lunes, 17 de noviembre de 2008

Estados de ánimo

Ya llevo un par de semanas con tratamiento para mis problemas de salud. Seguro que no es el peor tratamiento con el que los matasanos podamos condenar al malestar (y por tanto al “malser”) y, desde luego, es sólo temporal. Los beta bloqueantes intentan atenuar la actividad del sistema nervioso simpático para dos de sus cuatro tipos de receptores (los beta 1 y los beta 2) y, en particular el atenolol –que estoy obligado a tomar yo ahora-, es bastante selectivo para el corazón (beta 1). El problema es que al ponerse a “atenuar”, aun siendo fármacos selectivos, yo también quedo algo apagado como persona. Es algo parecido a lo que alguno –desconociendo el verdadero siginificado de la palabra “depresión”- llamaría “estar deprimido”. Es decir, ando con el ánimo algo decaído, pero no le doy mucha importancia porque lo achaco a un accidente temporal, que es este tratamiento.

Sin embargo, estos cambios me hacen pensar en los estados de ánimo, estados que yo suelo asumir con la misma resignación o gratitud que siento por una fría y triste niebla que nos condena a la soledad visual o por unos calidos rayos de sol atravesando la melancólica nostalgia del otoño. La única diferencia ahora, quizá, es que intento no incomodar a nadie con esta insuficiencia anímica que me limita y me enfada conmigo mismo, y busco la comodidad conforme y autocomplaciente de la compañía y voz propias, donde todo lo demás, como decía Monterroso, es silencio.



Ayer fuimos a hacer un pateo por Gredos, cosa que me pedía el cuerpo desde hace un tiempo. Subimos al Morezón por el refugio del rey (que no estoy para muchos trotes), bajamos por la canal directamente a la laguna, sin necesidad de crampones (la nieve estaba perfecta) y volvimos por la ruta de los domingueros, cruzándonos con un convoy de señoras bien maquilladas y peinadas que se dirigían al refugio sin mochila, ya que tenían porteadores que se encargaban de subirles hasta la laguna sus secadores de pelo, sus cajas de música de las alhajas y sus equipaciones completas (recién adquiridas) del Corte Inglés, listas para esa nueva vocación montañera, que pretende huir de la vacua vanidad de la ciudad y el club de campo para establecerla en la montaña…



Subiendo, paciente, iba físicamente hecho una pena, psíquicamente penando, pero olvidando un tanto “la pena” que traía. No es que pasara a un estado de excitación alegre como es normal en muchos de nosotros cuando vamos a la montaña, pues tengo la sensación de que los fármacos no me lo permiten. Pero al menos sí pasé a un estado de alegre tranquilidad en la que me di a pensar, como he dicho, en los estados de ánimo, ya que tengo la fea costumbre de ponerme trascendental a veces, generalmente cuando menos viene a cuento.




Me entristecía un tanto la precariedad física con la que subía, recordando la plenitud que la actividad física sin taras me ha hecho sentir en el pasado. El recuerdo de cómo he sido, de cómo me he sentido hasta hace nada, confrontado con la minusválida realidad, me hacía pensar en lo fugaz de los buenos momentos y en lo ralentizado (aunque por suerte fácilmente olvidable) de los malos. Con una sonrisa trabajada, por el esfuerzo, he conseguido negarme a mí mismo que nada importa echando un vistazo al paisaje.



Tranquilamente hemos vuelto a Salamanca Chuchi, Andrés y yo; los tres contentos, cada uno a su manera, con algunos chistes por el camino y sus correspondientes risas. Con la suavidad de la noche y un rubor de sol agradecido en la cara, me he puesto a dar cabezazos en el asiento de atrás, siendo téstigo imparcial y desinteresado de la lucha almohadillada entre sueño y vigilia, abandonándome al olvido de los sueños soñados.
Cuando he despertado sonaba “Yesterday” en el coche de Andrés y he recordado lo bueno que fue aquel disco, no siendo una concesión a los autores de la canción (que nunca llegaron a ser de mi agrado), si no una concesión a la verdad, si es que ésta necesita concesiones.



He echado un vistazo a las fotos que he tomado, las fotos del “hoy”. No sé si “Nada importa”, que accesos nihilistas tengo a ratos; ni sé si importa el futuro o tan siquiera, si acaso, el “hoy”; no, de momento no es el ahora, es el ya. Y sí, oyendo la canción he sonreído y también he llegado a la conclusión de que el ayer tampoco tiene nada para mí…
Y por ahora es mejor así; yo estaré esperando a que salga un poco el sol para sonreir algo más.

