martes, 23 de diciembre de 2008

Amigos S.L.

Lo siento, yo me me incluyo entre esa gente que afirma que no le gusta la Navidad. Es como una especie de moda, que rechazar esto, ya sea por renegar de la tradición o del “consumismo consumado” de estas fechas, es como “cool” (que es “cool” decir “cool” en vez de “guay”, “chulo” o de “puta madre”). Para mí, con la arbitraria fecha del cambio de año, me da por recapitular, como en mis cumpleaños, y, conforme sólo con ser inconformista (un defecto más), se me hace que puedo hacer las cosas mejor. Y aunque no lleguen a ser fechas de echarse cosas en cara, uno no puede evitar estar algo más austero con el furor navideño, con la mente puesta en el año que se nos abalanza encima. Sólo hay un motivo por el “perdono” estas festividades: el reencuentro con los amigos.

Edu, Héctor (guiñando los dos ojos), Berti, Daggi, Andoni y Álvaro. Famoso "Donfri", primavera 2004.

Toni, Craig (mis amigos-familia kiwis) y "servidor". Cerca de la bahía de Sydney, Nov 2006
Volví hace poco de hacer una de mis visitas, de costumbre por estas fechas, a mi abuela. La visita suele consistir en afrontar un torrente de verborrea pacientemente contenida, como quien prepara un alud, aplicada generalmente a historias caducas, como una especie de consuelo temporal para esa vieja compañera, la soledad. Mi función es capear el temporal, permanecer de pie ante la avalancha. Ser una especie de figurante, un público más o menos implicado, más menos que más, que mucho tampoco importa. Me llama mucho la atención el enfoque que la soledad aplica a las cosas, enrevesamos mucho más las cosas. Pero es esa soledad la que nos da el espacio íntimo para reflexionar, como ahora mientras miro por la ventana cómo se ha deshecho toda la nieve de hace unos dias. Y es precisamente en esa soledad en la que empecé a pensar el otro día en los amigos, una vez más, recordando un reciente viaje a Las Palmas, donde nos hemos juntados unos cuantos que la casualidad y la necesidad han esparcido por la geografía española, para quedarnos en casa de Pedro.

Pepe, Piter (o Pedra, Pietro, Pierre, Piotr, como se prefiera), Javi y "servidor". Fiestas del Pilar 2004

Algunos de nosotros tenemos la mala suerte de haber presenciado la triste y progresiva diáspora de nuestros amigos, sobre todo los que venimos de una ciudad de provincias; provincias desgastadas, marchitas, destinadas a convertirse en lo que yo llamo un cementerio de elefantes (con una política que nada piensa en los jóvenes, por mucho que se trate, en mi caso, de una ciudad universitaria; se trata de una especie de gerontopolítica). Dicho cementerio condena al éxodo, en busca de oportunidades con futuro u oportunidades, a secas. De manera similar, algunos de los que nos quedamos, tenemos la sensación de estar en el exilio, aunque, como ya he dicho alguna vez, sean otros son los que se han ido. Quizá la opción sea marchar también.

Cena del mytic's club: "servidor", Aythami, Carlos, Juan y la cabrita. Madrid primavera 2004

Mientras volvía del pueblo de mi abuela, conduciendo bajo la lluvia, pensaba distraídamente en la necesidad de cambiar los limpiacristales, cosa que pospondré hasta el verano por dejadez, cuando ya no haga falta, y sin querer me perdí en mis divagaciones recordando el tiempo que llevábamos sin juntarnos antes de ir para allá. Aplicamos la palabra amigo para casi cualquiera, sean de verdad amigos, amiguetes o conocidos. Mi amigo Juanma suele afirmar que un amigo es aquel que puedes llevar años sin ver y, cuando lo vuelves a ver, es como si hubieras estado tomando unas cañas el día antes. Yo llegue un día más tarde a Las Palmas, mientras Jordi luchaba por volver a la vida después de salir la noche antes. A los cinco segundos yo era uno más diciendo tonterías, principalmente y por no desentonar, soltando pullas que encierran más cariño que el más sincero de los abrazos. Realmente el momento del reencuentro no fue nada extraordinario, porque la amistad es algo intemporal. Vino a encajar a la perfección la definición de Juanma.




Arturo y Juanma. Fuenterrabía 2005?





Arturo y Salvatore. Birdland, Salamanca, 2005?

La primera noche que salimos allí en Las Palmas, yo, en mi paranoia hipocóndrica cardiaca, me fui a dormir pronto porque no me encontraba del todo bien y andaba algo taquicárdico (probablemente andaba más bien taquipsíquico, es decir, pensando más de la cuenta; pero cada uno con su hipocondría). Eso, unido a la necesidad de hacer bailar a alguien que, como yo, no baila (por respeto al género humano), me espantó y aproveché mi elevado pulso para salir corriendo como el que le sube las vueltas al coche para salir quemando rueda. Me despedí a la francesa dejando un “Á bientôt!” a merced de la brisa marina y del olvido, y me fui dando un paseo por la playa de Las Canteras, desde la Cícer, silbando probablemente algo de Wagner o de George Dann y arrepintiéndome prematuramente de haber viajado hasta allí, pues por mi historia sanitaria reciente no estaba en condiciones mentales de acompañar al resto del equipo de fiesta por la noche. Sin embargo, lo bueno de los amigos es que las explicaciones son algo casi inútil; al menos no son algo imprescindible. Y de hecho, yo no me anduve explicando mucho, sencillamente al día siguiente me acoplé de nuevo a las actividades sin más trascendencia. Todo fácil. Y no anduve pensando más en cómo me encontraba y fui un número más. Todo fue perfecto simplemente porque no tenía la necesidad de serlo.

Jordi y Pietro, probablemente compitiendo por ver quién dice la tontería más grande. Agaete (GC) Dic 2008

Transcurrieron un par de días como sólo en la mejor compañía pueden pasar: demasiado rápido, demasiado contento por el presente y , a veces, con un deje de tristeza desapercibida por lo inminente de la despedida.

"Servidor" y Guayo, personaje hiperactivo. Fuengirola Oct 2008

El día antes de volver, subíamos para Tabadaba en un pateo descrito como una “payufada”, sea eso lo que sea, y yo iba pateando un poco por libre como es mi costumbre (y más desde que tengo que contener mi ímpetu en lo que a la actividad física se refiere). Después de haberme desviado un poco, subía sólo, oyendo el compás de mi respiración, intentando convencerme de que éste no era excesivo, haciendo altos para contemplar las vistas de Agaete y pensando, a ratos, en estas cosas que acabo de mencionar. No me resultaba particularmente especial llevar tres días de risas, de complicidad, de sentido del humor compenetrado, ni tampoco el reencuentro con los amigos perdidos al amparo de un clima benévolo que todo lo facilita, a pesar de las pocas horas de sueño. Lo que descubrí, como algo especial era sentir que uno pertenecía a ese sitio, fuera donde fuera, mientras fuera con los amigos, esa limitada sociedad.

Excursión a Tamadaba: Cris, detrás Nayra, Fer Cabellos, Piotr, "Fede" y Jordi. Dic 2008

Me pareció un contraste algo triste el de la plenitud que la amistad puede proporcionar con la soledad de mi abuela, y me arrepentí, una vez más, de no haber tenido la paciencia suficiente con ella...



"Servidor" asustado con el flash amarillo, Jose Antonio y Silbia. La latina, julio 2004

Ayer, ya en el marco de las vacaciones de Navidad, nos juntamos Arturo, Salva, Juanma (recién llegado de Tarifa) y yo como si nos hubiéramos visto el día antes y nos bebimos unas cervezas y charlamos con la normalidad de siempre, contentos (al menos yo), sabiendo que los amigos siempre van a estar cerca, por lejos que estén geográficamente. Nos dieron las tantas.


"Servidor", Edu, Bernar (posando de uno de sus dos lados buenos), Berti, Álvaro, Pilu y Rocio. Madrid, primavera 2004.


Cuando pasen estas fechas y nos separemos de nuevo, uno debiera estar un poco más melancólico, inmerso “solo” en los rigores del invierno castellano, en la austeridad emocional de la meseta. Pero de la misma manera que, cuando nos encontramos, parece que nos hubiéramos visto “ayer”, me contento pensando, al invertir los términos, que no pasa nada, porque, si acabo de verlos “hoy”, los voy a volver a ver “mañana”…


"Servidor", "Mery" y Evita "Dinamita". Volando a Panama al inici0 del Tour Honduras-Perú-Sto Domingo 2007


***


Sito "Sherpa", Peter Table y Mario, en la cima del Ras, Atlas, Marruecos, Enero 2007.


