sábado, 28 de junio de 2008

ALTA MAR

Embarcado ya, pasear por la borda de estribor, ladeando la cabeza de cuando en cuando para evitar los obenques, las drizas y las burdas, primero del palo mayor y después del palo de trinquete. Llegar a la proa y comprobar que el bauprés apunta justamente a donde yo quiero, el horizonte infinito. Seguir con la mirada la trayectoria del estay hasta lo alto del trinquete y ver como debajo se hincha el petifoque, y debajo foque y contrafoque. Bajar por babor repasando con la mirada todo el velamen, primero, siguiendo con el palo de trinquete, ver como cuelgan de las vergas sobrejuanete, juanete de proa, gavias de proa y la vela trinquete. A la altura del palo mayor, de abajo a arriba, observar admirado la contención de la mayor, y luego las gavias, juanete y sobrejuante de la mayor. Y ya, al final, ver en el palo de mesana ese mismo velamen algo menos grande y después, sobre la misma popa , meneando la botavara de cuando en cuando, la cangreja y, encima, como revoloteando, mi vela favorita: la escandalosa. Situado ya en la popa, ver cómo se deshace mi estela en la mar amarga (que hubiera dicho Lorca), darme la vuelta y ver mi barco abarloado por la fuerza del viento que tensa todo el largado trapo.

Es un símil que me gusta: un barco de vela avanza, pero depende del viento o, mejor dicho, de la meteorología. Nadie quiere estar al pairo, pero la vida obliga. Donde manda patrón no manda marinero. Yo he sido un barco carguero. Aceptaba una carga y la llevaba de A hasta B (alguna vez he cargado de más). Creo que he sido muy trabajador y dudo que deje de serlo porque es la forma que tengo de entender el entrenamiento de fondo. Pero quiero dejar lar rutas marítimas marcadas por calendarios alienantes. No voy a dejar las cartas de navegación, me ha llevado muchos años aprender a usarlas. Pero quizá aparque el radar y el GPS y vuelva a coger los sextantes y me dé por mirar más a las estrellas y al horizonte. Y haré por llegar a los sitios y pasar cabos más lejanos -ponerme un pendiente cuando pase Hornos (esto puede ser el IM)-, porque los vientos son benévolos (“porque las cosas son así y, por eso, así están bien”) y la mar es inmensa y con un infinito desconocido y mágico. Y a mí me apetece descubrir esa mar con algo más de libertad, un poco más a la antigua manera, y con la ilusión y la pasión por descubrir que tenía cuando era grumete.


Por eso, aun estando contento con cómo he entrenado este año (“muy profesional”) a pesar de los resultados, he decidido tomar yo el mando de mi entrenamiento (un velero que pretendo muy marinero), y tengo que decir, primero, que lo hago con toda la humildad del mundo (pues el “autoentrenamiento” es complicado y quizá “me lleve a pique”) y, segundo, que tengo que dar las gracias a todos los entrenadores por los que he pasado, pues de todos aprendí cosas que no vienen en los libros de fisiología y entrenamiento. Esas cosas que me enseñaron, lo estudiado y todo lo que he aprendido con mis propios fallos (que constituye, por desgracia práctica y por suerte espiritual, el grueso de mis conocimientos) me autorizan, en mayor o menor medida, a tomar el mando de este barco que se cansó de su repetida ruta de años y años y algún que otro pirata (y me refiero más a los piratas del mediterráneo, norteafricanos, que a los de las novelas de Stevenson); este barco que ha largado velas y emprende las rutas de los pioneros con viento fresco, para enconrtar de nuevo ilusión, y todo lo que ésta traiga.

Por eso gracias a todos esos entrenadores, por orden alfabético: Alberto, César, Dudus, Julio, Neli y Rubén. Sé que me queda por aprender, como a todos, imagino, pero me hubiera gustado aprender más de unos pocos entrenadores más (también por orden alfabético: Mujika, “Portsea”, Rioseco, Sutton y algún otro), pero este navío ya zarpó y tendré que conformarme con coserles a preguntas si me encuentro con ellos, como también preguntaré a alguno de aquellos que ya conozco si tengo alguna duda (llamar por radio a Capitanía Marítima). Karl Popper proponía para la ciencia el principio de falibilidad, esto es, “Yo también me puedo equivocar”. Si me pregunto en todo momento si la cosa va bien o puede ir mejor, me resultará más fácil rectificar o mejorar sobre la marcha y al mismo tiempo ejecutar con convicción ese entrenamiento revisado, flexible y libre. Veremos en qué acaba todo esto, quiero decir, veremos si llego a buen puerto.