(Para el que vaya más flojo con el inglés:
Yesterday, there was so many things
I was never told
Now that I'm startin' to learn
I feel I'm growing old
'Cause yesterday's got nothin' for me
Old pictures that I'll always see
Time just fades the pages
In my book of memories
Prayers in my pocket
And no hand in destiny
I'll keep on movin' along
With no time to plant my feet
'Cause yesterday's got nothin' for me
Old pictures that I'll always see
Some things could be better
If we'd all just let them be
Yesterday's got nothin' for me
Yesterday's got nothin' for me
Got nothin' for me
Yesterday, there was so many things
I was never shown
Suddenly this time I found
I'm on the streets and I'm all alone
Yesterday's got nothin' for me
Old pictures that I'll always see
I ain't got time to reminisce old novelties
Yesterday's got nothin' for me
Yesterday's got nothin' for me
Yesterday's got nothin' for me
Yesterday...)

28 comentarios:

Nacho Cembellín dijo...

Que malos pacientes somos los deportistas.

Ánimo tío, esto será otro motivo de crecimiento, piensalo así.

Iván Tejero Vázquez dijo...

Me alegra verte subiendo otras cimas y espero que sirvan para despejarte dejar la mente en blanco y por momentos olvidarte un poco de todo, que a veces hace falta.
Ánimo y a no dejar de sonreir!!
Por cierto, gracias por hacerme recordar esa canción, los Guns vaya si me gustaban en mi época de nadador, sacaré los CD´s para el coche, porque eran 2.

Ishtar dijo...

Eh, eh, ojito con los G'n'R, que han sido muy grandes ;-).

Y no te preocupes por tu precariedad física que, como dices, es algo temporal... piensa que otros cargaremos con ella per saecula saeculorum ;-).

Besicos y ánimos!

javier dijo...

Animo y a levantar el vuelo que queremos verte con ese mono amarillo y negro ( el de las avispas).
entrenado para IM y sufriendo.

Bulderban dijo...

Morezón, Clemente, no me cambies el nombre a ese cerro. Guapo el paseo !! Yo en cuanto pase por el pueblo me echo al monte también. Un abrazo

Furacán dijo...

Ánimo Clemen!
Espero que pronto esto se quede únicamente en un mal trago.

Un abrazo y mucho ánimo!

ATALANTA dijo...

¡¡Ánimu, dagal!!. Decía Boecio aquello de que la mutabilidad es la tragedia y la esperanza del ser humano. Tanto lo bueno como lo malo pasa. Buen sitio elegiste para buscar dentro de ti.
Desde que fui de crío al Circo de Gredos, me quedé prendado del lugar y no hay año que no pase por allí. Incluso este año barajamos pasar la noche vieja allí metidos. Me da que a ti como a mí, también te da por quedarte sentado mirando espectáculo tan imponente.
Los GNRoses.... hmmmm.... sospechosos pero geniales. Un día preparo una entrada sobre el Sleazy Rock. Habrás ido a ver la exposición "Rock my religion" en el DA2.No te la pierdas. Pasarás un buen rato.
Lo dicho, ánimo y paciencia. No me seas negativo...eh?

Sonia dijo...

Ya veo que te han corregido con lo del Morezón, que ya te iba a dar caña , jj, pa una vez que puedo.Las fotos de la laguna me han hecho añorar mis vacaciones de verano. Vete algún finde a Hoya Moro, laguna del trampal.. estará todo precioso.
Las señoras con sherpas tienen todo el derecho también a tener su día de domingueo y disfrutar de la montaña, quiero creer que así se preocuparán más por el cuidado de la naturaleza.
¿sabías que usamos la palabra sherpa para referirnos a un porteador, pero que realmente un sherpa es un hombre que habita en esa región de Nepal? No todos los sherpas son porteadores ni todos los porteadores son sherpas.
Cuídate.

davidiego dijo...

todo pasa.
ya volverás a disfrutar y no te acordarás de esto.
un abrazo.

Pablo Cabeza dijo...

A los activos e/ hiperactivos, que difícil nos resulta estar en barbecho, que malos pacientes somos aunque sepamos dar consejos a los impacientes.

El Morezón y tu excursión, también me recuerdan algunos capítulos míos de primera juventud, y las luchas entre la realidad, el entorno y el deseo de superación y libertad; algún invierno he escapado yo también a esas cumbres, con mi hermano, maestro de la naturaleza e himalayista, que supo estimular, a veces, en mi, la sempiterna y necesaria búsqueda.

Un abrazo y mejórate, te necesitamos.

Ramón Doval dijo...

Just take a walk down lonely street
To heartbreak hotel.
¡Good health, Macka!
Gracias por tu mensaje.

Clemente Alonso McKernan dijo...