Por cierto, ¿queréis una perla de sabiduría rural de mi abuela? Ahí va un pedazo de conversación con mi abuela el otro día:
- Todo lo que sale en la tele es mentira ¿verdad?
- Todo, abuela, todo menos el Pressing Catch.Ahí queda eso.






Pietro y yo, rodando, que no todo va a ser soledad entrenando. Verano 2007, Madrid.

jueves, 18 de diciembre de 2008

Hablar de uno mismo... o simplemente hablar.

Hablar de uno mismo, o hablar de lo que uno hace. Probablemente sea de las cosas más difíciles de hacer si nos importa no faltar a la verdad, si nos importa ser justos, si nos importa no engañar o, más importante, no engañarnos, cosa que nos gusta tanto. Por mucho que nos empeñemos, es tan sesgada la visión que tenemos de nosotros mismos y es tan fácil que espectativas y frustraciones nos influyan, que no resulta fácil no faltar a “nuestra verdad”. Por otro lado puede resultar un ejercicio bochornoso de culto al ego, en el que no es tan difícil caer si tenemos en cuenta que constituimos, lo reconozcamos o no, el centro de nuestro pequeño universo. Al hilo de lo que hablabamos de la tradición oral estuve escuchando algunas canciones que me gustaban mucho, narradas en primera persona y en las que el cantante hablaba de sí mismo. ¿Qué tenían esas canciones de especial?



TANGLED UP IN BLUE (DYLAN)
Early one morning the sun was shining
I was laying in bed
Wond'ring if she'd changed it all
If her hair was still red
Her folks they said our lives together
Sure was gonna be rough
They never did like Mama's homemade dress
Papa's bankbook wasn't big enough
And I was standing on the side of the road
Rain falling on my shoes
Heading out for the East Coast
Lord knows I've paid some dues getting through
Tangled up in blue.

She was married when we first meet
Soon to be divorced
I helped her out of a jam I guess
But I used a little too much force
We drove that car as far as we could
Abandoned it out West
Split it up on a dark sad night
Both agreeing it was best
She turned around to look at me
As I was walking away
I heard her say over my shoulder
"We'll meet again someday on the avenue"
Tangled up in blue.

I had a job in the great north woods
Working as a cook for a spell
But I never did like it all that much
And one day the ax just fell
So I drifted down to New Orleans
Where I happened to be employed
Working for a while on a fishing boat
Right outside of Delacroix
But all the while I was alone
The past was close behind
I seen a lot of women
But she never escaped my mind and I just grew
Tangled up in blue.

She was working in a topless place
And I stopped in for a beer
I just kept looking at her side of her face
In the spotlight so clear
And later on as the crowd thinned out
I's just about to do the same
She was standing there in back of my chair
Said to me "Don't I know your name ?"
I muttered something underneath my breath
She studied the lines on my face
I must admit I felt a little uneasy
When she bent down to tie the laces of my shoe
Tangled up in blue.

She lit a burner on the stove and offered me a pipe
"I thought you'd never say hello" she said
"You look like the silent type"
Then she opened up a book of poems
And handed it to me
Written by an Italian poet
From the thirteenth century
And every one of them words rang true
And glowed like burning coal
Pouring off of every page
Like it was written in my soul from me to you
Tangled up in blue

I lived with them on Montague Street
In a basement down the stairs
There was music in the caf,s at night
And revolution in the air
Then he started into dealing with slaves
And something inside of him died
She had to sell everything she owned
And froze up inside
And when finally the bottom fell out
I became withdrawn
The only thing I knew how to do
Was to keep on keeping on like a bird that flew
Tangled up in blue.

So now I'm going back again
I got to get her somehow
All the people we used to know
They're an illusion to me now
Some are mathematicians
Some are carpenter's wives
Don't know how it all got started
I don't what they're doing with their lives
But me I'm still on the road
Heading for another joint
We always did feel the same
We just saw it from a different point of view
Tangled up in Blue.



En primer lugar, y usando una frase de “Reservoir dogs”, creo que los detalles venden la historia. La canción anterior, de Dylan, menciona detalles que apuntalan bien la historia, dándole credibilidad. A saber, preguntarse si ella aún sería pelirroja, recordar la lluvia cayendo en los zapatos, el coche abandonado en el oeste, el trabajo en en barco de pesca en Delacroix, citar frases textualmente, rescatándolas del olvido (“you look like the silent type”), mencionar los hechos desde la percepción subjetiva personal con sinceridad y humildad, sin que aparentemente importe la opinión del oyente; y todo esto con la sensación latente de que “el pasado estaba justo detrás”. Parece como si, pincelada a pincelada, fuera desnudando la verdad.



GUITAR MAN (ELVIS)
Well
I quit my job down at the car wash
I left my mama a goodbye note.
By sundown I'd left Kingston
With my guitar under my coat.
I hitch-hiked all the way down to Memphis
Got a room at the Y.M.C.A.
For the next three weeks I went a haunting them night clubs
Looking for a place to play.
Well
I thought my picking would set 'em on fire
But nobody wanted to hire a guitar man.
Well
I nearly 'bout starved to death down in Memphis
I run out of money and luck.
So
I bummed me a ride down to Macon
Georgia
On a overloaded poultry truck.
I Thumbed on down to Panama City
Started pickin' out some of the all night bars
Hopin' I can make myself a dollar
Makin' music on my guitar.
Got the same old story at them all night piers
There ain't no room around here for a guitar man.
We don't need a guitar man
son.
So
I slept in the hobo jungles
I bummed a thousand miles of track
'til I found myself in Mobile
Alabama
In a club they call "Big Jack's".
A little four piece band was jamming
So
I took my guitar and I sat in.
I showed 'em what a band would sound like
With a swingin' little guitar man.
Show 'em
son.
If you ever take a trip down to the ocean
Find yourself down around Mobile.
Well
make it on out to the club called Jack's
If you got a little time to kill.
Just follow that crowd of people
You'll wind up out on his dance floor
Diggin' the finest little five piece group
Up and down the Gulf of Mexico.
And guess who's leading that five piece band
Why wouldn't you know
It's that swinging little guitar man.



Contar las cosas sin obviar lo malo, ni exagerar lo bueno, pues la memoria es traicionera. Contar, por ejemplo, que se pasó hambre en Memphis, que no conseguía tocar en ningún garito y que acabó en Mobile, Alabama, tocando en el Big Jack's, como en la anterior canción de Elvis. Una exposición cruda de cómo fueron los hechos consigue acercarse bastante a nuestra realidad íntima, siendo nuestras acciones pasadas y nuestro recuerdo de ellas, manifestaciones de nuestra personalidad. Seguro que ésta última le ha gustado al "Gran Doval" (parece el nombre de un gran ilusionista del siglo pasado).



Esta canción de Los Planetas, probablemente mi canción preferida en español, detallando la actividad diaria con la sencillez de un inventario, salvo por la última frase, consigue describir perfectamente un estado de ánimo triste con total sinceridad sin hablar para nada de él. Contar la realidad cotidiana de la cosas, atendiendo a los detalles y sin olvidar la parte con menos brillo del dia a dia. No todo va a ser acciones heroicas más o menos maquilladas, o historias de amor decimónicas... que las primeras no existen y las segundas vienen a durar unos pocos dias o unos pocos segundos.



CHELSEA HOTEL No2 (COHEN)
I remember you well in the Chelsea Hotel,
you were talking so brave and so sweet,
giving me head on the unmade bed,
while the limousines wait in the street.
Those were the reasons and that was New York,
we were running for the money and the flesh.
And that was called love for the workers in song
probably still is for those of them left.

Ah but you got away, didn't you babe,
you just turned your back on the crowd,
you got away, I never once heard you say,
I need you, I don't need you,
I need you, I don't need you
and all of that jiving around.

I remember you well in the Chelsea Hotel
you were famous, your heart was a legend.
You told me again you preferred handsome men
but for me you would make an exception.
And clenching your fist for the ones like us
who are oppressed by the figures of beauty,
you fixed yourself, you said, "Well never mind,
we are ugly but we have the music."

And then you got away, didn't you babe...

I don't mean to suggest that I loved you the best,
I can't keep track of each fallen robin.
I remember you well in the Chelsea Hotel,
that's all, I don't even think of you that often.