***

Por cierto, hoy tras dos semanas de descanso presuntamente activo (poco activo), pues iba ya muy fundido en Zarautz, zarpé con la bici de monte y dos líantes amigos míos, muy "cuchilleros", y no llegamos a puerto hasta 4h después. Realmente estoy más blanco que lo que parece en la foto, pero la pila de mierda que traía encima me ayudaba a disimular. Saqué la foto por si se veía, aunque más sucias llegaron por dentro.


Mientras Darko dormía, como podéis ver en la foto hace pompas con sus babas cuando duerme: es un figura.

¿Os acordáis del Tetris tridimensional? Yo no llegué a jugar, pero dudo que hubiera llenado más mi coche al hacer la mudanza de Soria a Salamanca si lo hubiera hecho (aunque no lo creáis, ahí hay tres bicis y un hombre que dice "¡Ay!" al ver su coche). He decidido preparar el Mundial de LD en Salamanca, el terreno es más favorable. De todas formas tengo que decir que he recibido toda la ayuda y el apoyo necesario del CAEP de Soria y en especial de Rubén Andrés, que ha hecho todo lo posible porque yo me sintiera como en casa.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad que el simil no está nada mal porque has ido zarpando de puerto a puerto en función de los vientos propicios. Dejaste Madrid con la intención de quedarte en Salamanca pero ciertas injusticias y dificultades hicieron de Soria el único destino posible.
Finalmente encontraste gente amable en cada puerto visitado y seguramente seguirá así, aunque el destino parezca a primera vista poco alentador, aunque Soria haya sido una ciudad complicada por el tema de tus entrenamientos de ciclismo seguramente habrás aprendido y recordarás vivencias que mentarás con una de esas sonrisas de evocación al pasado (ah, a lo mejor no, que tu no sonreías tanto).

Un beso y felicidades por estar haciendo lo que querias, asumir tu propio riesgo.
Soni

davidiego dijo...

Bienvenido al puerto que te vio salir por primera vez.

Suerte y vientos favorables en tu nueva aventura, que fuerza no te falta.

Cuando pases cerca de mi isla no dejes de acercarte, habrá comida y bebida fresquita (aunque por ahora me estés avituallando tú) y si quieres compañía en el infinito, estaré gustoso de acompañarte a hacer ese horizonte más cercano.

Cuando quieras te dejo ordenarme el trastero.

Triluarca dijo...

Me recuerda mucho al concierto de despedida de Celtas Cortos, "nos vemos en los bares", en la presentacion que hacen de la banda.

Suerte en Salamanca y Almere. Te esperamos en Cerceda

Furacán dijo...

Buen símil Clemen! Te deseo toda la suerte del mundo en este nuevo proyecto. Todos los cambios son complicados pero con esa actitud estoy seguro que llegarás a buen puerto.

Saludos y ánimo!

Si te lo tengo que explicar... dijo...

Buena mar y vientos benévolos en tu nueva singladura, intrépido navegante. Una vez eches el ancla, habremos de quedar los marinos que por aquí fondeamos, para escuchar tus historias de tormentas furibundas y alisios cálidos,mientras tomamos unos tragos.
Pdta:Ese amigo cánido tuyo es un crack!

Marc Roig Tió dijo...

Con tantos metros de eslora y muchos más de velamen es seguro que atracarás lejos, mas no te confíes de la calma que la mar es muy traicionera. Agarra el timón con fuerza y manda a tu tripulación con autoridad pues solamente con la unidad se alcanzan los destinos soñados.

Y si por casualidades de la vida te vieras falto de un grumete, no cejes en el empeño de solicitarme pues pronto estoy a unirme a tan grande empresa.

Ruego a Dios para que los vientos te sean favorables y, después de aventuras y penurias, tu oreja luzca con orgullo el aro que ha de mostrar tu valía.

Fernando Marián dijo...

Ahhh, Clemen... Te reconoces como marino que zarpa, errante, en busca de sensaciones, experiencias. Estas condenado a viajar, a moverte permanentemente para poder respirarlas y llenarte. ¿Hasta cuando? No tiene sentido hacerse esa pregunta cuando uno no busca la respuesta.
Tu vida parece estar en el camino. En eso consiste la LD, pues son las horas de recogimiento personal en el esfuerzo las que te hacen sentirte quién y como eres.
Solo tienes un sentido en la marcha como tú bien reconoces, hacia delante allí al horizonte. La rutina de los kilómetros se disuelve en un mar de sentimientos profundos que te acompañan en la travesía.
Mucho de lo que has escrito por aquí me imagino que lo has conformado en esas horas de soledad que te brinda el entreno de "larga", y si por unos instantes miras para detrás, hacia lo ya recorrido, verás quién eres verdaderamente. A mi parecer, solo el IRONMAN, la larga distancia, te permiten tener esa perspectiva, el reconocerte en el camino. Saber que eres el Ulises de tu propia Odisea. No te voy a dar ninguna bienvenida porque ya te la di en su día y porque ya no estoy en el camino, pero solo te deseo que cuando hagas un alto, mires atrás y pienses quien eras cuando zarpaste la primera vez. Entonces des gracias.
Un abrazo fuerte.
Marián (El Trina ;) )

PD: No te deseo suerte, sino justicia.
PD2: Quizás como sugerencia, yo, que disfruto con tu forma de ver el mundo, agradecería una cita completa sobre que han representado los entrenadores en tu vida. Yo tengo mucho que agradecerles.

keyop dijo...