Hola a todos,

Gracias Nacho, eso espero, pero me da la sensación de que pierdo el tiempo con estos fármacos y debería hacerme el estudio electrofisiológico directamente ("operar", para que nos entendamos).

Iván, gracias. A ver si coincidimos en Lanzarote. Buenos discos, por cierto.

Ishtar, no me cuentes rollos, que te he visto relevar cojonudamente en el Festrival.

Gracias Javier, de momento no estoy para picar mucho.

Bulderbán, se me ha metido mal el nombre en la cabeza desde el principio y aunque está corregido no será la última vez que lo voy a decir mal. Además, tened paciencia que estoy bajo tratamiento "enlentecedor", en inferioridad de condiciones, gg. Por cierto, ¿qué pueblo era el tuyo?

Gracias Furacan, a ver cuando mencionas al pájaro ese que resurge de sus cenizas en "The other side" para que nos motivemos algunos, ggg.

Dagal, no me entero de la vida culturetil de Salamanca. A ver si me paso a echar un vistazo. Gracias.

Sonia, como si tuvieras que esperar a que me equivoque para meter caña. Por cierto, tú no viste a la manada de señoronas. Tuvimos que apartarnos para que pudiera pasar el cortejo como si pertenecieramos a una casta inferior y dejaron un olor a pachuli que las cabras montesas se daban cabezazos contra las piedras.

David, todo pasa y todo queda. Te lo agradezco, pero si no de esto, de los episodios malos de este verano te aseguro que no me voy a olvidar nunca.

Un saludo a todos.

Clemente Alonso McKernan dijo...

Perdonan por lo simultaneo.

Pablo, ya hemos comentado los rasgos en común de los triatletas y los montañeros alguna vez. Quizá los triatletas podemos recurrir a la montaña alguna vez para cubrir carencias... "estados carenciales" que los complejos vitaminicos anunciados por TV no pueden satisfacer.

Jet-Lag-Super-Father: Heartbreak Hotel se me pasa de ritmo, que estoy ralentizado, pero siempre puedo coger algo de el Elvis más meloso y aplicarmelo e ir subiendo hasta llegar incluso al Viva las Vegas, jaja.

Gracias a los dos también. Un abrazo a todos.

David dijo...

¿Qué consejo o palabra de ánimo puede dársele a un tío que como deportista ha llegado tan arriba y que encima es un profesional de la medicina?

Pues uno sencillo y sincero.

Clemente, ÁNIMO, no te dejes caer, eso es lo que tienes que hacer, subir montañas, las físicas y reales y las que no lo son.

tonicendon dijo...

Jorge Manrique dijo:
Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte
contemplando
cómo se pasa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando,
cuán presto se va el placer,
cómo, después de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parecer,
cualquiera tiempo pasado
fue mejor......

Y mi abuela me dijo:
"No hay mal que dure cien años".

No voy a comparar a Jorge Manrique con mi abuela y ni se me pasaría por la imaginación el intentar prescindir de los imprescindibles momentos melancólicos y con el animo de capa caída , pero después de disfrutados esos momentos ,es mejor pensar como las abuelas.

Miguel Pinto dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=jHPOzQzk9Qo

Xabito dijo...

Una persona tan íntegra y tan plena como tú...... pasarás esta "pena" como has pasado tantas otras, sufiriendo en carrera, en los entrenamientos, o en otras facetas de la vida.

Tienes una mente y un cuerpo privilegiados y este pequeño contratiempo que te acompaña durante algunas semanas será pronto sólo un incómodo recuerdo....

Da gusto poder ver que hay seres humanos como tú!

Un abrazo y muchos ánimos!

Ruth dijo...

jo Clemen, no me gusta verte triste... te comprendo. No nos gusta sentirnos debiles y vulnerables. Ver que el aspecto fisico no está como quisieramos. Aun asi, sigue disfrutando de esos paisajes...
Como dice Pablo, cuanto nos cuesta estar quietecitos...

Clemente Alonso McKernan dijo...

Hola a todos y gracias otra vez por lso comentarios:

David, lo de profesional de la medicina, en fin, me pagan por lo que hago sí, pero sería un agravio para otros sanitarios. De momento "semi". Gracias, siempre seguir en la pelea, "estar en ello". Salud.

Tonicendon:
"cuán presto se va el placer,
cómo, después de acordado,
da dolor"
Qué grande, será el otoño y el crecimiento interior.

Miguel: muy bueno.

Xabito: Aunque te pasas te lo agradezco. "Integro" me esfuerzo por que sí. "Pleno" y "privilegiados" se me pasan. Intentaré segui haciendo lo que pueda, lo que intentamos todos, imagino. Gracias.

Ruth, Gracias. Estos dos meses tendré que subir algo más al monte.

