jueves, 18 de diciembre de 2008

Hablar de uno mismo... o simplemente hablar.

Hablar de uno mismo, o hablar de lo que uno hace. Probablemente sea de las cosas más difíciles de hacer si nos importa no faltar a la verdad, si nos importa ser justos, si nos importa no engañar o, más importante, no engañarnos, cosa que nos gusta tanto. Por mucho que nos empeñemos, es tan sesgada la visión que tenemos de nosotros mismos y es tan fácil que espectativas y frustraciones nos influyan, que no resulta fácil no faltar a “nuestra verdad”. Por otro lado puede resultar un ejercicio bochornoso de culto al ego, en el que no es tan difícil caer si tenemos en cuenta que constituimos, lo reconozcamos o no, el centro de nuestro pequeño universo. Al hilo de lo que hablabamos de la tradición oral estuve escuchando algunas canciones que me gustaban mucho, narradas en primera persona y en las que el cantante hablaba de sí mismo. ¿Qué tenían esas canciones de especial?



TANGLED UP IN BLUE (DYLAN)
Early one morning the sun was shining
I was laying in bed
Wond'ring if she'd changed it all
If her hair was still red
Her folks they said our lives together
Sure was gonna be rough
They never did like Mama's homemade dress
Papa's bankbook wasn't big enough
And I was standing on the side of the road
Rain falling on my shoes
Heading out for the East Coast
Lord knows I've paid some dues getting through
Tangled up in blue.

She was married when we first meet
Soon to be divorced
I helped her out of a jam I guess
But I used a little too much force
We drove that car as far as we could
Abandoned it out West
Split it up on a dark sad night
Both agreeing it was best
She turned around to look at me
As I was walking away
I heard her say over my shoulder
"We'll meet again someday on the avenue"
Tangled up in blue.

I had a job in the great north woods
Working as a cook for a spell
But I never did like it all that much
And one day the ax just fell
So I drifted down to New Orleans
Where I happened to be employed
Working for a while on a fishing boat
Right outside of Delacroix
But all the while I was alone
The past was close behind
I seen a lot of women
But she never escaped my mind and I just grew
Tangled up in blue.

She was working in a topless place
And I stopped in for a beer
I just kept looking at her side of her face
In the spotlight so clear
And later on as the crowd thinned out
I's just about to do the same
She was standing there in back of my chair
Said to me "Don't I know your name ?"
I muttered something underneath my breath
She studied the lines on my face
I must admit I felt a little uneasy
When she bent down to tie the laces of my shoe
Tangled up in blue.

She lit a burner on the stove and offered me a pipe
"I thought you'd never say hello" she said
"You look like the silent type"
Then she opened up a book of poems
And handed it to me
Written by an Italian poet
From the thirteenth century
And every one of them words rang true
And glowed like burning coal
Pouring off of every page
Like it was written in my soul from me to you
Tangled up in blue

I lived with them on Montague Street
In a basement down the stairs
There was music in the caf,s at night
And revolution in the air
Then he started into dealing with slaves
And something inside of him died
She had to sell everything she owned
And froze up inside
And when finally the bottom fell out
I became withdrawn
The only thing I knew how to do
Was to keep on keeping on like a bird that flew
Tangled up in blue.

So now I'm going back again
I got to get her somehow
All the people we used to know
They're an illusion to me now
Some are mathematicians
Some are carpenter's wives
Don't know how it all got started
I don't what they're doing with their lives
But me I'm still on the road
Heading for another joint
We always did feel the same
We just saw it from a different point of view
Tangled up in Blue.



