en la competi que veo arriba y no me da tiempo a leer!

mauritri dijo...

Yo, en cambio, intento, después de haber pasado dos años malos en mi vida, ver el lado positivo. Y el hecho de que existan los días grises y que te hagan pensar, que haga que los perros se descoloquen y a la vez se esfuercen no es más que algo positivo. Muxo peor sería mantener un línea fija "creyendo" llevar una vida "ideal".
Precisamente no fue Prous quien dijo que: "el progreso es parte del descontento"
Un saludo. Yo sólo soy Mauri, un aprendiz de triatleta, un adicto al deporte y un seguidor de tu blog.

Blanca dijo...

Me cuesta seguir leyendo tus comentarios, porque haces que sienta algo dentro que no había sentido antes por nadie sin conocerle. Eres diferente, me gusta, un hombre, un niño, al que no le cuesta ser sincero y expresar sus sentimientos, no hay muchos así. Quizás algún día coincidamos en un triatlón, aunque yo no soy nadie a tu lado, sólo una principiante tardía cuyo objetivo a medio-corto plazo es terminar un Ironman, ya que el del medio ya lo he cumplido y lo he disfrutado. Sigue siendo tú mismo, no cambies.

Un abrazo cariñoso.
Blanca.