Incluso mencionar percepciones de uno mismo pasadas (que bien sirven para describirse con una perspectiva temporal), como cuando Cohen, en “So long, Marianne”, dice que pensaba que era una especie de “gypsy boy” que podía leer el futuro en las palmas de las manos, o como en la canción Chelsea Hotel, dedicada a la memoria de Janis Joplin, que términa diciendo “eso es todo, ni si quiera me acuerdo de ti tan a menudo”.
[...]
Tengo otra entrada para el blog escrita justo después de venir de visitar a mi abuela el otro día, pero no le acabo de dar forma, no consigo redondearla (que no dejarla redonda), y, mientras, voy poniendo otras como ésta. Tras varias mudanzas, tengo la mayoría de los libros metidos en cajas en casa de mi abuela (no son pocos libros y allí hay más sitio) y me empeñé en encontrar una cita de Stendhal que lei una vez en uno de los diarios de Andrés Trapiello. Este diario por entregas, “El salón de pasos perdidos”, es una lectura que recomiendo y que este autor publica anualmente, aunque creo que ha perdido el punto de sinceridad y humildad, hablando de sí mismo, de los primeros volúmenes al saber que muchos le siguen (aun con eso siguen mereciendo la pena). Yo tengo los cinco primeros. Pasando página a página me puse a buscar esa cita en una sala a una temperatura que no debía distar mucho de los 0ºC. Al final lo encontré en el quinto de los libros que decidí mirar, después de haber pasado cuidadosamente, durante más de una hora, unas 1200 páginas o más, una a una, ganándome a pulso un catarro. Quería poner la cita aquí tal cual era, pues no me fio mucho de mi memoria. Lo que voy a hacer es citar a Trapiello citando a Stendhal (cursiva), porque remacha muy bien al final:

“ << En el fondo, querido lector, yo no sé lo que soy: ¿bueno, malo, inteligente, tonto? Lo que sí sé perfectamente es lo que me causa pena y lo que me causa alegría, lo que deseo y lo que odio>>. A alguien que confesase esto mismo hoy dia se le cerrarían todas las puertas. Estamos demasiado acostumbrados a los matones de celuloide, a esa clase de perdedores que en algún momento de la película se lo han hecho con la más guapa. Esa frase la ha dicho alguien que ni siquiera se pudo acercar en toda su vida a una mujer hermosa, porque con preguntas como esa, las mujeres salen corriendo. La escribió hace ciento cincuenta años y el que la suscriba hoy va listo, aunque no tuviera, como él, los dientes podridos”
Pues eso, en el fondo, querido lector, yo no sé lo que soy: ¿bueno, malo, inteligente, tonto? Lo que sí sé perfectamente es lo que me causa pena y lo que me causa alegría, lo que deseo y lo que odio.

viernes, 12 de diciembre de 2008

¿Qué fue de la imaginación?

Llevo unos días dándole vueltas a la cabeza a una entrada relacionado con una reunión de amigos que celebramos recientemente en Las Palmas. Aunque hay mucho bueno de lo que hablar, no soy del agrado de las musas y las pocas veces que me visitan no me pillan disponible: estoy algo seco de ideas, más que de ideas, de palabras. Estoy algo seco de todo (menos de peso), la verdad. Curioseando en internet vi un video de Furacán que me puso en plan nostálgico, y me tuve que poner a rebuscar en youtube. Encontré algunas cosas, otras no, pero de repente me acordé de un programa, "Planeta Imaginario", que, por mi edad, se mantiene en el limbo de mi recuerdo. Me dio por buscarlo y he estado viendo algunos videos. Quizá alguno recordéis la sintonía, que es una adaptación de "Arabesque" de Debussy:





Yo era bastante pequeño cuando este programa se emitía, pero tengo el recuerdo de verlo fascinado, abducido, hipnotizado por esa imaginación desbordada, pura y densa, que te hacía sentir como en un sueño muy vívido. Aquello, a mis pocos años, ya me dejaba catártico y al acabar el programa yo me tiraba un rato "flipado". Me hubiera gustado ser algo mayor cuando lo echaban, estoy seguro de que hubiera tenido en mí un efecto mucho más beneficioso en esa cosa que se desarrolla que llaman personalidad. Yo siempre he tenido el concepto de mí mismo de ser algo diferente a los demás. No como un signo de distinción (entiéndase como algo "bueno") ni tampoco como un signo de marginación (que a efectos prácticos algo sí). Simplemente un signo de haber querido ser independiente para escoger mi camino al margen de las convenciones, al margen de la normalidad, incluso a veces, al margen de lo conveniente. Sería, más o menos, una manifestción práctica de ser libre, en la medida de lo posible. Recientemente me han vuelto a etiquetar de "raro"; no que me moleste (pues no era esa la intención), pero qué interés tengo yo en ser exactamente igual que los demás: yo sólo tengo interés en ser yo mismo, y no siempre es fácil. Comento estas cosas porque en estas épocas de homogeneización se echa en falta la fuerza de la personalidad y yo me pregunto si no será porque la imaginación murió, porque la voluntad (de ser lo que se quiera, por ejemplo) flaquea, porque soñar es malo y está en contraposición a esa ilusión que la propaganda de la maquinaria oficial nos vende como realidad y realismo, esas cosas inamovibles. Soñarse, reinventarse a cada momento, tener la imaginación para hacer de nosotros mismos algo nuevo, algo propio... "adueñarnos" de nosotros mismos. ¿Dónde quedó esa imaginación?



Había decidido no extenderme mucho con esta entrada, que ya los videos son un poco largos (aun siendo selecciones) y hablan por sí mismos, derrochando imaginación. Son autenticas "performances". ¡Qué epoca aquella cuando un programa juvenil iba tan de la mano del arte, tan abierto a todo lo nuevo, con tantísimo interés por el individuo, más cuando es éste uno que "crece"! Se podía aprender a aceptar e incorporar la novedad, como el chico que sale del pueblo para estudiar a la ciudad y cuando regresa es más rico en todos los sentidos, ha incorporado cosas nuevas, ha crecido.
¿Sómos más libres? ¿O es que nos dominan mejor y nos hacen pensar que lo somos? ¿Nos cuestionamos qué hacemos o qué nos rodea? ¿O es que nos han enseñado, durante años de publicidad nihilista y conformismo consumista, a que nos dé igual? ¿Que ha sido de nosotros? Por concentrarnos en una sola cosa: ¿qué fue de la imaginación?

jueves, 27 de noviembre de 2008

La tradición oral. Blind Willie Johnson

El otro día, por algún motivo, me acordé de el añorado y efímero follonero de este blog y de la mención que hizo a mi afición al párrafo largo; nunca más hizo acto de presencia y enseguida me olvidé de él. Yo tengo claro que es un defecto mío tener como unidad estructural la idea y sus matices (entiéndase, consecuentemente, la "superoración" y sus subordinadas), y, con eso, no ser capaz de acercarme lo más mínimo a Cicerón. Sería mucho más legible si estructurase frases cortas, concisas y contundentes. Sería más expresivo en cuanto a que transmitiría mejor la verdad que quiero comunicar y se me entendería mejor (no en cuanto a acercarme a representar con exactitud esa verdad tal y como yo la concibo). Sea como sea, intentaré, a partir de hoy, que haya consenso entre ambas posturas.

De este tema, de la expresividad, de la comunicación (tal cual es hoy dia), etc., pasé a pensar en el origen último de estas cosas que han hecho del hombre lo que es. Obviando la comunicación primitiva (fuera ésta cómo y cuándo fuese), he pasado después a pensar en la tradición oral. Siempre he sido un defensor de la tradición oral. Y hablo de defensa y tradición como quien habla de algo que se pierde, como pasa últimamente con tantas tradiciones. Cada vez escuchamos menos y peor, y, por tanto, cada vez hay menos gente que cuenta bien una historia. También podríamos concluir que hay menos gente que habla y cuenta cosas (entendiendo por hablar una fonación previamente pensada). Siempre he sido más de estar de charla con los amigos en una tasca que en un tugurio donde no oigo ni lo que pienso. Por eso también en parte, al estar en el mismo marco, me gustan las novelas narradas en primera persona o con narradores implicados más o menos en la historia, como en las novelas de Conrad (el narrador omnisciente solamente puede ser Dios, y como ateo respetuoso sólo voy a decir que me cuadra menos la idea: es licencia artística).