En primer lugar, y usando una frase de “Reservoir dogs”, creo que los detalles venden la historia. La canción anterior, de Dylan, menciona detalles que apuntalan bien la historia, dándole credibilidad. A saber, preguntarse si ella aún sería pelirroja, recordar la lluvia cayendo en los zapatos, el coche abandonado en el oeste, el trabajo en en barco de pesca en Delacroix, citar frases textualmente, rescatándolas del olvido (“you look like the silent type”), mencionar los hechos desde la percepción subjetiva personal con sinceridad y humildad, sin que aparentemente importe la opinión del oyente; y todo esto con la sensación latente de que “el pasado estaba justo detrás”. Parece como si, pincelada a pincelada, fuera desnudando la verdad.



GUITAR MAN (ELVIS)
Well
I quit my job down at the car wash
I left my mama a goodbye note.
By sundown I'd left Kingston
With my guitar under my coat.
I hitch-hiked all the way down to Memphis
Got a room at the Y.M.C.A.
For the next three weeks I went a haunting them night clubs
Looking for a place to play.
Well
I thought my picking would set 'em on fire
But nobody wanted to hire a guitar man.
Well
I nearly 'bout starved to death down in Memphis
I run out of money and luck.
So
I bummed me a ride down to Macon
Georgia
On a overloaded poultry truck.
I Thumbed on down to Panama City
Started pickin' out some of the all night bars
Hopin' I can make myself a dollar
Makin' music on my guitar.
Got the same old story at them all night piers
There ain't no room around here for a guitar man.
We don't need a guitar man
son.
So
I slept in the hobo jungles
I bummed a thousand miles of track
'til I found myself in Mobile
Alabama
In a club they call "Big Jack's".
A little four piece band was jamming
So
I took my guitar and I sat in.
I showed 'em what a band would sound like
With a swingin' little guitar man.
Show 'em
son.
If you ever take a trip down to the ocean
Find yourself down around Mobile.
Well
make it on out to the club called Jack's
If you got a little time to kill.
Just follow that crowd of people
You'll wind up out on his dance floor
Diggin' the finest little five piece group
Up and down the Gulf of Mexico.
And guess who's leading that five piece band
Why wouldn't you know
It's that swinging little guitar man.



Contar las cosas sin obviar lo malo, ni exagerar lo bueno, pues la memoria es traicionera. Contar, por ejemplo, que se pasó hambre en Memphis, que no conseguía tocar en ningún garito y que acabó en Mobile, Alabama, tocando en el Big Jack's, como en la anterior canción de Elvis. Una exposición cruda de cómo fueron los hechos consigue acercarse bastante a nuestra realidad íntima, siendo nuestras acciones pasadas y nuestro recuerdo de ellas, manifestaciones de nuestra personalidad. Seguro que ésta última le ha gustado al "Gran Doval" (parece el nombre de un gran ilusionista del siglo pasado).



Esta canción de Los Planetas, probablemente mi canción preferida en español, detallando la actividad diaria con la sencillez de un inventario, salvo por la última frase, consigue describir perfectamente un estado de ánimo triste con total sinceridad sin hablar para nada de él. Contar la realidad cotidiana de la cosas, atendiendo a los detalles y sin olvidar la parte con menos brillo del dia a dia. No todo va a ser acciones heroicas más o menos maquilladas, o historias de amor decimónicas... que las primeras no existen y las segundas vienen a durar unos pocos dias o unos pocos segundos.



CHELSEA HOTEL No2 (COHEN)
I remember you well in the Chelsea Hotel,
you were talking so brave and so sweet,
giving me head on the unmade bed,
while the limousines wait in the street.
Those were the reasons and that was New York,
we were running for the money and the flesh.
And that was called love for the workers in song
probably still is for those of them left.

Ah but you got away, didn't you babe,
you just turned your back on the crowd,
you got away, I never once heard you say,
I need you, I don't need you,
I need you, I don't need you
and all of that jiving around.

I remember you well in the Chelsea Hotel
you were famous, your heart was a legend.
You told me again you preferred handsome men
but for me you would make an exception.
And clenching your fist for the ones like us
who are oppressed by the figures of beauty,
you fixed yourself, you said, "Well never mind,
we are ugly but we have the music."