Sencillamente GENIAL. Blogs como este y el de Carlos Gil nos hacen disfrutar de verdad a los que amamos este deporte. Esperemos que los nuevos aires de Salamanca hagan más activa tu sabia pluma.(estilográfica) Estaremos ansiosos de leerte.

Saludos

Pablo Cabeza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pablo Cabeza dijo...

Yo, como tu, también tuve entrenadores y fueron muy importantes en mi vida.

Pero llegó un momento en que necesité mi propio espacio, deseaba encontrarme aún más a mi mismo. Es un proceso. Nunca me arrepentí de ello y tal vez esa decisión me ayudó a madurar deportivamente, ( también a nivel personal), a crecer, a experimentar en mi mismo mis propias convicciones.

En todo deporte de fondo necesitas que alguien te aliente luego, cuando de verdad te sientes preparado, volar solo.

Mucha suerte.

Triluarca dijo...

"Ladron de melodias"

Ishtar dijo...

Uffff, pues no puedo más que desearte mucha suerte con esa decisión, que yo, a diferencia de lo que les parece a muchos, lo veo algo muy dificil. Es mucho más fácil engañarse a uno mismo que a un entrenador objetivo ;-), así que espero que seas concienzudo y consecuente con lo que te autoplanifiques. Si es así, seguro que llegarás a buen puerto ;-).

Besicos!

Clemente Alonso McKernan dijo...

Hola a todos y gracias por los comentarios. Perdonad la tardanza en contestar. Me fui "pal pueblo" en bici y acabo de llegar.

Sonia,Soria también ha estado bien, eso sí, no para la bici. Me llevo cosas de allí... Y sí sonrío, pero sonrío más por dentro, que una vez que tienes una "pose" hay que mantenerla.

David, pues ya compartiremos horizonte charro.

Jaime contad conmigo para Cerceda. Estaré en madrid el lunes y martes después de la copa del rey, por si hacéis grupeta, me apunto.

Furacán, ya me dirás cuales son las aves que tengo que identificar que indican la proximidad de puerto.

Ironmanu, por lo que me dice David, creo que contarás tu mejores historias que yo, suerte en Roth!

Marc, a ver cuándo nos vemos. Seguro que ya tendremos historias de viejos lobos de mar. Animo!

Fernando, lo de Ulises y el camino da para mucho. Aún más si ya hemos estado en el camino. Que sepas que se te echa de menos en las carreras. Habrá que ingeniárselas de otra manera para coincidir contigo. Un abrazo muy fuerte!

Keyop, los aires de Salamanca se las traen, que por aquí sopla mucho, pero como dicen lo que no mata, "engorda". A ver si engordo triatleticamente.

Pablo, gracias por el voto de confianza, viniendo de tí vale doble (como deportista y como entrenador). Intentaré volar como alcón, pues.

Jaime, ¿eso es el titulo de una canción de Celtas? Me sacas de la de 20 de abril del 90 y me pierdo. Po0r cierto, os habéis fijado como hay canciones (poemas, libros, etc) que a cierta edad no te dicen nada y 10 años después las entiendes. A mi me pasa con esta canción.

Ishtar, yo ya me he autoentrenado en el pasado y ya parto de una base y conociendo unos errores. Hoy tengo más experiencia, más calma y menos que perder (por tanto lo haré con menos "ansia"), porque sólo busco disfrutar del deporte. No quiere decir que no me equivoque de puerto, pero difrutaré del camino igual.

Un abrazo a todo y gracias por este comentario-apoyo.

Clemente Alonso McKernan dijo...

Por cierto, en mi defensa y a modo de disculpa por mi descuido, sé que halcón se escribe con "h", pero los teclados viejos y escribir a "vuelatecla" no congenian bien. Lo siento, que ya sé que hace daño a la vista. Saludos otra vez.

magopepo dijo...

Donde hay un deseo hay un camino.

No es tan importante si se recorre solo o acompañado, cuanto la intensidad del deseo para disfrutar del camino.

Ilusionados saludos.