La tradición oral. La expresividad. Contar una historia y transportar al oyente (o, si acaso, al lector) a la escena de la historia, casi involuntariamente. La meta última de esta tradición oral llegaría incluso a la transmisión de emociones puras. Y aquí es donde entra, para mí, un verdadero salto en la evolución (humana, ojo): la música y el canto. Una combinación que lleva a la expresividad y a la emoción a cotas nuevas, gracias al arrebato de la música, que nos rapta y nos desarma para que seamos totalmente permeables a la historia (la letra) cantada. Es por lo que pueden, quizá, calar tanto las canciones de Dylan, Cohen, Waits, etc. en el poco tiempo que dura cada tema. Por ejemplo, si quisiera hablar del dolor y de la pérdida (en general) podría escribir libros enteros para intentar transmitiros (hablo de emociones, no de conceptos, ni de análisis, ni de una anatomía del dolor) la décima parte de lo que puede transmitir esta versión de Cash de la canción de NIN "Hurt":




Las personas con formación musical son probablemente las que más envidia me dan. Sólo con la primera estrofa de la canción se le quitan a uno las ganas de expresar lo que se cuenta por escrito. La música es una de mis frustraciones.

Ahora, torturando directamente desde la wiki, os voy a hablar de Blind Willie Johnson. Nació en 1897 cerca de Brenham, Texas. Su madre falleció cuando aún era muy joven, volviéndose a casar su padre al poco tiempo. Johnson no nació ciego. Se cuenta que, cuando Willie tenía siete años, su padre pegó a su madrastra al encontrarla con otro hombre, después, la madrastra cogió lejía y se la tiró a la cara al joven Willie: parece ser que pensaba que era el chivato; ésta es la explicación más popular y extendida de su ceguera. Johnson vivió en la pobreza hasta su muerte, predicando y cantando en las calles de Beaumont, Texas, a cualquiera que quisiera escucharle. En 1945, la casa de Johnson se quemó, por lo que el músico terminó viviendo en las ruinas de la misma y durmiendo en una cama mojada, hasta que falleció debido a una neumonía. En una entrevista posterior, su mujer relató que intentó llevarle a un hospital pero que le fue denegada la entrada al mismo debido a la ceguera de su marido. La música de Johnson ha influído en una gran cantidad de artistas posteriores, realizando versiones de algunas de sus canciones músicos como Led Zeppelin (el cual incluyó una foto de Johnson en su segundo disco), Bob Dylan, The 77s, Beck, Phil Keaggy y The White Stripes, los cuales han versionado la canción "John the Revelator"; artistas del delta blues, como Son House y Fred McDowell, también grabaron versiones de canciones de Johnson...




En la nave espacial de la misión Voyager (la que sale al final en una de las películas de Star Trek) se acopló un disco con información sobre el ser humano, pues esa nave estaba destinada a perderse en el espacio y, quién sabe, quizá a ser encontrada remotamente por vida inteligente, si es que ésta realmente existe en algún sitio. Sagan -el de los documentales "Cosmos"- era uno de los responsables de esta idea. Se dibujó una silueta del ser humano (hombre y mujer) y luego se grabaron una serie de sonidos de la naturaleza, incluído el latido de un corazón. En ese disco se incluyó la canción de Blind Willie Johnson "Dark was the night, Cold was the ground" como una de las herramientas para expresar la esencia del ser humano (instrumentos musicales y música, la voz y el canto, la espiritualidad -la canción trata de Cristo, pero no es esa la cuestión-, etc); esta canción apenas tiene letra.



Me apetecía hacer hincapié en la creciente incapacidad que vamos adquiriendo, como colectivo, para comunicar y para expresar cómo ocurren las acciones y los eventos que nos rodean. Me pareció que era una buena forma de representar la expresividad y una parte de la tradición oral (aunque prácticamente ni se hable en la canción) como una forma particular de comunicación y de paso hablar de este músico.

Yo, por tanto, haré mi parte (sin música, tranquilos ¡eh!), y me esforzaré por ser de los pocos que quieren mantener un tanto la tradición oral o, al menos, lo intentan, aunque sea yo, por naturaleza, reservado...

lunes, 17 de noviembre de 2008

Estados de ánimo

Ya llevo un par de semanas con tratamiento para mis problemas de salud. Seguro que no es el peor tratamiento con el que los matasanos podamos condenar al malestar (y por tanto al “malser”) y, desde luego, es sólo temporal. Los beta bloqueantes intentan atenuar la actividad del sistema nervioso simpático para dos de sus cuatro tipos de receptores (los beta 1 y los beta 2) y, en particular el atenolol –que estoy obligado a tomar yo ahora-, es bastante selectivo para el corazón (beta 1). El problema es que al ponerse a “atenuar”, aun siendo fármacos selectivos, yo también quedo algo apagado como persona. Es algo parecido a lo que alguno –desconociendo el verdadero siginificado de la palabra “depresión”- llamaría “estar deprimido”. Es decir, ando con el ánimo algo decaído, pero no le doy mucha importancia porque lo achaco a un accidente temporal, que es este tratamiento.

Sin embargo, estos cambios me hacen pensar en los estados de ánimo, estados que yo suelo asumir con la misma resignación o gratitud que siento por una fría y triste niebla que nos condena a la soledad visual o por unos calidos rayos de sol atravesando la melancólica nostalgia del otoño. La única diferencia ahora, quizá, es que intento no incomodar a nadie con esta insuficiencia anímica que me limita y me enfada conmigo mismo, y busco la comodidad conforme y autocomplaciente de la compañía y voz propias, donde todo lo demás, como decía Monterroso, es silencio.



Ayer fuimos a hacer un pateo por Gredos, cosa que me pedía el cuerpo desde hace un tiempo. Subimos al Morezón por el refugio del rey (que no estoy para muchos trotes), bajamos por la canal directamente a la laguna, sin necesidad de crampones (la nieve estaba perfecta) y volvimos por la ruta de los domingueros, cruzándonos con un convoy de señoras bien maquilladas y peinadas que se dirigían al refugio sin mochila, ya que tenían porteadores que se encargaban de subirles hasta la laguna sus secadores de pelo, sus cajas de música de las alhajas y sus equipaciones completas (recién adquiridas) del Corte Inglés, listas para esa nueva vocación montañera, que pretende huir de la vacua vanidad de la ciudad y el club de campo para establecerla en la montaña…



Subiendo, paciente, iba físicamente hecho una pena, psíquicamente penando, pero olvidando un tanto “la pena” que traía. No es que pasara a un estado de excitación alegre como es normal en muchos de nosotros cuando vamos a la montaña, pues tengo la sensación de que los fármacos no me lo permiten. Pero al menos sí pasé a un estado de alegre tranquilidad en la que me di a pensar, como he dicho, en los estados de ánimo, ya que tengo la fea costumbre de ponerme trascendental a veces, generalmente cuando menos viene a cuento.




Me entristecía un tanto la precariedad física con la que subía, recordando la plenitud que la actividad física sin taras me ha hecho sentir en el pasado. El recuerdo de cómo he sido, de cómo me he sentido hasta hace nada, confrontado con la minusválida realidad, me hacía pensar en lo fugaz de los buenos momentos y en lo ralentizado (aunque por suerte fácilmente olvidable) de los malos. Con una sonrisa trabajada, por el esfuerzo, he conseguido negarme a mí mismo que nada importa echando un vistazo al paisaje.



Tranquilamente hemos vuelto a Salamanca Chuchi, Andrés y yo; los tres contentos, cada uno a su manera, con algunos chistes por el camino y sus correspondientes risas. Con la suavidad de la noche y un rubor de sol agradecido en la cara, me he puesto a dar cabezazos en el asiento de atrás, siendo téstigo imparcial y desinteresado de la lucha almohadillada entre sueño y vigilia, abandonándome al olvido de los sueños soñados.
Cuando he despertado sonaba “Yesterday” en el coche de Andrés y he recordado lo bueno que fue aquel disco, no siendo una concesión a los autores de la canción (que nunca llegaron a ser de mi agrado), si no una concesión a la verdad, si es que ésta necesita concesiones.



He echado un vistazo a las fotos que he tomado, las fotos del “hoy”. No sé si “Nada importa”, que accesos nihilistas tengo a ratos; ni sé si importa el futuro o tan siquiera, si acaso, el “hoy”; no, de momento no es el ahora, es el ya. Y sí, oyendo la canción he sonreído y también he llegado a la conclusión de que el ayer tampoco tiene nada para mí…
Y por ahora es mejor así; yo estaré esperando a que salga un poco el sol para sonreir algo más.