And then you got away, didn't you babe...

I don't mean to suggest that I loved you the best,
I can't keep track of each fallen robin.
I remember you well in the Chelsea Hotel,
that's all, I don't even think of you that often.

Incluso mencionar percepciones de uno mismo pasadas (que bien sirven para describirse con una perspectiva temporal), como cuando Cohen, en “So long, Marianne”, dice que pensaba que era una especie de “gypsy boy” que podía leer el futuro en las palmas de las manos, o como en la canción Chelsea Hotel, dedicada a la memoria de Janis Joplin, que términa diciendo “eso es todo, ni si quiera me acuerdo de ti tan a menudo”.
[...]
Tengo otra entrada para el blog escrita justo después de venir de visitar a mi abuela el otro día, pero no le acabo de dar forma, no consigo redondearla (que no dejarla redonda), y, mientras, voy poniendo otras como ésta. Tras varias mudanzas, tengo la mayoría de los libros metidos en cajas en casa de mi abuela (no son pocos libros y allí hay más sitio) y me empeñé en encontrar una cita de Stendhal que lei una vez en uno de los diarios de Andrés Trapiello. Este diario por entregas, “El salón de pasos perdidos”, es una lectura que recomiendo y que este autor publica anualmente, aunque creo que ha perdido el punto de sinceridad y humildad, hablando de sí mismo, de los primeros volúmenes al saber que muchos le siguen (aun con eso siguen mereciendo la pena). Yo tengo los cinco primeros. Pasando página a página me puse a buscar esa cita en una sala a una temperatura que no debía distar mucho de los 0ºC. Al final lo encontré en el quinto de los libros que decidí mirar, después de haber pasado cuidadosamente, durante más de una hora, unas 1200 páginas o más, una a una, ganándome a pulso un catarro. Quería poner la cita aquí tal cual era, pues no me fio mucho de mi memoria. Lo que voy a hacer es citar a Trapiello citando a Stendhal (cursiva), porque remacha muy bien al final:

“ << En el fondo, querido lector, yo no sé lo que soy: ¿bueno, malo, inteligente, tonto? Lo que sí sé perfectamente es lo que me causa pena y lo que me causa alegría, lo que deseo y lo que odio>>. A alguien que confesase esto mismo hoy dia se le cerrarían todas las puertas. Estamos demasiado acostumbrados a los matones de celuloide, a esa clase de perdedores que en algún momento de la película se lo han hecho con la más guapa. Esa frase la ha dicho alguien que ni siquiera se pudo acercar en toda su vida a una mujer hermosa, porque con preguntas como esa, las mujeres salen corriendo. La escribió hace ciento cincuenta años y el que la suscriba hoy va listo, aunque no tuviera, como él, los dientes podridos”
Pues eso, en el fondo, querido lector, yo no sé lo que soy: ¿bueno, malo, inteligente, tonto? Lo que sí sé perfectamente es lo que me causa pena y lo que me causa alegría, lo que deseo y lo que odio.

15 comentarios:

Clemente Alonso McKernan dijo...

Por cierto, pedonad por lo largo de meter las letras, pero entiendo que no todo el mundo se maneja bien con el inglés.

edecast dijo...

Again. Un "placer" leerte.

No me manejo bien con el inglés. Soy el típico “torpe” con los idiomas que a pesar de haber estudiado un montón de años es un desastre. Lo de entender las canciones en Ingles mientras las oigo es una “quimera”.
Digo esto porque cuando escuché por primera vez el tema de Leonard Cohen “Chelsea Hotel” me pareció, por la musicalidad, por el tono de voz, que estaba transmitiendo algo “profundo”, un tipo de sentimiento sencillo pero directo, no sabría como explicarlo.
El casó es que busqué la letra por internete, y leyéndola (leer en ingles digamos que es más fácil) y escuchando la canción a la vez me pareció “sublime”. Una canción que de alguna forma te recordaba perfectamente situaciones pasadas… (no necesariamente iguales, pero similares en sensaciones).
En definitiva, creo que es la única canción en ingles que prácticamente me sabía de memoria. Por las veces que la escuché.
Esta estrofa se me quedó grabada a fuego:
I remember you well in the Chelsea Hotel
you were famous, your heart was a legend.
You told me again you preferred handsome men
but for me you would make an exception.
And clenching your fist for the ones like us
who are oppressed by the figures of beauty,
you fixed yourself, you said, "Well never mind,
we are ugly but we have the music."

