martes, 8 de enero de 2008

Toni y Craig. Tarifa

Estos dos que veis en una puesta del sol de Taranaki, NZ, son Toni y Craig. Iba a decir que son mis amigos de Nueva Zelanda, pero a mí me parece que son casi familia. Me quedé con ellos en noviembre del 2005 cuando fui a New Plymouth a correr y me trataron de una forma increíble. No puedo decir que no estuviera en casa, aunque estuviera en una parte del mundo diametralmente opuesta. Digo sol de Taranaki porque se trata de un sol diferente allí; es una luz mucho más fuerte y yo, que creo que heredé los delicados ojos de mi abuela escocesa, iba por allí con los ojos algo entornados y más ciego que un topo. El año pasado, para sus vacaciones, decidieron ir a Canberra a ver el Mundial de LD, al que yo fui a arrastrarme miserablemente. A pesar del triste espectáculo que ofrecí, me hicieron muy feliz con la visita.

Toni y Craig llevan años intentando ampliar la familia. Esta busqueda les traía bastante preocupados porque, por más médicos que visitaran o por mucho que lo quisieran, no coseguían quedarse embarazados.

En los últimos días de diciembre me llegó una llamada de Nueva Zelanda. Toni estaba embarazada y me llamaban desde la otra punta del mundo para decírmelo. Yo debo ser algo sensiblero para estas cosas, pero me parece que no puede ser coincidencia que yo me sintiera como en casa cuando estuve con ellos. Así que estoy tan contento por ellos como si fuera mi familia la que va a tener un miembro más. ¡ENHORABUENA! (CONGRATULATIONS!!).

***

Estos días tuve que bajar al sur a hacer unas gestiones y aprovechamos unos amigos (Arturo, Salva y yo) para quedarnos en Tarifa en casa de nuestro amigo Juanma a pasar la Nochevieja. La verdad que no puedo decir que fuera la mejor opción para entrenar, pero poder ir en manga corta a finales de diciembre (después de un duro frío soriano) y disfrutar de la calidez de la gente andaluza es un lujazo.

Juanma, del que hablaré otro día en que me dé por hablar de vitalistas prácticos (no teóricos), es cetólogo desde hace años. Apovechamos la ocasión para embarcarnos a ver cetáceos. Vimos delfines (que al jugar con la proa del barco los llegué a tener a menos de un metro), calderones y a lo lejos el chorro de un rorcual, cosa que vio todo el mundo menos yo, en fin. En la segundo foto vemos a Juanma de espalda en proa con la isla de Tarifa al fondo, que aunque es lobo de mar le debe gustar titanic (aunque lo niegue) o se lamenta de que no haya bauprés para encaramarse como sirenita temporal.


En Nochevieja Salva, que se dormía en los bares, y yo, que uso esta fecha arbitraria como punto de partida del régimen espartano de vida para entrenar (aparte de cortarme el pelo como ofrenda a los Dioses como hacían en los andes), nos fuimos después de las campanadas a dormir. Aprovechamos la mañana de Añonuevo para ir a Bolonia, una playa cercana a Tarifa que solía ser una colonia hippie con ruinas romanas incluidas. Bolonia tiene una duna enorme que ha ido haciendo el Levante durante años, comiéndose un bosque de pinos que hay detrás, en dirección a la Playa de los Alemanes. Aquella mañana éramos cuatro gatos allí. Subimos a lo alto de la duna donde yo eché esta última foto y donde Salva, fotógrafo-artista de verdad, echó mil. Después me di un baño con la idea de bautizar el año a mi manera. Una forma cojonuda de empezar el año. Ahora ya empieza lo serio y llegó la hora de currar sin pausa.


Feliz año a todos.

5 comentarios:

robocop386i dijo...

Hola Clemente.. espero poder leer por aquí..las crónicas y avatares que te depare la puesta a punto para las sucesivas competiciones..
Congratulations para Tony y Craig y un fuerte abrazo "pa ti" ...

TriAndres dijo...

Clemente, se nota que vienes de Soria, porque por aqui salimos de largo. Y lo de bañarse...que frio al salir.
Que te pareció rodar con "nuestro" rutinario levante???

Un saludo y enhorabuena por esa fabulosa noticia de tus amigos kiwis

Clemente Alonso McKernan dijo...

Triandrés, después de marcharme yo quiza sí había más Levante y temperaturas más bajas, con Meca haciendo el indio amarrado a la Zodiac. Pero cuando estuve yo la verdad es que estaba de ir de corto y apenas había Levante. En Salamanca pega en primavera y otoño bastante el viento (no es como cuando le da por soplar Levantazo, pero...) y a mi siempre me servía de excusa para entrenar: si aguantas (sobre todo de cabeza)te pone como una moto. Gracias por los comentarios y saludos, con algo de envidia por el clima, "desde la meseta".

Pablo Cabeza dijo...

Hola Clemente.

Me gustó tu comentario en mi blog. Si me permites, te linkaré en el mío, pues hacer un tiempo que te leo y las cosas que cuentas me parecen interesantísimas.

Me encantó leer la historia de tus amigos de Taranaki. Allá mismo, en aquellos parajes, se gestó alguna de las grandes leyendas del atletismo y de los sistemas de entrenamiento...aquella era la patria de Arthur Lydiard, el maestro neozelandés, entrenador de campeones olímpicos.

Por cierto, un amigo común me ha hablado a veces de tí, un talaverano atleta al que entrené en sus inicios, compañero tuyo de estudios y ya doctor Javier Nuñez...

saludos.

TriAndres dijo...

Clemente, gracias por tu comentario en mi blog.
Ya veo que estas muy liado por Soria. Allí la carrera a pie como la entrenes con Olmedo, Diego Ruiz, Palomeque, Ivan Hierro, Nacho Caceres, Cesar Perez, Alvaro Jimenez, Raul Caballero, Carnicer...etc que se preparen Gemmel y Docherty este año !!!

Un saludo