(Para el que vaya más flojo con el inglés:
Yesterday, there was so many things
I was never told
Now that I'm startin' to learn
I feel I'm growing old
'Cause yesterday's got nothin' for me
Old pictures that I'll always see
Time just fades the pages
In my book of memories
Prayers in my pocket
And no hand in destiny
I'll keep on movin' along
With no time to plant my feet
'Cause yesterday's got nothin' for me
Old pictures that I'll always see
Some things could be better
If we'd all just let them be
Yesterday's got nothin' for me
Yesterday's got nothin' for me
Got nothin' for me
Yesterday, there was so many things
I was never shown
Suddenly this time I found
I'm on the streets and I'm all alone
Yesterday's got nothin' for me
Old pictures that I'll always see
I ain't got time to reminisce old novelties
Yesterday's got nothin' for me
Yesterday's got nothin' for me
Yesterday's got nothin' for me
Yesterday...)

jueves, 30 de octubre de 2008

RE-ELECCIONES 2008. Instrucciones para preparar unas re-elecciones


Definiciones de la RAE:

-democracia.:
(Del gr. δημοκρατία).
1. f. Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno.
2. f. Predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado.

- legal.:
(Del lat. legālis).
1. adj. Prescrito por ley y conforme a ella.
2. adj. Perteneciente o relativo a la ley o al derecho.
3. adj. Verídico, puntual, fiel y recto en el cumplimiento de las funciones de su cargo.
4. adj. coloq. Esp. Leal o formal en su comportamiento.

- legítimo, ma.
(Del lat. legitĭmus).
1. adj. Conforme a las leyes.
2. adj. lícito (‖ justo).
3. adj. Cierto, genuino y verdadero en cualquier línea.
4. f. Der. Porción de la herencia de que el testador no puede disponer libremente, por asignarla la ley a determinados herederos.
~ estricta.
1. f. Der. Parte de la total que ha de dividirse con absoluta igualdad entre los herederos forzosos, sin diferencia, gravamen, condición o mejora.



Quería dejar claro estos conceptos antes de empezar. Hablo de la decepción del pasado lunes al conocer la composición de la Asamblea. Ciertas coincidencias me tuvieron dando vueltas a la cabeza. En deportisas se quedan, quedamos, fuera los menos afines a los actuales dirigentes, mientras salen elegidos otros prácticamente desvinculados o desconocidos. No pasa nada, quizá han hablado entre ellos. Pero es que en técnicos han salido exáctamente quienes había oido unos días antes, y con gran diferencia sobre otros candidatos. En jueces se presentan tres para tres. Todo muy pre... previsible? preprarado?, preocupante? Antes de que nadie me acuse de injuria quiero dejar claro que no pienso que estas elecciones hayan abandonado el marco de la legalidad. De ser así habría presentado una reclamación, cosa que tras informarme en el CSD considero inviable. El sistema electoral de las federaciones se presta a argucias y mandatos vitalicios (y hasta probablemente hereditarios). Otra cosa es que lo podamos considerar legítimo o legitimador de una autoridad que emana del colectivo votante. Lo digno hubiera sido articular públicamente una candidatura oficial, exponiendo ideas, convocando personas, etc. Sin embargo se ha hecho de mala manera, subrepticiamente, y sólo para controlar los votos de la asamblea, por temor ante posibles movilizaciones opositoras. Que no se han dado presisamente por conocer la vocación controladora y absolutista del actual regidor.Así pues nos vemos abocados a seguir en esta línea de continuismo.

Ahora, aclarado este vital punto, para tomarnos las cosas también con humor y con el permiso del admirado y difunto Cortázar…

INSTRUCCIONES PARA PREPARAR UNAS RE-ELECCIONES:
Para preparar unas re-elecciones:


  1. Tenga Vd. el firme propósito de autoperpetuarse en el poder.


  2. Repítase varias veces a sí mismo “Eres el **** Sheriff”, a ser posible mirándose en el espejo (conviene que hasta Vd. mismo asocie su imagen a la del éxito).


  3. Organice una “comitiva” electoral con gente de su confianza, avisando soto voce que sólo hay una candidatura oficial y quien quiera enmarcarse en ella tendrá que avisarlo poniéndose en contacto con alguien de su equipo, por ejemplo Fulanito González.


  4. Tenga una cena con su anterior directiva para celebrar tan espléndido mandato y congratúlese públicamente de lo limpias que van a ser estas elecciones a pesar de que ellos sepan ya (por Vd. o no) de estos cuatro puntos anteriores y de los que restan.


  5. Amparándose en la legalidad, cierre el plazo de solicitud de voto por correo antes del cierre del plazo de solicitud de las candidaturas.


  6. Para escoger a los representantes de su candidatura oficial tenga en cuenta primero que debe quitarse de encima a los “posibles rebeldes”. Movilice a su gente, utilize los medios de la Entidad, no se cohiba, que es un puro, y recuerde una vez más que es el Sheriff. Después establezca vínculos ya sea por medio de favores a devolver, garantizando trabajo a amigos de esos representantes o simplemente prometiendo y prometiendo como tantos y tantos buenos políticos han hecho a lo largo de la historia por el bien del mundo, de la civilización y de los ratones coloraos.


  7. Una vez establecida su candidatura oficial deje claro a cada uno de sus miembros y miembras quiénes son los otros miembros y miembras y haga que consigan el máximo número de votantes afines, que tendrán que votar de manera idéntica a toda su candidatura en cada una de sus papeletas, prometiéndoles, si se tercia, una excursión al zoo. Hágase a la idea p.ej: si cada futuro miembro o miembra de “su” asamblea (pongamos 10) consigue 10 votantes., tendrá su asamblea 100 votos ya para empezar, algo difícil de superar con tanto absentismo. Si Vd. teme suspicacias haga que sólo voten a 6 ó 7 de cada 10 representantes; de esta forma se garantiza la victoria igualmente por mayoría y consigue además algún inocente rebelde en la asamblea que dé una mínima credibilidad al proceso. Si no, no importa, Vd. –recordémoslo- es el Sheriff.


  8. No se preocupe si en la mesa electoral se extrañan de ver tantas papeletas con la misma exacta votación. Aunque resulte estadísticamente muy muy improbable ( Vd. sabe que no hay nada imposible, estadísticamente hablando, sólo probabilidades que tienden a cero: recuérdelo, esto también le cubre la jugada).


  9. Aunque el recuento sea de 400 papeletas en un viernes, no haga públicos los resultados hasta el lunes entrada ya la tarde. El tiempo enfría y favorece la desmemoria.


  10. Publique los resultados en Internet aunque no sea en primera plana, pues puede extrañar a algunos malpensados que sólo los disidentes hayan quedado fuera de las listas. Acto seguido destruya todas las papeletas válidas (las nulas no, que es ilegal: recuerde que siempre nos estamos ateniendo a la legalidad), para que a nadie extrañe, en un momento dado, que haya tantas papeletas con la misma exacta votación


  11. (de propina) Congratúlese otra vez: ¡lo ha vuelto a conseguir!




Explicado ya este decálogo ahora empezarán a lloverme la críticas. En cierta manera me alivia no haber salido, pues ya tengo mucho que hacer y de que preocuparme, y lidiar con ciertos personajes me iba a fatigar de más, por lo que esto no es "un no saber perder"; pero me indigna que se mofen de la inocencia, me indignan los sátrapas edición de bolsillo y me indigna que el triatlón (a lo que he dedicado más de media vida) no sea un fin y se convierta en un medio para el medro de unos pocos instalados. Quiero resaltar que esto no es una critica exclusiva a quien preside la candidatura oficial (el juego con Cortázar así lo hace parecer), si no a todo aquel que se presta a entrar en este juego y forma parte de “la trama”, deslegitimando el valor democrático de la elecciones. A mí me bastaría para retractarme y pedir disculpas por todo lo anterior con que me demostraran que no había una inmensa mayoría de papeletas con la misma exacta votación (hecho que se ha filtrado por descarado), pero ¡vaya, qué (in)conveniencia!, se han destruido todas las válidas (el martes por la mañana ya se había hecho).

Repito: no ha habido nada ilegal en este proceso; es sólo que, por las maneras y, al mismo nivel, por nuestro absentismo, no me parece muy legítimo y desde luego no es representativo. De todas formas no vayamos a pensar que somos en triatlón distintos a los demás, me consta que es una práctica generalizada en las federaciones deportivas (de primera mano lo sé en dos de ellas), que facilita a ciertos dirigentes autoperpetuarse en el poder gracias a ese alto absentismo electoral. En ese sentido, como colectivo (no las individualidades que se han implicado), nos merecemos estos pucherazos. Eso sí, con el voto electrónico o habilitando sedes territoriales para votar, quizá pudiera corregirse, pero a quien corresponde tomar estas medidas no le interesa un rebaño tan grande y difícil de controlar. Esperemos, dentro de cuatro años, poder tener a los dirigentes que quiere la mayoría, que sean representativos del “pueblo triatlético” español, aunque fueran los mismos que han mandando durante 16 años. No hay intención alguna con esta entrada de impugnar la actual Asamblea, pues ésta se ha elegido legalmente. Es mi intención informar de las prácticas electorales que hay en parte en el deporte español y, si es posible, animar a la reflexión y a la participación en las próximas elecciones dentro de cuatro años... aunque para eso me exponga, por lo que escribo, a “mi satanización” por parte del lobby.