A fuego.

davidiego dijo...

bueno, yo soy un poco como edecast.

Pienso que al hacer el esfuerzo de pensarnos y escribir, o describirnos, dejamos trocitos de nuestra personalidad. Estos pedacitos de nosotros, unque estén hechos del mismo material son distintos, y aún más distintos los hace la mirada de quienes los encuentran.

bueno, malo, inteligente, tonto,
a ratos lo uno, a ratos lo otro,
depende de quien me mire.
el resto de la cita, genial.

tonicendon dijo...

Para mí ,esta claro como tú dices , y empiezo diciendo “para mí” que constituimos el centro de nuestro universo, pequeño o grande dependerá de si se mira desde fuera o desde dentro.
En la “para mí” necesaria y cotidiana búsqueda y apreciación de la verdad , de lo que en realidad eres en tu propio universo y en el universo formado por los infinitos universos individuales , lo mas importante o quizás lo único importante es lo que te dice el espejo cada día y cuando te miras a solas y quieres ver la verdad , sea o no hermosa la imagen reflejada , entonces ves lo que ves, sea o no lo mismo que puedan ver los demás.

La visión que los demás tienen de ti esta condicionada por, el amor o el odio , la capa de maquillaje que se lleve o simplemente el interés de la mirada.
Pero la visión que tu tienes de ti mismo , la que tendría que ser la mas real y sincera, probablemente esté sesgada como tu bien dices , segada por los reflejos de las frustraciones , expectativas y demás y sobre todo y muy sobre todo cubierta por el vaho de nuestra vanidad.

A quien confiese que no sabe lo que es : ¿bueno, malo, inteligente, tonto? pero si sabe lo que le causa pena, alegría , lo que desea y lo que odia, puede que se le cierren todas las puertas , pero quizás este abriendo la puerta mas importante.

Furacán dijo...

Hombre Clemen, yo opino que cuando hablamos de uno mismo o de cualquier otra cosa ya estamos faltando en algún grado a la verdad, primero por nuestras limitadas capacidades y luego porque el lenguaje tampoco nos permite expresar todo aquello que queremos (por lo menos a mi me sucede)
Pero por otro lado somos animales sociales, nuestro gran defecto y nuestra gran virtud. Necesitamos de las experiencias de los demás y por otra parte nos gusta expresarnos y que nos escuchen.
Conocerse a uno mismo es complicado aunque es quizás de las mejores cosas que se pueden hacer en la vida.
¿bueno, malo, inteligente, tonto? creo que ya lo he sido todo... y ahora mismo dependiendo quién, me adjudicará unos calificativos u otros.
Eso sí, con preguntas o sin ellas a mi las mujeres me salen corriendo igual :-D

EDUARDO ARROYO dijo...

