martes, 24 de marzo de 2009

Extrañas coincidencias


La verdad, no tengo ninguna gana de escribir. Generalmente cuando escribo se trata de un tema que llevo rumiando un tiempo, algo que me inquieta o me motiva. Entonces escribir me sale automáticamente.

Pero últimamente disfruto más con estar cansado, con comer con hambre, con hacer entrenos y pensar en ellos más que en los mios, pero escribir... no me apetece tanto.

Últimamente las cosas que pienso entrenando se diluyen en el olvido para siempre. Y es una pena, pero no porque piense cosas grandiosas, si no porque partes de mi se evaporan y, así, me pierdo algo de mí mismo.
De las cosas que he pensado entrenando recientemente destaca cómo me gustan las coincidencias. Coincidencias de cualquier tipo, da igual: el niño que resiste en nosotros nos hace pensar que hay algo de magia aún en ellas.


Me puede pasar con canciones, escritores, artistas, poemas, parajes, etc. que uno piensa que son íntimos tesoros. Al tiempo con amigos, uno se da cuenta de que que esos preciosos bienes son lugares comunes en el que nos encontramos a veces unos pocos.


Y no es raro encontrarse, al visitar a Pessoa, a Nacho o Atalanta, como tampoco es raro encontrarse en Flamenco Sketches al chulo, en la isla sur de NZ a David y a Miss Take, en Banksy a Miguel, en la Mar a Fernando Marián o a Toni Cendón, en el (riquísimo) B-side "metafísico" del deporte a Pablo o a mí mismo (que resulta que también me pasaba por allí), en Peter Pan a Pedro liderando a otros tantos miles... etc. No existe "mi tesoro", bueno no uno que sea sólo mio.


También me gustan las otras coincidencias más del azar, aunque sólo me hacen sonreir; no tanto pensar.

Sin embargo, como persona con formación en ciencia, hay otro tipo de coincidencias que me crean conflicto.


Me pasa a menudo (y ahora saldrá alguna sonrisilla), y tengo que considerar que son puras coincidencias, que pienso súbitamente en alguién y de repente me llama por teléfono, o me manda un mensaje. Se trata de personas con las que quizá llevo meses sin hablar, no son personas con las que hablo a menudo, lo que haría que la coincidecia sea más fácil.

Como "científico" no puedo afirmar que exista la telepatía. Sonrío y pienso que son coincidencias espléndidas y que no estoy "conectado" con algunas personas, aunque tenga la certeza a ratos de que así es.


Llevo un semana con esta sensación. Me acuerdo súbitamente del "compadre" mientras nado y cuando salgo de nadar veo una llamada suya a la misma hora a la que me acordé de él. Me acuerdo de ciertos amigos mientras corro y veo un mensaje suyo cuando llego a casa y veo el móvil.

Sigo sin ganas de escribir y me siguen encantando estas coincidencias. Todo esto para decir que mientras hacía elíptica en el gimnasio hoy a las 15h15 tuve la impresión de que la organización del IM de Niza había contestado ya a mi correo y cuando llegué a casa vi en el correo que haría mi primer Ironman en Niza, a finales de junio.

¿Las imágenes? Ya sé que no tienen nada que ver, simplemente me apetecía ver si aquí, en Bansky, me encontraba a alguien más. Si alguien quiere echar un vistazo a la web de este artista merece la pena: http://www.banksy.co.uk/

Por cierto, esta del perro es la que más me gusta a mí. A ver si el Taxero pone sus proyectos en su blog y si hay que ponerse un pasamontañas en un momento dado, por "amor al arte" lo que sea. (Corrección posterior: El Taxero ya publicó algún proyecto en su blog y se me había escapado: http://laweadeltaxero.blogspot.com/2009/03/proyectos-irrealizables-i.html ).


¡Salud!