Dicho todo esto y para dejar gusto a buena literatura en la boca, puesto que hay otros que ya han leído las instrucciones para subir una escalera (y quien dice subir, dice trepar), os pego las instrucciones de Cortázar para llorar, que es lo que vamos a tener que hacer algunos sabiendo la manera en la que nos han tomado el pelo:

Instrucciones para llorar

Instrucciones para llorar. Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente. Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca. Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos.

(Julio Cortázar)



***

Aviso para navegantes: Con esta entrada, consciente de que somos pocos los que nos mojamos el culo, aún cuando son muchos los que se quejan en silencio (curiosa analogía “político/hemorroide”), me expongo, como he dicho, a que me lluevan las críticas (por no decirque me va a llover la mierda). Represalias imagino que no, pues ya he sufrido de todo con la anterior dirección técnica y estoy desvinculado (y encaminado a la larga distancia –cosa que parecen no considerar triatlón-). Quizá, si acaso, que se chiven a mis padres si he cometido alguna falta de ortografía o diciendo “mirusté lo que ha escrito su hijo, ¡válgame Dios!”. Por eso aviso: Los comentarios de esta entrada tendrán que ir firmados y tendrán que ser constructivos, si no, sufrirán la tijera, que para insultarme desde la sombra pueden ya usar los foros tranquilamente, que yo tranquilamente haré oídos sordos. Un saludo a todos los miembros y miembras de la pequeña comunidad que frecuenta este blog.

martes, 14 de octubre de 2008

ELECCIONES FETRI 2008

La verdad es que me lo he estado pensando hasta última hora. Me han animado a presentarme como deportista a la Asamblea y al final he sucumbido. Por varios motivos. Era algo reacio a participar en algo donde el estamento mayoritario (el de los deportistas) estaba proporcionalmente bastante menos representado y donde la forma de hacer que he visto durante años me hacía pensar que no se escuchaba a todos por igual. Sin embargo no se puede decir que en los ciclos anteriores la asistencia de esa escasa representación "deportista" haya sido la idónea, por lo que los deportistas han estado aún menos representados. De unos años para acá he tenido la sensación de que sea hacían las cosas de una forma un tanto parcial, sin tener en cuenta todas las partes y el único que ha mediado entre el deportista "de a pie" y la FETRI ha sido Felipe Gutierrez (foros mediante). Siempre he tenido la sensación (porque hablo "desde fuera" no puedo hablar de "certezas") de que las cosas se hacían sin una sola voz discordante en caso de que tuviera que haberla; nunca han trascendido discrepancias y eso, democráticamente hablando, es poco sano. Y me parece que "el pueblo" (=la gran mayoría de triatletas) no ha estado representado correctamente en la asamblea si es que ésta pretende funcionar como una democracia (espero que nadie considere esta palabra como terminología peligrosa).





Hasta hace unos meses yo corría copas del mundo y era, por tanto, parte interesada en ciertas cuestiones federativas, por lo que no podía "inmiscuirme" en estos asuntos; ahora ya llevo mi propia senda, lo que me permite lanzarme en estas cuesiones de una forma más imparcial. Por eso ayer, a falta de una hora para que acabara el plazo formalicé mi candidatura como deportista a la Asamblea. Un poco tarde, quizá debiera haberlo hecho antes para tener tiempo de hacer "campaña". Mi idea era tener la oportunidad de ser un nexo entre el "triatleta de a pie" y lo que "se cuece" en la asamblea. Y para esto había pensado hacer uso de este blog (por carecer de otros medios). Tanto para escribir en él los temas tratados en la Asamblea que conciernan a todos como para dejar un enlace con mi correo electrónico donde se puedan dejar quejas, sugerencias, etc. que yo pueda transferir a las reuniones o a quien corresponda. Me gustaría que hubiera sugerencias que defendieran al deportista y voces discordantes (cuando tenga que haberlas) si éste sale perjudicado injustamente.



Así que os animo a todos a participar en las próximas elecciones de la FETRI y aunque es tarde para pediros el voto por correo (pues el plazo pasó antes de que se cerrara el plazo para formalizar las candidaturas, algo que no entiendo muy bien), sí al menos pediros que los que podáis pasaros por la calle Ferraz en Madrid el viernes 24 no dejéis pasar la oportunidad de ejercer vuestro derecho al voto para defender lo que os toca y, ya de paso, daros un paseo por el templo Debod para acabar de aprovechar el dia. Si tengo la suerte de salir elegido (entiendo que difícil por presentarme tan tarde), sabed que tengo intención de hacer uso de mi fama de bocazas y de "rebelde" en lo que a defender los intereses de los triatletas y lo que es justo se refiere.

miércoles, 1 de octubre de 2008

LA SENDA DEL ENDURANCE. Fundar otra vez la esperanza

"Se buscan hombres para viaje azaroso. Paga pequeña. Frío intenso, largos meses de completa oscuridad, peligro constante. Regreso no asegurado. Honor y reconocimiento en caso de éxito"





Ya avisé a atalanta77@blogspot.com que iba a plagiarle parte de la primera entrada de su blog. Así que empiezo como lo hizo él. Éste fue el anuncio en la prensa londinense de 1914 que pretendía encontrar tripulación para el Endurance; curiosamente unos 5000 aspirantes acudieron a la convocatoria. La historia de este barco es apasionante. Voy a intentar no extenderme mucho con ella. El Endurance fue el barco que se usó en la Trans-Antarctic Expedition de 1914, que pretendia cruzar en barco desde el Mar de Weddell hasta el Mar de Ross, pasando por el Polo Sur. Me vais a perdonar el siguiente "corta-pega" resumen de la wiki, pero creo que interesa.




El Endurance (Resistente) era un rompehielos de madera botado en 1912. Estaba hecho con maderas especiales, con robles elegidos uno a uno para ser más resistente. Tenía 44 metros y tres mástiles, pero también se movía a vapor .El barco zarpó de Plymouth el 9 de agosto de 1914, con destino a Buenos Aires. El objetivo inicial de la misión tuvo que ser abandonado cuando el Endurance quedó atrapado en el hielo cerca de su destino en la Bahía de Vahssel.



Más tarde quedaría destrozado, aplastado por los bloques de hielo que lo aprisionaban, lo que obligó a la tripulación del barco y los miembros de la expedición a realizar un viaje épico en trineo atravesando el helado Mar de Weddell y posteriormente en bote hasta la Isla Elefante, en el archipiélago de las Islas Shetland del Sur. Una vez allí, reconstruyeron uno de sus pequeños botes (el James Caird) y Shackleton junto con Worlsey y otros 3 hombres navegaron a través del tormentoso Atlántico hasta la isla Georgia del Sur en busca de ayuda. Este viaje embarcados en un bote, de tan solo 6,7 m d eslora (el James Caird) a través del Paso Drake hasta Georgia del Sur a finales del otoño Antártico (Abril-Mayo) era arriesgadísimo y posiblemente no tiene rival en la historia de la navegación, además fue una asombrosa muestra de la habilidad de Worsley para la navegación, ya que para orientarse sólo tenía un pequeño sextante que tenía que manejar en un diminuto bote agitado por las tormentas y olas gigantescas. Tocaron tierra en la costa sur de la isla Georgia del Sur y atravesaron la cordillera que recorría la isla como si fuera su espina dorsal, en 36 horas en un igualmente destacable viaje (el interior de la isla aún no había sido cartografiado), hasta alcanzar la base ballenera de Grytviken, donde consiguieron ayuda. Los 22 hombres que habían permanecido en la Isla Elefante fueron rescatados por el buque chileno Yelcho, 22 meses después de haber llegado a la isla Georgia del S y tras otros 3 intentos fallidos a causa de las pésimas condiciones meteorológicas. Toda la tripulación del Endurance sobrevivió, aunque sólo tres de los perros de trineo sobrevivieron, Oscar, Gunner y Towser.








Apsley Cherrey Garrard, el más importante cronista de los viajes al polo, explicó la aportación de Shackleton de la siguiente manera:

"Para un proyecto conjunto de corte científico y geográfico, dadme a Scott. Para una carrera al Polo Norte y nada más, Amundsen. Y si estoy en un maldito agujero y quiero salir de él, dadme a Shackleton."