Bueno, malo, inteligente y tonto son características que respecto a una personalidad están siempre condicionadas, matizadas y relativizadas por los contextos en los que te mueves. Eres bueno, malo, inteligente y tonto también según sean los que te rodeen y según sean ellos así tu puedes tener una posición de malo, bueno, inteligente y tonto más alta o más baja pero siempre relativa. Eso pienso yo y eso he experimentado.
Ahora ,yo sí se lo que me gusta y lo que me alegra y lo que me entristece ( y aun esos sentimientos afloran a veces sin saber porqué) pero sé reconocer los sentimientos que las cosas externan me inspiran, así al final esos sentimientos son los centros universales de cada uno, provocar eso en nuentro cuerpo y en nuestra vida resulta, en mi modesta opinión, el único camino de cada uno, trascendiendo de lo que opinen los demás de lo que hagan los demás. Lo de opinar de uno mismo sí es subjetivo, ¡cómo no va a ser subjetivo¡.
Joé, que me lío.
Pues eso Clemente, yo también suscribo la frace de tu cita.
Ah¡ además de las sensaciones que esas canciones y sus letras pueden provocar creo que de igual forma el sentimiento ese puede encontrarse en un atardecer, en una conversación con un extraño y hasta en el esfuerzo de un día de entrenamiento bajo la niebla.
Pues nada, que ¡¡Feliz Navidad¡¡, pero no por la Navidad en sí, que me da bastante igual, sino porque es el siguiente periodo disponible para encontrar las sensaciones placenteras de todo lo que te reconforte sea la forma que sea en que se presente la sensación. Un abrazo pucelano

Si te lo tengo que explicar... dijo...

"Ni sí, ni no, sino todo lo contrario..."No hay verdades absolutas. A veces somos buenos, otras malos, en ocasiones nos comportamos como seres dotados de una aguda inteligencia, y otras como un "pájaro bobo"... Cómo nos vemos nosotros, cómo nos ven los demás... Me gustan tus entradas por lo curradas que están. Gran selección de canciones, desde mi antaño admirado Dylan (cuyas contradicciones han podido con mi objetividad a la hora de seguir su estela), pasando por Cohen y sus letras casi siempre más tenebrosas aún que su voz, para terminar con Los Planetas... ¿Qué voy a decir si soy un "planetario" de pro... Muchas gracias por el rato de lectura y reflexión. Taluego!

ser13gio dijo...

Para mí pensar en uno mismo o escribirlo es un ejercicio de psicoanálisis de garrafón, pero que me ayuda a comprenderme y comprender mi entorno.

Hace bien poco tuve una pequeña crisis deportivo-existencial, de esas noches en las que lo ves todo negro. Resumo los entrenamientos semanales añadiendo sensaciones y demás, y me planteaba si eso mismo lo pondría públicamente. Cuesta mucho escribir de uno mismo para que te lea otra gente, por lo menos a mí me cuesta. Hice un esfuerzo de abstracción pensando que nadie me leería, y lo hice sólo para demostrarme mis debilidades. No me creo aquellos que siempre postean cosas maravillosas, que están como tiros y que les apetece muchísimo entrenar, si nos centramos en lo deportivo.

Algunos bloggeros creo que nos ahorramos un dinerito en psiquiatras, y creo que está bien poder leer cosas personales de vez en cuando, para poder algún día escribirlas o expresarlas también; parece mentira pero un ordenador e internet puedan humanizarle también a uno.

Yo soy más de Iván Ferreiro, con letras a veces extraordinariamente personales, algo que agradezco y me estimula.
s

Ishtar dijo...

Pues creo que de esto ya he hablado alguna otra vez, cuando alguien "me echa en cara" que solo hablo de tri y de demás tonterías alrededor de lo mismo en mi blog ;-) que, con todo lo que rajo, pocas veces hablo de mí. Puedo hablar de que he hecho esto o aquello, o que he ido a ese o tal sitio, pero de mí, de mi yo profundo, de mis sentimientos, de mis pensamientos "trascendentales", me parece hasta pornográfico hablar sin más, como el que habla de la forma de las nubes, y más aún en un medio "broadcast" (difusión), que todavía en un P2P (punto a punto)...

Eso tiene la desventaja de que muy pocos me conocen... muy muy pocos. Y eso a veces te da disgustos. Pero se ve que en el fondo soy tímida y eso creo que no tiene pinta de cambiar, que una ya tiene una edad ;-)).