De todas formas me ha quedado algo tristón el post, cosas de la licencia "artistica". Lo demás, aparte de silencio, será otoño.

Saludos a todos.

Jonathan Martin dijo...

Animo y a recuperarse pronto, que voy a necesitar un tio fuerte, que me exprima, para preparar el IM del próximo año. Nos vemos!!

eduardo arroyo dijo...

Bueno, bueno, Clemente. Ni el ayer, ni el mañana ni el hoy, como dices es el ahora. Te dejo cuatro cosas que un "aficionado", un tal Neruda, dejó hiladas por ahí:

"Despues de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia
entre sostener una mano y encadenar un alma;
y uno aprende que el amor no significa acostarse y que una compañía no significa seguridad, y uno empieza a aprender...

Que los besos no son contratos y
los regalos no son promesas,
y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta
y los ojos abiertos, y uno empieza a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreneo del mañana es demasiado inseguro para planes...
y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.

Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado
hasta el calor del sol quema. Así que uno planta su propio jardín
y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien te traiga flores.

Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende..... y con cada día uno aprende. "

... y sigue bastante más, pero si te da algo de la fuerza que cada día me da a mí cuando lo leo pues me alegro.

Venga, Clemente, ánimo, que uno (como tú o como cualquiera) realmente es fuerte.
(Te lo dice un aprendiz de tritateta piltrafilla).

Eduardo, pucelano pero de Hervás (CC)

misstake dijo...

Creo que debes darte tiempo, un poco más, y sobre todo no buscar cómo corregir algo que no depende de tí. Te irás adaptando a los efectos del Atenolol. ¿Cómo te sentiste -cardiológicamente- subiendo?
Lo demás es porque llevamos unos cuantos días grises!!!
Un abrazo bien fuerte y ya sabes dónde encontrarnos!!
Seguimos teniendo una cena de 4pendiente...

Bulderban dijo...

El Barco de Avila. Estas invitado a patear la parte más desconocida (la menos explotada) de Gredos cuando quieras. Abrazos

Clemente Alonso McKernan dijo...

Hola otra vez y gracias por lo comentarios.

Jonathan, hay que hacer grupeta este año que aquí en Salamanca somos como el ejercito de Pancho Villa.

Eduardo, muy bueno Neruda. Gracias. Por cierto al acabar los triatlones somos todos triatletas piltrafillas, si no es que no lo hemos hecho bien.

Miss Take: Con el Atenolol no creo que llegue a adaptarme ni ganas que tengo, que aguntaré una semana más y basta. Cardiológicamente B-bloqueado: bradi y ritmico, pero lento en todo lo demás y algo disneico si hay demanda (puede que sea subjetivo). Primeros dias dosis plena algo de taqui, imagino que por TA muy baja, luego adaptado. Por lo demás, sospecho que a menos que ablacione acabaré petando otra vez en cuanto deje el tto, seguramente una semana antes del IM que decida correr, en cuanto empiece a descansar y el tono vagal se esfume: ¿solución reventarme a entrenar? a por un tonazo vagal, ggg. Lo de la cena no se me olvida, seguro. Por cierto, habrá que correr en Vitoria después de ver las fotos de tu blog, que lo tenía algo abandonado (ya me he puesto las pilas). Gracias

Bulderban, avisa cuando vayas que me apunto y me aprendo bien los nombres. OK?

Saludos a todos

edecast dijo...

Me veo en parte reflejado en lo que comentas, no sé si derivado también de "precarios" estados de salud, que según me han diagnosticado hace poco en mi caso me acompañarán de por vida, con sus consiguientes fármacos "controladores" y "paliativos" también de por vida, pero espero que como dice el médico me muera de viejo, espero ;-)
Lo que dice Nacho, malos pacientes somos los deportistas... ;-)

edecast dijo...

Que se me olvidaba, ánimo para esos "desánimos" inducidos por la salud!

Santa dijo...

Joe, me alegro un montón de que ya andes moviendo el esqueleto por las lindes montañosas. Hace poco estuve en Salamanca, ojalá pronto cuando vuelva de nuevo con la bici por allí tenga el honor de compartir un rato de carretera contigo. Aunque mi última visita allí me sirvió para ganarme un gripazo. Que envidia subiendo montañas... lo echo de menos. Con las veces que me he subido yo al Pico del Lobo (la pinilla) para poner el belén en navidad hubiera ventisca o no.

Clemente Alonso McKernan dijo...

Hola otra vez!

Edecast, gracias. Acabaré visitando a uno de esos charlatanes de los que hablas, jeje.

Santa, gracias, pero es lo que me queda de momento, la vida de pureta-jubileta. Cuando pases por aquí traete la burra y te enseñamos esto un poco.

Saludos a todos