Parece ser que como jefe de expedición no era un figura para lograr el objetivo (pues tambien perdió la carrera al Polo Norte con Amundsen), pero sí lo era cuidando de su gente, lo era también en su perseverancia. Contaba Atalanta que se sentía atraído por aventuras como la que presagiaba el breve anuncio de prensa de Shackleton. Yo creo que todos los triatletas tenemos algo de colgados. Como grupo somos un vestigio de lo que queda de los aventureros (junto a montañeros y otros colectivos de "piraos": "cuanto peor, mejor") y dejamos de lado la comodidad moderna por unos ideales un tanto fuera de la norma.



¿A qué viene ahora hablar del Endurance? Yo he considerado siempre mi actividad personal, mis aficiones (lease hacer triatlón o salir a hacer 200km en bici, p.e.), como algo inherente a la ruta del Endurance. Siempre me parecía ver las ultimas burbujas de agua salada de la estela de ese barco en aquello que yo hacía. Ahora mismo he perdido la estela y me encuentro atrapado en el hielo. Los problemas de salud han conseguido pararme otra vez. Una exagerada extrasistolia supraventricular durante el ejercicio (he tenido otro episodio previo Cto. España) presagiaba (a juicio de la cardióloga del CSD y al mío propio por lo poco que he leído), tarde o temprano, episodios algo más serios (no graves ni vitales, pero incompatibles con el deporte -FA o flutter auricular a más señas-) y se me han prescrito 3 meses de descanso activo forzoso (ni siquiera puede ser descanso total). No es nada grave si a uno no le parece grave no poder hacer lo que le gusta; tendré que tomarlo como una especie de "minusvalía vital" necesaria para evitar una posible "invalidez vital" (dicho sea esto con todo el respeto para aquellos aquejados de problemas de salud más incapacitantes y más serios). Así que he perdido la estela y tendré que buscar la senda: el IM de Florida tendrá que esperar porque yo me encuentro entre el Mar de Weddel y el Mar de Ross y me dispongo a caminar por el polo (que es, evidentemente, este próximo invierno) hasta conseguir que "mi tripulación" esté a salvo.



Es todo un problema el de las limitaciones físicas por enfermedad. La sensación de impotencia es difícil de llevar para alguien que piensa (engañado) que se puede todo con trabajo y sacrificio. Este problema me hizo besar la lona en junio-julio. Ahora me ha tumbado bien y, aunque me podría levantar rápidamente (que sería mi tendencia natural), estoy semi-incorporado en el suelo escuchando la cuenta, apurándola, para coger más fuerza y levantarme decidido a pegar fuerte otra vez, como siempre, decidido a la lucha. Estoy escuchando la cuenta con media sonrisa en la boca: me da igual que mi rival sea "el bulgaro", me voy a levantar una y otra vez hasta que no pueda más.


Mientras escucho esa cuenta me preparo para un invierno deportivamente hibernado y me acordaré muchas veces de Neruda (o, por si se me acusa de "pseudoerudición", de la contraportada del disco "Pedrá" de Extremoduro) cuando expresaba lo que a mí me queda por hacer estos meses que vienen:

"Cumpliendo con mi oficio
piedra con piedra, pluma a pluma
pasa el invierno y deja
sitios abandonados
habitaciones muertas:
Yo trabajo y trabajo,
debo sustituir
tantos olvidos,llenar de pan las tinieblas,
fundar otra vez la esperanza".



Tendré que dar alguno de esos reflexivos paseos de hoja caduca con las manos a la espalda (como Neruda en la foto) y dedicarme un poco a mí mismo intentando no ponerme "malencónico", que es lo que pide el otoño .
Pues eso, con una sonrisa resignada, fundar otra vez la esperanza...

jueves, 7 de agosto de 2008

LARGO PIT STOP PARA ALONSO

Mucho tiempo ya sin escribir aquí. Soy de la opinión de que no hay excusas, pero sí motivos. La última vez que escribí me disponía a retomar los entrenamientos tras dos semanas de descanso forzoso tras el via crucis de Zarautz. Pero nada más empezar recibí los resultados de una analítica muy poco alentadora. Además me perseguían unos problemas de salud que lograron sumirme en la incertidumbre en lo que mi futuro deportivo se refiere. Y ha sido lo que me ha apartado un poco de escribir aquí.


Había tenido un episodio, corriendo a pie, de extrasistolia bastante marcada (para entendernos una extrasístole es como una pulsación que se salta su turno y palpita antes de lo que debiera, a veces con más fuerza: podéis ver algunas en el ECG). Había tomado un café (como tantas veces hice siendo yo un cafetero-valdés de los de toda la vida) y hacía mucho calor, por lo que no le di demasiada importancia. Pero al poco de recibir mi analítica con 38% Htco (tras dos semanas de descanso) me volvió a pasar y me pegué un par de dias con el corazón más sonado que las maracas de Machín (y con bastante menos ritmo). Y ahí, como se suele decir, se me pusieron de corbata.




Decidí ir a que me hicieran un reconocimiento cardiológico completo a Madrid (sí, donde le quitaron la licencia a Noya: imaginaos si andaba preocupado): ECG, Eco-Doppler, prueba de esfuerzo (hasta casi 22Km/h -"dos cuarentaíí" el mil en poco más de 13' tras un mes parado: no sé quien ha puesto esos protocolos, pero seguro que no corre) y ponerme un Holter, un registro de 24h en el que tienes que ir anotando lo que haces (¡todo!) para ver la correspondencia en el registro. La verdad, tengo que agradecer la atención, presteza y competencia de Zigor Montalvo, el médico de la FETRI, así como del servicio de cardiología del centro médico del CSD, predispuestos a ayudar y atenderme de un día para otro y a donde yo fui un poco a regañadientes -por tener el miedo metido en el cuerpo, si no no voy- a descubrir que estaba equivocado tanto en mis sospechas sanitarias (la hipocondria de un licenciado en medicina puede llegar a ser algo acojonantemente desbocado) como en la opinión que tenía de dicho servicio (que no de Zigor, del que siempre he tenido una impresión impecable): mis disculpas. Y aunque nunca hemos llegado a saber a qué se debían, me calmaron diciéndome que se trataba de extrasístoles supraventriculares ("las buenas") y yo de momento no he vuelto a tener esa sensación (ni a tomar tanto café tampoco); eso sí el mes de "acojono" que he pasado no me lo quita nadie.


Hoy, visto lo visto, tengo que desdecirme de lo que respondía antes cuando me preguntaban por Noya y su valvulopatía. Solía decir que como médico o si yo fuera familia suya, no lo aprobaría o tendría reparos (ojo, que no hablo de prohibir, ni quitar licencia, ni nada, que sigo pensando que es el mejor triatleta-drafting que ha habido y una persona inteligente y capaz para tomar sus decisiones), pero -decía- que, si yo fuera él, haría lo mismo. Pues no, no lo haría; ya he dicho aquí que siento admiración por los vitalistas y los vividores, y lo que eso conlleva: vivir (y por tanto, que te "abran el pecho", vávulas mecánicas y anticoagulantes... prefiero evitarlos o postponerlos al máximo, sin por eso dejar de admirar su rendimiento ni ese posible sacrificio que deja sobre la palestra). Ójala el dia 19 gane el mejor, es decir, él, pero sospecho una bici "muy cuchillera".



Así que retomé entrenos tras la Copa del Rey, en Mallorca, donde mi equipo me sacó los ojos al ser yo el 4º del equipo (confiaba en quedarme antes, así que, por otra parte, contento) y donde hicimos terceros con la sensación de poder haber peleado el segundo puesto si hubieramos estado algo más coordinados, que fuimos "algo globeros" en dos o tres cosillas. Eso sí, al entrar en meta, esprintando, mano al pecho (que me he pegado un mes como Napoleón) a comprobar si tenía o no alguna de las dichosas extrasístoles (¡no!).



Al atonómico de Badajoz fui con diez días de entreno. Pensaba hacer bien el agua y, en contra de mi voluntad, mal el resto. Fue justo al revés. Con el asturiano Muñiz y el boquerón Carnevali, los que más me ayudaron entre otros, conseguimos llegar a la cabeza para formar un grupo de unos 30 ó 35. Me encontré fuerte en bici para haber hecho 4 salidas y empecé tranquilo a correr el último de la grupeta, pensando que hasta ahí había dado. Sin embargo empecé a encontrarme bien y llegué noveno remontando mucho. ¿No es cierto que descansamos poco? ¿No es verdad que programamos pocos descansos y nos empeñamos en hacer densas semanas de entreno de imposible recuperación?. Con cosas como ésta cada vez lo tengo más claro. Ahora con tres semanas de entreno (tras un mes parado) estoy mejor que en Zarautz. A mí me gusta machacar, pero no estar enfermo del cuerpo (lo de la cabeza hemos quedado que "entra dentro de la mística"), que es como estaba antes de parar.