BEsicos!

P.D.: te debo el documentillo, no me olvido...

Sonia dijo...

No cualquiera puede diferenciar lo que quiere de lo que odia, creo que esta es una cualidad muy importante en un mundo donde el todo vale, se marginan los principios y se axfisian los propios sentimientos en pro de la necesidad del momento.
No todos sabemos lo que queremos ni tenemos tan claro lo que nos repugna sin excepción, lo que nos convierte en buenas marionetas y material maleable.

Una buena cita para perfilar un caracter seguro y sincero.

Leer ese último párrafo con el Chelsea Hotel de fondo ha sido realmente un momento de sintonía, muy bien combinados!!

Ramón Doval dijo...

(Gracias por mencionar a algún antepasado mío).
Es que vaya plumas has ido a elegir: Dylan ("heading for another joint" puede malentenderse ¿no?), El Rey (o quien se las escribiera), Cohen, Alonso Mckernan. Lennon y Bruce también escribieron mucho en primera persona. No tardes.
(Otra del monte te espera, también en primera persona).

Clemente Alonso McKernan dijo...

Hola a todos y gracias por los comentarios.

Edecast, para mi Cohen y Dylan tienen una forma de contar las cosas a la que no llega nadie más. Bueno, tenemos la música y el tri, jaja.

David, A ver si te paso alguno de los diarios de Trapiello, creo que a ratos te gustarán. Otros ratos es rollo demasiado cultureta, que si te va, como a mí un poco, está bien también.

Tonicendon, muy bueno. También creo que sobre todo espectativas y la vanidad, incluso los que la rehuímos, pues vanitas vanitatum, et omnia vanitas... De acuerdo totalmente.

Furacan, en cierta medida esas necesidades sociales tienen su contraprestación también, ¿no? Adaptarse a ciertos consensos artificiales, cesiones cotidianas, etc. Por otra parte, que corran, que nosotros entrenamos, jaja.

Eduardo, hay tantos sentimientos que podríamos ir clasificando por partes y no acabaríamos, ¿no? Sí formarían una especie de corpus que nos vendría a dar forma...

Ironmanu, tenemos que juntarnos un día en Miróbriga con algo de música, en una especie de dia de Johnny Cash, pero con más grupos...

Ser13gio, totalmente de acuerdo en lo de los bloggeros. En cuanto a los de las crisis deportivas, creo que son frecuentes, pero ¿no te parece que al sobreponerse uno viene más fuerte que nunca? La motivación se va acumulando.

Ishtar, a algunos hablar de sí mismo, en amyor o menor medida, les puede servir como una forma de aceptarse o adaptarse a sí mismos. Es una opción personal y aqui, por ejemplo, en internet nos separa un cyberespacio, que no es anónimo, pero que sí es algo más frio. De todas formas, no querer hablar de ti misma también dice cosas de ti, ;).

Bueno, Sonia, lo que se odia y lo que se quiere, yo creo que se sabe. Otra cosa es albergar dudas sobre cómo actuar. Hombre, lo de acabar con Cohen parece que le deja un regustillo algo más trascendental al post, jaja.

Gran Doval, cuando escribías tu aquí el otro dia, escribia yo en tu blog. A ver si nos preparas más "ilusiones" montañeras, pero sin dejar de swimbikerunear.

Feliz solsticio de invierno a todos

Diego Santamaría dijo...

Hablar de uno mismo es algo que nos reconforta. Para eso algunos tenemos un blog, para contar qué hacemos, qué somos y que la gente opina o simplemente nos lea.
Aplicando un poco la frase de Ortega y Gasset, yo soy yo y mis circunstancias. Esas circunstacias necesitan ser alimentadas por nosotros, necesitamos que la gente sepa sobre nosotros, nos conozca, nos lean, sean partícipes de nuestros logros. Está claro que los logros personales nos reconfortan por sí mismos, imaginemos ser Ironman por ejemplo (ya que hablamos de tri), pero es casi más reconfortante las sensaciones que te transmite la gente cuando lo logras, esas caras de alegría que ponen por lo que tú has hecho. Como se sienten de orgullosos. Eso también reconforta y yo más bien creo, que es algo que necesitamos. Somos seres sociales, para bien o para mal, y necesitamos que esa sociedad sepa sobre nosotros.

