miércoles, 28 de noviembre de 2007

Volver a empezar

Montaigne empieza sus ensayos diciendo “Éste es, lector, un libro de buena fe". De la misma manera me gustaría avisar que es éste un blog de buena fe.

Llevaba ya un tiempo dándole vueltas al asunto. La verdad es que no soy yo de esas personas muy aficionadas al mundo de la informática, internet o cualquiera de sus productos; se me hace que pierdo mucho tiempo. Sin embargo, entrando de vez en cuando a leer blogs, webs o, por alusión y previo aviso de alguien, foros, me parecía que la forma de contar las cosas era algo diferente a cómo lo contaría yo… muchas veces por falta de información, por hacer un análisis simple o, incluso, por malmeter, con intereses muy parciales. Por eso me pareció una idea (no sé si buena o mala) interesante que alguien hablara de triatlón como a mí me gustaría que se hablara, aunque para eso tenga que ser yo el que lo haga. No pretendo decir nada sorprendentemente nuevo, amplio, ni exhaustivo… sólo contar cómo lo vivo yo. Tampoco querría hacer de esto uno de esos blogs un tanto aburrido que cuentan “Hoy he hecho 6x1000/3’ a…” ni tampoco un tablón donde pinchar las machadas que yo me creo que he hecho. Sólo quiero hablar del triatlón que yo hago y siento como se lo comentaría a un amigo tomando un café en la terraza de un bar, con calma, de un modo personal, humilde y casi íntimo, huyendo, espero, de toda afectación o soberbia, más posibles cuando se habla de uno mismo. Hablar de enfoques, entrenamientos en general (de los que todos podamos aprender algo), competiciones (propias y extrañas), viajes, experiencias, etc. con la ayuda de todo el que quiera participar con sus comentarios.

Estuve pensando el nombre de este blog un tiempo. Se me ocurrió relacionarlo con el mito de Sísifo, que me pareció bastante relacionado con el proceso de entrenamiento de la mayoría de los triatletas, siempre empujando la piedra hacia arriba y nunca satisfechos antes de que caiga rodando para abajo otra vez. Pero este mito está ya asociado al existencialismo, cuando los triatletas estaríamos voluntariamente más adscritos a otras corrientes más vitalistas y para hablar de Ícaro ya son demasiadas las temporadas en las que he petado por venirme arriba con los entrenamientos. De todas formas hay estados de ánimo como para asociar con mil corrientes filosóficas y mitos, así que buena gana. Al mismo tiempo, otros nombres de blogs de triatletas basan su nombre en la prueba que preparan; para mí no hay un objetivo en sí, para mí importa el proceso (tanto físico como psíquico, entendiendo psique etimológicamente: alma), no la competición final, que puede salir mejor o peor. Nombres… Como reza el eslogan de un anuncio de televisión, siempre un nombre sencillo es mejor, y el más sencillo para mí, el mío.

La mayoría ha empezado a entrenar ya para esta temporada que se avecina. Yo sin embargo tengo unos cuantos días más de descanso y empiezo a preparar las cosas para una mudanza más. Por imperativo económico, gracias a la inestimable ayuda de la junta de Castilla y León que juzga oportuno no darme una sola ayuda, tengo que mudarme a entrenar a Soria. Supongo que el frío me curtirá un poco por allí. De todas formas, aunque entrenar allí no era lo que tenía pensado, Soria es un buen sitio para concentrarse en el entrenamiento y no distraerse ni con los obstáculos de la gran ciudad ni con tonterías de ningún otro tipo. Como se dice “un sitio para el recogimiento”, que en cierta medida era lo que me pedía el cuerpo.

Empieza una nueva temporada. Eliminar el sedentarismo que se ha apoderado de nuestro cuerpo durante estas semanas de descanso. Reencontrarse con las sensaciones y con la soledad del fondista y todas sus horas de introspección forzosa. Luchar contra las barreras y topes que nuestro cuerpo se empeña en adoptar. Buscar otra vez con tesón esa fluidez, ese momento en el que nos parece que hemos nacido para hacer precisamente eso... triatlón. Recuperar esa identidad que hace del fondista en general y del triatleta en particular alguien con una fortaleza espiritual especial y diferente. Volver a empezar... mucha suerte.

Empieza una nueva temporada y empieza este blog. Bienvenidos y saludos

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Me atrevo a tirar la primera piedra en forma de comentario para que estos inicios de blog no parezcan tan solitarios y que gente se anime a participar. Apoyo este punto de vista de considerar el triatlón como forma de vida, filosofía de vida sana, algo que parece olvidado, tan centrados como estamos en resultados y publicidad en los medios que nos nubla la sesera. Pero.. todo es subjetivo.

Pablo dijo...

Hoooooooooooola Clemente, siempre he pensado que, si tuviera que plasmar todas esas ideas que me pasan por la cabeza en mis horas de entrenamiento... esas horas introspectivas, me tendría que pasar otra vida entera escribiendo... así que no me imagino lo que puede ser para un triatleta... y más aún de larga distancia.

Me alegro de leerte por aquí y suerte por Soria en la nueva temporada, sobre todo, a disfrutar, agonísticamente hablando claro je je je

Un saludo desde la nueva Blume ;-)

ignacio dijo...

Hola Clemente!! Soy Nacho. Nada más que quitarme el sombrero nuevamente ante ti! Me parece una idea fabulosa haber hecho este blog en el que espero que sigas escribiendo tantas y tan buenas cosas. Da gusto conocer a una persona como tú, tan persona y tan completa en todos los sentidos, desde tu esfera deportiva, médica, humana, internística,..., todas (tanto las que ya nos has desvelado como las que aun esperan debajo de tu piel para seguir estimulándonos). Un abrazo muy fuerte desde Madrid. Y suerte por Soria.

LM. dijo...

Me gusta.

Aquí te leere seguramente cosas que no hemos podido hablar, en algunos ratos que hemos compartido.

Eres un grande, ya sabes lo que pienso.

LM.

Furacán dijo...

De momento por lo que he podido leer tu blog promete, creo que entraré en él a menudo.
Me gusta tu filosofía en el tri y tu forma de enfocar este blog. A pesar de estar en las antípodas de ti en cuanto a nivel triatlético resultas cercano y me he podido sentir identificado en muchas de tus reflexiones.

Mucho gusto en conocerte Doctor!

Anónimo dijo...

Buenísimas reflexiones. Mucho ánimo con esta nueva temporada, te deseo lo mejor. (Iván Tejero)

gise dijo...

Que mas puedo decir...espero que tu nueva etapa en una tierra tan calida te traiga lo mejor... que ya es hora de que a la gente grande le pasen cosas grandes.
un beso desde el sur (con menos frio seguro)

Anónimo dijo...

Me quedo con esto:
Identidad que hace del fondista en general y del triatleta en particular alguien con una fortaleza espiritual especial y diferente.
Moni