Tras Badajoz despejé algunas dudas sobre acudir al Mundial LD. Es poco tiempo para prepararlo, pero con mucho más "reprís" fisiológico por el descanso me noto mejor y recupero mejor, así que iré para allá con un extra de ilusión que supla el ir falto de kilómetros.



El domingo corrimos en Valladolid, como todos los años, no se podía faltar. Últimamente estaba saliendo el primero del agua (como en la foto de abajo, del año pasado), pero después de Badajoz ya no sabía que esperar. Los primeros 400m los hice en cabeza, pero iba pinchando poco a poco. Menos mal que un ex-nadador (Iván López) me había cogido los pies y me pasó. Gracias a él mantuvimos la pequeña brecha con respecto a Fidalgo que yo había abierto, para mi el claro favorito. Al empezar la bici, éste no iba a más de 50m y seguí tirando yo solo con la intención de que se cansara un poco, ya que era el mejor corredor. Sin embargo no empalmaba y, aunque Iván López no podía darme relevos, decidí tirar "palante". Quien haya corrido en Valladolid sabe que no es el sitio para escaparse, pues hay muchas giros que rompen el ritmo; pero con tres semanas de entreno no tenía nada que perder y me hice la bici solo, como hace años que no hacía, bajándome con tiempo suficiente para gestionar mi dolor de piernas los dos primeros kilómetros y mantener la ventaja los últimos tres para llegar primero (la tercera vez en Valladolid). Sobre todo contento por el cómo, no por el cuánto o el tanto. Hay que aprovechar con fenómenos como Fidalgo ahora que se puede; si es bien llevado, con previsión y paciencia, va a funcionar muy bien (ya ha dado un gran paso nadando este año).



Hoy salida larga con triatletas salmantinos de distintas "hornadas": Abel (1ª hornada), "servidor" (2ª hornada), "Píter" (3ª hornada) y Dani Calvente (4ª hornada), que tiene mucho potencial y hoy al pasar de 100K ha pillado una pájara de las de antes del drafting, que se caracterizan por: ritmo petrolero, ausencia total de cambio de ritmo, ausencia total de expresividad en la cara, ausencia total de ganas de montar en bici (en particular las cuestas), ausencia total de capacidad fonativa (exceptuando "si", "no" o "no sé"), ausencia total de visión (salvo por la rueda de delante), ausencia total de voluntad (nos tiramos a la cuneta y él viene detrás) y -dicen los fisiólogos- ausencia total de glucógeno muscular; en cuanto reponga en dos o tres dias nos saca los ojos. Por lo que a mí respecta hoy hemos bautizado a un nuevo triatleta, que se ha ido a casa a comer un plato de pasta con el carné de ciclista recién estrenado.

sábado, 28 de junio de 2008

ALTA MAR

Embarcado ya, pasear por la borda de estribor, ladeando la cabeza de cuando en cuando para evitar los obenques, las drizas y las burdas, primero del palo mayor y después del palo de trinquete. Llegar a la proa y comprobar que el bauprés apunta justamente a donde yo quiero, el horizonte infinito. Seguir con la mirada la trayectoria del estay hasta lo alto del trinquete y ver como debajo se hincha el petifoque, y debajo foque y contrafoque. Bajar por babor repasando con la mirada todo el velamen, primero, siguiendo con el palo de trinquete, ver como cuelgan de las vergas sobrejuanete, juanete de proa, gavias de proa y la vela trinquete. A la altura del palo mayor, de abajo a arriba, observar admirado la contención de la mayor, y luego las gavias, juanete y sobrejuante de la mayor. Y ya, al final, ver en el palo de mesana ese mismo velamen algo menos grande y después, sobre la misma popa , meneando la botavara de cuando en cuando, la cangreja y, encima, como revoloteando, mi vela favorita: la escandalosa. Situado ya en la popa, ver cómo se deshace mi estela en la mar amarga (que hubiera dicho Lorca), darme la vuelta y ver mi barco abarloado por la fuerza del viento que tensa todo el largado trapo.

Es un símil que me gusta: un barco de vela avanza, pero depende del viento o, mejor dicho, de la meteorología. Nadie quiere estar al pairo, pero la vida obliga. Donde manda patrón no manda marinero. Yo he sido un barco carguero. Aceptaba una carga y la llevaba de A hasta B (alguna vez he cargado de más). Creo que he sido muy trabajador y dudo que deje de serlo porque es la forma que tengo de entender el entrenamiento de fondo. Pero quiero dejar lar rutas marítimas marcadas por calendarios alienantes. No voy a dejar las cartas de navegación, me ha llevado muchos años aprender a usarlas. Pero quizá aparque el radar y el GPS y vuelva a coger los sextantes y me dé por mirar más a las estrellas y al horizonte. Y haré por llegar a los sitios y pasar cabos más lejanos -ponerme un pendiente cuando pase Hornos (esto puede ser el IM)-, porque los vientos son benévolos (“porque las cosas son así y, por eso, así están bien”) y la mar es inmensa y con un infinito desconocido y mágico. Y a mí me apetece descubrir esa mar con algo más de libertad, un poco más a la antigua manera, y con la ilusión y la pasión por descubrir que tenía cuando era grumete.


Por eso, aun estando contento con cómo he entrenado este año (“muy profesional”) a pesar de los resultados, he decidido tomar yo el mando de mi entrenamiento (un velero que pretendo muy marinero), y tengo que decir, primero, que lo hago con toda la humildad del mundo (pues el “autoentrenamiento” es complicado y quizá “me lleve a pique”) y, segundo, que tengo que dar las gracias a todos los entrenadores por los que he pasado, pues de todos aprendí cosas que no vienen en los libros de fisiología y entrenamiento. Esas cosas que me enseñaron, lo estudiado y todo lo que he aprendido con mis propios fallos (que constituye, por desgracia práctica y por suerte espiritual, el grueso de mis conocimientos) me autorizan, en mayor o menor medida, a tomar el mando de este barco que se cansó de su repetida ruta de años y años y algún que otro pirata (y me refiero más a los piratas del mediterráneo, norteafricanos, que a los de las novelas de Stevenson); este barco que ha largado velas y emprende las rutas de los pioneros con viento fresco, para enconrtar de nuevo ilusión, y todo lo que ésta traiga.

Por eso gracias a todos esos entrenadores, por orden alfabético: Alberto, César, Dudus, Julio, Neli y Rubén. Sé que me queda por aprender, como a todos, imagino, pero me hubiera gustado aprender más de unos pocos entrenadores más (también por orden alfabético: Mujika, “Portsea”, Rioseco, Sutton y algún otro), pero este navío ya zarpó y tendré que conformarme con coserles a preguntas si me encuentro con ellos, como también preguntaré a alguno de aquellos que ya conozco si tengo alguna duda (llamar por radio a Capitanía Marítima). Karl Popper proponía para la ciencia el principio de falibilidad, esto es, “Yo también me puedo equivocar”. Si me pregunto en todo momento si la cosa va bien o puede ir mejor, me resultará más fácil rectificar o mejorar sobre la marcha y al mismo tiempo ejecutar con convicción ese entrenamiento revisado, flexible y libre. Veremos en qué acaba todo esto, quiero decir, veremos si llego a buen puerto.

***

Por cierto, hoy tras dos semanas de descanso presuntamente activo (poco activo), pues iba ya muy fundido en Zarautz, zarpé con la bici de monte y dos líantes amigos míos, muy "cuchilleros", y no llegamos a puerto hasta 4h después. Realmente estoy más blanco que lo que parece en la foto, pero la pila de mierda que traía encima me ayudaba a disimular. Saqué la foto por si se veía, aunque más sucias llegaron por dentro.


Mientras Darko dormía, como podéis ver en la foto hace pompas con sus babas cuando duerme: es un figura.

¿Os acordáis del Tetris tridimensional? Yo no llegué a jugar, pero dudo que hubiera llenado más mi coche al hacer la mudanza de Soria a Salamanca si lo hubiera hecho (aunque no lo creáis, ahí hay tres bicis y un hombre que dice "¡Ay!" al ver su coche). He decidido preparar el Mundial de LD en Salamanca, el terreno es más favorable. De todas formas tengo que decir que he recibido toda la ayuda y el apoyo necesario del CAEP de Soria y en especial de Rubén Andrés, que ha hecho todo lo posible porque yo me sintiera como en casa.