(también que somos españoles, y por norma nos gusta contar las cosas, como aquel chiste que decía que a un chico le ofrecían acostarse con una diosa del mundo, a cambio de no contárselo a sus amigos.. y dijo.. si no lo puedo contar no me interesa).

ATALANTA dijo...

Bueno, Clemente. ¿Qué te voy a decir? Enhorabuena, una vez más, por estas entradas tan interesantes. Te la leí el viernes, la he vuelto a leer ahora. A mí con la edad, lo que me viene pasando es que cada vez estoy menos seguro de lo que soy realmente. Cuando era un chaval, portas esa arrogancia, esa seguridad sobre tantas cosas... Ahora, yo por lo menos, no veo más que imperfecciones y cosas a mejorar en mil aspectos.
Por otro lado hay episodios de mi vida pasada cuya forma va cambiando a medida que me alejo de ellos. ¿Cómo ocurrieron? ¿Cómo los recuerdaba antes, como lo hago ahora o como lo haré en el futuro? No se quién decía "Nada es como fue sino como se recuerda". Desde este punto de vista, las maravillosas canciones que has puesto son muy ilustrativas. La escuché el fin de semana. Ya sabes que para mí Dylan, Cohen y en otro nivel Elvis son intocables y al igual que Ironmanu te decía, yo también soy un planetario talibán. Para mí son el mejor grupo de la historia del rock español. Y me ha resultado curioso que pusieras "Un buen día" porque un día yo discutí con un amigo que me decía que era una jilipollez de canción. Yo le reprochaba que se trataba de una canción con mucha más chicha de lo que aparenta. Los tres versos que definen la canción en los que se vislumbra el dolor y cómo se engaña son los que la hace genial.
Un día preparo una entrada sobre Los Planetas con "Santos que yo te pinte". Cuando hice la Subida a la Veleta, incluso busqué el "Amador", el bar que aparece en "¿Qué puedo hacer?". Apunto esa oferta al Iron para una audición musical. De ésas antaño nosotros hacíamos muchas... con las pertinentes botellas de vino. Entreno por la mañana. Música por la tarde en el salón de mi casa. Cuando hagamos esa famosa quedada.
Ya te veo más animado. No te me quedes "Enredado en la tristeza" como el Dylan. Oye, no te pierdas "No Direction Home", el documental de Scorsese sobre Dylan. Pata negra. Si no lo pillas, ya te lo dejaré. Un saludo y salud.

Clemente Alonso McKernan dijo...

Hola otra vez,

Diego, de acuerdo en parte con esas motivaciones que comentas, pero yo creo que no son las principales necesariamente, aunque desde luego influyen y somos animales sociales con necesidad de ser aceptados y tal. En cuanto a los segundo que comentas de los españoles yo siempre he discrepado: contarlo puede estar bien, repetir suele estar mejor, y para eso es mejor callar...

Atalanta, A mi lo que me va quedando claro, a pesar de las dudas es que uno es lo que es y se acepta; lo que tardemos en descubrir qué se es, es otra cosa. Entiendo que Elvis está a otro nivel, sobre todo porque le escribían los temas, pero estarás de acuerdo conmigo que la personalidad del cantante hace mucho a la canción (el tema, de todas formas, me parecía cojonudo a todas luces y cuadraba bien). Queda pendiente esa quedada, a ver si mejora el tiempo. Ya esperamos esa entrada planetaria.

Gracias por los comentarios.

Salud!